<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Juanes y Morat, derroche de talento en una noche llena de sorpresas en Medellín

El primer show del cantante paisa y la banda bogotana, de dos que tienen en Medellín, colmó las expectativas de los asistentes, quienes ratificaron que los cinco artistas cumplieron el objetivo de “tirar la casa por la ventana”.

  • Juanes y Morat cantaron juntos Besos en guerra y 506 al comienzo del concierto. FOTO: CORTESÍA MARIO ALZATE
    Juanes y Morat cantaron juntos Besos en guerra y 506 al comienzo del concierto. FOTO: CORTESÍA MARIO ALZATE
  • La primera imagen que el público vio de Juanes en su camerino. FOTO Cortesía
    La primera imagen que el público vio de Juanes en su camerino. FOTO Cortesía
  • Así se veía la bandera lumínica en el Estadio Atanasio Girardot. FOTO: Cortesía.
    Así se veía la bandera lumínica en el Estadio Atanasio Girardot. FOTO: Cortesía.
  • Juan Pablo Isaza y Andrés Cepeda en Medellín. FOTO Cortesía
    Juan Pablo Isaza y Andrés Cepeda en Medellín. FOTO Cortesía
  • Feid cantó con Morat en el primer concierto de la banda en Medellín. FOTO Cortesía
    Feid cantó con Morat en el primer concierto de la banda en Medellín. FOTO Cortesía
  • Lo que sucedía detrás del escenario lo iba mostrando la cámara. FOTO Cortesía
    Lo que sucedía detrás del escenario lo iba mostrando la cámara. FOTO Cortesía
  • Eta fue la imagen que el artista paisa compartió en sus historias de Instagram. FOTO Cortesía
    Eta fue la imagen que el artista paisa compartió en sus historias de Instagram. FOTO Cortesía
18 de diciembre de 2022
bookmark

“Un, dos, tres Juanes. Un, dos, tres, Morat”, gritaron a todo pulmón y con las manos unidas Juanes, Simón, Martín, Juan Pablo y Villa, segundos antes de salir al escenario del estadio Atanasio Girardot.

La puntualidad marcó el comienzo de un show que prometía emociones. El penúltimo concierto del año para Juanes & Morat (el último será este domingo) debía tener ese calorcito del hogar: para Juanes en su Medellín del alma, para Morat en su país y sintiéndose en su casa en esta ciudad.

A las 9:00 de la noche comenzaron a sonar los acordes de Besos en Guerra. Morat salió al escenario y el Fan Project cumplió su misión: a cada persona, dependiendo de la localidad, se le entregó un sticker para poner en la linterna de su celular. Las graderías altas de amarillo, las bajas de azul y los palcos de rojo, los colores de la bandera colombiana le daban la bienvenida a los artistas.

Así se veía la bandera lumínica en el Estadio Atanasio Girardot. FOTO: Cortesía.
Así se veía la bandera lumínica en el Estadio Atanasio Girardot. FOTO: Cortesía.

Esa canción la interpretan con Juanes y por eso el maestro, mentor, a quien respetan por ser “un tipazo” y a quien han “admirado” durante toda su vida, salió desde abajo del escenario para poner lo suyo y enloquecer a los cerca de 40.000 fanáticos que con orgullo mostraban su luz.

La noche seguía con Juanes & Morat juntos, porque después de Besos en Guerra siguió su más reciente colaboración, 506. La oportunidad de ver con claridad por qué ya llevan dos canciones juntos o se unieron para este show: su música se compagina, son instrumentalistas prodigiosos y sus voces se acoplan a la perfección.

Juanes se despidió por un ratico del escenario y siguió Morat con todo su repertorio, ese que los ha hecho consolidar una carrera de prestigio internacional y sumar una legión de fanáticos fieles que les copian en todo, como cuando horas antes del concierto anunciaron que el dress code (código de vestuario) era negro: había que ver a más de medio estadio vestido con ese color.

Tras melodías como A dónde vamos, Segundos platos y Aprender a quererte, Juan Pablo Isaza esbozó una sonrisa y ojos de asombro en su rostro para referirse a ese presente con el estadio lleno: “Este momento va a quedar inmortalizado en nuestra memoria, en diciembre de 2022 tocamos en este estadio, es una locura”, dijo.

Siguieron canciones como Primeras veces, Mi suerte y Mi nuevo vicio y ahí la primera sorpresa de la noche: Andrés Cepeda llegó al escenario para cantar Mi pesadilla con Juan Pablo Isaza al piano y de paso emocionar a esa generación más adulta, que también estuvo presente en este concierto, interpretando uno de sus grandes himnos de cuando estaba en Poligamia: Mi generación.

Juan Pablo Isaza y Andrés Cepeda en Medellín. FOTO Cortesía
Juan Pablo Isaza y Andrés Cepeda en Medellín. FOTO Cortesía

Morat recordó además que tu recuerdo No se va, que Las cometas siempre vuelan en agosto y que hay amores con hielo no sin antes entregar otra sorpresa: el Ferxxo apareció para cantar Salir con vida, esa colaboración con la banda bogotana que arrancó histeria colectiva al ver a Feid en el escenario.

