Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 04 noviembre 2022

Al metro de Bogotá le bajaron varios metros: Petro le pidió a los chinos “subterranizarlo”

El presidente le pidió al consorcio chino un estudio de los
costos que tendría modificar los planos. Se conocerán en enero.

  • La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el ministro de Transporte, Guillermo Reyes, confirmaron que habrá estudios para que la primera línea del metro sea subterránea y no elevada. FOTO Colprensa
    La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el ministro de Transporte, Guillermo Reyes, confirmaron que habrá estudios para que la primera línea del metro sea subterránea y no elevada. FOTO Colprensa
  • La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el ministro de Transporte, Guillermo Reyes, confirmaron que habrá estudios para que la primera línea del metro sea subterránea y no elevada. FOTO Colprensa
    La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el ministro de Transporte, Guillermo Reyes, confirmaron que habrá estudios para que la primera línea del metro sea subterránea y no elevada. FOTO Colprensa

Una reunión del presidente Gustavo Petro con el consorcio del gobierno de China que construirá el metro de Bogotá puso a los chinos y hasta a la alcaldesa Claudia López a replantear el proyecto.

La empresa planeaba entregar el próximo 8 de enero los planos finales del tramo número uno de la línea férrea para que ese mismo mes comenzara la construcción del medio de transporte, hasta que una solicitud del mandatario enredó los planos.

En el papel se tenía planeado que los folios se trazaran para un metro elevado, pero ahora Petro le pidió a los chinos que entreguen un borrador de las implicaciones que tendría un cambio de planes de varios metros de diferencia: que se haga un tramo subterráneo.

La discusión entre un metro elevado o subterráneo es un viejo debate de los exalcaldes de Bogotá –como Petro, López o hasta Enrique Peñalosa– pero ahora desde la Casa de Nariño el mandatario quiere poner a marchar la iniciativa a su manera.

El mismo presidente le pidió al consorcio estimar cuánto costaría que la línea uno del metro, en el tramo que estará en la Avenida Caracas, se haga subterráneo. Ese cambio tendría sobrecostos, implicaciones técnicas y hasta jurídicas, modificaciones por la que el mandatario tuvo que llamar a los interventores para que sean ellos quienes aprueben también los eventuales cambios.

“El consorcio chino, el interventor y el gobierno chino ha expresado a través del señor embajador que con gusto atenderá la solicitud del presidente”, aceptó la alcaldesa.

Así que el 8 de enero, cuando se iba a tener el mapa final del primer tramo de ese medio de transporte, habrá dos entregas. La primera serán los ya esperados planos de la línea elevada, mas una repentina estimación financiera de cuánto le costaría al país “subterranizar” parte de ese tramo en la Avenida Caracas; la segunda, el borrador de la línea dos que conectará a las localidades de Suba y Engativá. Ese último sería, sí o sí, subterráneo.

Los cambios se lograron con la mediación del ministro de Transporte, Guillermo Reyes, a quién López en octubre le jaló las orejas en los micrófonos de Blu Radio por convocar a reuniones sobre los proyectos estratégicos de la capital sin invitarla a ella.

Los posibles cambios en los planos atañen las finanzas de toda Colombia, pues la Alcaldía está buscando un convenio de cofinanciación con la garantía que da el Estado para prestar plata que permita hacer realidad los proyectos de infraestructura. Sin ir muy lejos, para el Metro de la 80 en Medellín también se necesita que la Casa de Nariño dé una buena tajada del costo final de las obras.

Sin embargo, los casos de Bogotá y Medellín son diferentes porque la capital lleva casi seis décadas imaginando un metro para el que no ha logrado colocar el primer ladrillo, aunque entre 2021 y 2022 se consiguieron avances concretos.

La “subterranización” que confirmó López caerá en pleno año electoral para los comicios de octubre de 2023, prometiendo ser un tema determinante en la elección del sucesor de la alcaldesa.

Desde la oposición temen que este cambio de planes retrase más la circulación del medio de transporte que estaba estipulada para 2028. El senador Miguel Uribe Turbay fue tajante al afirmar que “el metro de Bogotá está en riesgo de cuenta de las posiciones ideológicas y caprichosas de Gustavo Petro”. Los anuncios, cree el excandidato a la Alcaldía, podrían demorarlo por lo menos 10 o 15 años.

Solo hasta la primera semana de enero se tendrá claro si el Gobierno Petro y la Alcaldía de López se ponen de acuerdo en reestructurar los planos .

Si quiere más información:

.