<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 10 enero 2022

Ya es un hecho: las pruebas Saber Pro se harán dos veces al año

Se trata del examen que presentan quienes finalizan la universidad. El Icfes está inviertiendo $5.000 millones en actualizar tecnología. Entrevista.

  • Mónica Ospina es diectora del Icfes desde febrero de 2020, antes fue docente de la Universidad Eafit. FOTO Cortesía Icfes
    Mónica Ospina es diectora del Icfes desde febrero de 2020, antes fue docente de la Universidad Eafit. FOTO Cortesía Icfes
  • Mónica Ospina es diectora del Icfes desde febrero de 2020, antes fue docente de la Universidad Eafit. FOTO Cortesía Icfes
    Mónica Ospina es diectora del Icfes desde febrero de 2020, antes fue docente de la Universidad Eafit. FOTO Cortesía Icfes

Este 2021, el Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfes) volvió a la presencialidad con las pruebas Saber 11, pero mantuvo la aplicación remota de sus otras pruebas de Estado: las TyT y las Saber Pro. Estas últimas, además, comenzarán a aplicarse dos veces al año –la primera sería en mayo y la segunda en octubre–, según le reveló la directora de esa entidad, Mónica Ospina, a EL COLOMBIANO.

En diálogo con este diario, Ospina se refirió a la actualización tecnológica que está implementando el Icfes, los cambios que habrá en 2022 y las brechas de desigualdad educativa.

¿Cómo se comportaron las cifras de asistencia y los resultados de las pruebas Icfes en 2021?

“El número de estudiantes que presentó la Prueba Saber 11 este año es muy similar al del 2019. En el 2020 habíamos tenido una disminución significativa, pero volvió a equilibrarse para este año.

También tuvimos una asistencia de Saber Pro, Saber TyT y Saber 11 muy alta y muy parecida a años anteriores a la pandemia, que era otro de los datos que estábamos vigilando.

En términos de resultados vimos que frente al año pasado hubo una leve disminución de dos puntos en el puntaje global de las pruebas Saber 11”.

¿En qué áreas fue esta reducción?

“Fue en el puntaje global del calendario A de la prueba Saber 11, lo vimos sobre todo en Matemáticas y en Ciencias Sociales. Pero a la vez vimos un leve aumento en Lectura Crítica. En 2020 habíamos observado una disminución más importante en el calendario B, aproximadamente de 10 puntos, pero este año sí observamos una recuperación”.

¿Por qué se mantuvieron las pruebas electrónicas para Saber Pro y TyT, y se implementó la presencialidad en las Saber 11?

“Porque hacer esos cambios requiere de unas condiciones técnicas que no son tan fáciles de tener y deben ser piloteadas y probadas con anterioridad. Para las pruebas Saber Pro y TyT ya se habían hecho unas pruebas en computador. A pesar de que la muestra era pequeña, ya teníamos información de que no estaba afectando la comparabilidad. También fue la oportunidad de tener una prueba de Estado totalmente electrónica, que tenía vigilancia de forma remota y utilizaba tecnologías de inteligencia artificial”.

¿Cómo previenen el plagio en estas pruebas? ¿Cómo evitan, por ejemplo, que un estudiante use su celular durante una prueba?

“Hay dos mecanismos que se usan para hacer esa vigilancia. Cuando se entra a Sumadi –la plataforma en la cual se presentan las pruebas– verifica que sí se trate de la persona que está inscrita.

Después de eso, con inteligencia artificial identifica las actividades que uno le pida. Por ejemplo, que una persona esté acompañada o que revise el celular. El sistema crea una alerta. Detrás de eso hay humanos que la reciben, miran la pantalla del estudiante y se pueden comunicar con él por chat. Le avisan que está usando el teléfono y lo mismo que pasa en un salón de clase”.

¿Cuánto está invirtiendo el Icfes en estas actualizaciones tecnológicas?

“En lo que llevamos de este año y lo que esperamos invertir el próximo son aproximadamente 5.000 millones de pesos”.

¿Cómo van a ser las pruebas de Estado en el 2022?

“Para el próximo año las pruebas Saber 11 van a seguir siendo en la misma modalidad –presenciales–, y las Saber Pro y TyT van a continuar de manera electrónica. Lo que cambiará es que las Saber Pro se van a ofrecer dos veces al año; esto es importante porque muchos estudiantes podían verse afectados debido a que anteriormente solo se aplicaban una vez al año.

Y la gran apuesta en términos de calidad de la educación va a estar concentrada en los niveles básicos y secundarios, en la estrategia de Evaluar para Avanzar. Con el retorno a la presencialidad nos estamos preparando para que los estudiantes tengan un diagnóstico de aquellos aprendizajes en los cuales hay rezagos o fortalezas”.

Hay quienes critican la forma como se usan los puntajes del Icfes, pues los estudiantes obtienen mejores resultados en función de la educación que recibieron, lo que termina profundizando la desigualdad. ¿Qué está haciendo el Icfes al respecto?

“El Icfes está trabajando con las comunidades para que entiendan los puntajes en sus propios contextos y tomen decisiones de acuerdo a eso. No se trata de que haya una mala o buena educación, sino de que hay que poner prioridades.

Por ejemplo, hemos trabajado con comunidades indígenas para compartirles qué es lo que nosotros medimos, que ellos vean cómo se relaciona eso con su propia educación y cómo se pueden interpretar los resultados. Además, que vean qué es lo que deben reforzar para que los estudiantes tengan mejores frutos en esas competencias.

Contexto de la Noticia

Paréntesis Más de un millón de personas evaluadas

En 2021 hubo cerca de 1.150.000 estudiantes que presentaron sus pruebas de Estado en Colombia. Unos 260.000 hicieron sus pruebas Saber Pro en octubre pasado de forma electrónica, cerca de 700.000 presentaron sus pruebas de forma presencial, unos 150.000 llenaron las pruebas TyT de forma electrónica, y 40.000 contestaron el examen Pre Saber y el Validantes, que les permite a los mayores de 18 años validar su bachillerato. El Icfes, además, abrió las inscripciones para las próximas pruebas Saber 11 hasta el próximo 17 de enero.

Sebastián Ramírez Torres

Iba a ser médico, pero me volví periodista. Me gusta debatir y hablar mucho y de todo. Creo que la información es un patrimonio inmaterial y público.

.