Feid cantó con Morat en el primer concierto de la banda en Medellín. FOTO Cortesía
Feid cantó con Morat en el primer concierto de la banda en Medellín. FOTO Cortesía

Morat no dejó por fuera éxitos como Cuando nadie ve, No te debo nada o París, y cerró el espectáculo con Cómo te atreves.

Una hora y 20 minutos de concierto para demostrar con carisma, talento y poderío escénico, por qué son la banda de pop más importante del país en este momento y por qué alcanzan fuera de Colombia tanto reconocimiento.

Son músicos que estudian y eso se nota. La montaña no la han terminado de escalar y de Morat se hablará mucho, musicalmente, en los años venideros.

Le puede interesar: Paloma San Basilio tendrá concierto en Medellín en 2023, ¿qué otros shows están listos?

Otra novedad

Al finalizar Morat las luces del escenario se encendieron a medias, que nada perturbara a los técnicos cambiando aceleradamente de equipos para continuar con el espectáculo. Lo particular fue ver que una cámara siguió a la banda tras su remate y proyectó esa imagen, en blanco y negro en las pantallas gigantes.

Lo que sucedía detrás del escenario lo iba mostrando la cámara. FOTO Cortesía
Lo que sucedía detrás del escenario lo iba mostrando la cámara. FOTO Cortesía

Primero un abrazo a Juanes (ahí el estadio enloqueció de júbilo), después el recorrido a su camerino, en sus caras se notaba el éxtasis tras haberse presentado en un estadio como este, ya lo había dicho Isaza en las últimas canciones: “Inolvidable esta noche para nosotros, gracias de verdad”.

La cámara se alejó de Morat y entró al camerino de Juanes que además de tirar besos (que el público asumió como propios), hizo un corazón con sus dos manos a la cámara, abrazó a la Chechi (su esposa Karen Martínez), se echaron juntos la bendición, practicó con su guitarra, charló con sus músicos y se frotaba las manos y tocaba la cara denotando una mezcla de nervios, emoción, ansiedad y felicidad extrema. Ahora era el turno de Juanes.

Juanes, “electrocutado de amor”

A Juanes, literalmente, se le pusieron los pelos de punta, los de su ahora larga cabellera. La electricidad estática hizo lo suyo y Juanes apareció en pantalla, en medio de su primer concierto en Medellín, con los pelos parados: “Literal, Medellín me electrocutó de amor”, dijo el paisa en su cuenta de Instagram.

Eta fue la imagen que el artista paisa compartió en sus historias de Instagram. FOTO Cortesía
Eta fue la imagen que el artista paisa compartió en sus historias de Instagram. FOTO Cortesía

A las 11:00 de la noche salió al escenario con uno de los grandes éxitos de su carrera: A Dios le pido, seguido de Mala gente y luego Amores prohibidos. Vestido también de camisa negra, con jean y chaqueta, exhibió todo su genio musical y su experiencia.

Juanes lleva más de 30 años abrazando una guitarra, componiendo verdaderos himnos y presentándose en los mejores escenarios. Sus manos se movían con soltura y precisión en una guitarra Fender Stratocaster blanca que por momentos cambiaba a una guitarra acústica o a la hora de homenajear a su banda favorita, Metallica, con Enter Sandman, con una Gibson Flying V, ¿habrá sido la que tiene autografiada por la propia banda estadounidense?

El show continuó con Fotografía, al lado de la paisa Antonia Jones; Volverte a ver, Para tu amor y Es por ti. Son incontables las veces que Juanes reiteró su amor por la ciudad: “Medallo te amo”, “Te amo Medellín”, “Medellín es mi principio y mi final”. Y este es un amor correspondido porque el estadio le respondió al paisa.

El tiempo siguió para Es tarde, La vida es un ratico (de la que explicó que el nombre salió de su mamá Doña Alicia en un momento difícil de su vida. Doña Alicia, de 92 años, estaba presente en el Atanasio) y para honrar a sus maestros musicales con canciones del álbum Origen como La bilirrubina de Juan Luis Guerra o Rebelión de Joe Arroyo.

La paga y Yerbatero calentaron la fiesta y había que sacar el rato para devolverse un poco más, hasta 1997 cuando hacía parte de Ekhymosis y la banda lanzó La Tierra, y esta vez a la tarima subió de nuevo Morat para interpretar ese himno patriótico que en ese año comenzó a presentar a Juanes como un nombre a tener en cuenta en la industria musical. Un dato curioso: Juanes estaba en sus 25 cuando salió La Tierra, hoy los Morat son también veinteañeros.

Solo siguió ese homenaje a su momento en Ekhymosis. Acto seguido Me enamora, La camisa negra y La luz desbordaron alegría en la audiencia. Un punto muy alto con juegos pirotécnicos (en ambos conciertos) y papelitos de colores al final para que Juanes abrace a Medellín en su primer concierto de despedida del año y el público le reconozca su experiencia, trayectoria, talento y compromiso.

Nadie salió triste, no hubo reparos, solo uno que otro fanático de Juanes que hubiera querido escuchar Fijate bien o Nada, pero que igual salieron satisfechos. Fue una noche en la que al menos tres generaciones estaban presentes, era la historia del pop colombiano en dos referentes musicales del país: Juanes & Morat sí la sacaron del estadio.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD