<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 05 diciembre 2021

“Luis Pérez ha sido independiente de las fuerzas uribistas”: Petro

El candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, busca “seducir” a Antioquia. Responde a las críticas.

  • Gustavo Petro asegura que “apoyo a Daniel Quintero en su esfuerzo por lograr que EPM vuelva a ser pública”. FOTO: Colprensa
    Gustavo Petro asegura que “apoyo a Daniel Quintero en su esfuerzo por lograr que EPM vuelva a ser pública”. FOTO: Colprensa
  • Gustavo Petro asegura que “apoyo a Daniel Quintero en su esfuerzo por lograr que EPM vuelva a ser pública”. FOTO: Colprensa
    Gustavo Petro asegura que “apoyo a Daniel Quintero en su esfuerzo por lograr que EPM vuelva a ser pública”. FOTO: Colprensa

Gustavo Petro está convencido de que si logra “seducir” –según sus palabras– al electorado de Antioquia puede ser Presidente en 2022. De ahí surge, asegura en esta entrevista con EL COLOMBIANO, su interés de potenciar su presencia política en el departamento. Además, sale en defensa de la gestión sobre Hidroituango del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y ratifica que una eventual alianza con Luis Pérez, por la que le han llovido críticas y hasta se ha puesto en peligro a su Pacto Histórico, es para acercarse al liberalismo. De paso, en materia económica, propone elevar aranceles a las importaciones de productos que, afirma, sí se producen o se consiguen en Colombia.

¿Qué es el Pacto Histórico?

“Es una forma de gobernar y, si el pueblo colombiano nos vuelve gobierno de Colombia, es la forma como vamos a gobernar. Es un acuerdo con toda la sociedad, con toda su diversidad, y tiene que ver con las reformas que garantizan los derechos fundamentales; es el nombre de la paz. El Pacto Histórico es para comenzar una era de paz y la concebimos como la garantía real de los derechos, no solo retórica transformada en negocios. El acuerdo es entre diferentes y está pensado en grados. Primero, tenemos que romper en las elecciones y diversas fuerzas políticas y sociales se vienen aglutinando para ello. Una vez ganemos, se transforma en un acuerdo con toda la sociedad, tanto la que votó por nosotros como la que no”.

¿Es de izquierda?

“Recurro a la política de la vida, porque la política se divide en dos conceptos: políticas que generan muerte y que generan vida. La seguridad, por ejemplo, se puede dividir en dos concepciones: una que es para el Estado, que se mide en muertos, y una para la gente, que se mide en vida. El Pacto Histórico es política de vida”.

¿Cuáles son las propuestas claves para ser Presidente?

“Justicia social, que está ligada a los derechos fundamentales; esa es la justicia social. Democracia, Colombia tiene déficit de democracia y nosotros queremos una sociedad democrática y viva. Paz, que es el resumen de las otras dos; la paz no es entre grupos armados simplemente, la paz es un acuerdo entre ciudadanos y ciudadanas para construir las reglas fundamentales de la convivencia: justicia social y democracia. Y transformación hacia una economía productiva basada en lo agroindustrial y la industria”.

Usted es candidato y fue elegido Senador en democracia. ¿Por qué habla de “déficit de democracia”?

“La democracia es que la sociedad sea dueña del Estado y de sus políticas, y que pueda controlarlo. La democracia que tenemos hoy es una especie de régimen para cinco. En casi todos los terrenos solo hay cinco beneficiados con todo. Además, el crédito está más concentrado que la tierra en Colombia. Esto excluye al resto, a los medianos empresarios, a los campesinos, a las mujeres...”.

¿Quiénes son esos cinco grupos o personas?

“No necesariamente son las mismas personas. Por ejemplo, las carreteras son Conconcreto, El Cóndor, Grupo Aval, los Olarte y Huertas. El resto de ingeniería colombiana queda por fuera de la contratación. En la banca son dos grandes jugadores que, además, son dueños de fondos privados de pensiones y del control de centenares de billones de pesos: el Grupo Aval y el GEA; no hay competencia. La ausencia de competencia es reflejo de exclusión económica y social, que se vuelve exclusión política”.

¿No les reconoce ningún avance para el país a la banca o a estos grupos?

“Antes había un sistema financiero con una fuerte banca de fomento que desapareció, era de carácter pública y competía con la banca privada; había un servicio financiero a la producción de vivienda, de alimentos; eso cambió. Pasamos a otro sistema, el vigente, donde desaparece la banca pública, la de fomento, y ya no hay un servicio a la producción propiamente dicha. El sistema financiero empezó a girar de acuerdo al modelo económico que es extraer liquidez de la renta petrolera y se desligó de su servicio esencial: prestar para producir”.

No les reconoce nada...

“No es que no les reconozca, ha habido transformaciones que le permiten cierta solidez al sistema financiero. Pero el que tenemos está pensado para sacar utilidades del manejo de las rentas petroleras, que se vuelven ingresos públicos. Un gobierno no puede obligar a un banco privado a que vaya hacia la producción, pero sí puede meter un criterio de competencia con la banca pública y hasta la banca virtual”.

Sus propuestas económicas levantan polémica. ¿Qué es transformación económica?

“El sistema económico ya hizo agua, es raquítico e insostenible, porque se basó en el carbón, el petróleo y la cocaína. Es decir, sobre recursos no renovables, excepto la cocaína, y generan, de acuerdo a la teoría económica, rendimientos decrecientes. Los pozos petroleros no pueden crecer en productividad, sino que decrecen porque son recursos no renovables”.

Pero, ¿qué propone?

“Salir de la economía extractivista, en una transición, y pasar a una economía productiva. Nos referimos a la agricultura, a la agroindustria e industria, y ahí incluyo el turismo y a los servicios concomitantes. Reconozco que la riqueza nace del trabajo y la producción. La transformación no es de un día para otro, pero comienza con las propuestas que he hecho de proteger la agricultura y la industria nacional en cuatro ramas: producción de alimentos, agroindustria alimenticia, confección y textiles, muy importante para Medellín, y cueros y confecciones, subiendo aranceles a importaciones. Así crece sustancialmente el empleo”.

¿Subirles aranceles a todas las importaciones?

“A esos cuatro campos iniciales porque, contrario a la crítica que se me hace, que caigo en el proteccionismo, yo pienso que debe haber una política planificada de comercio exterior. Me interesa bajar el costo de la vivienda en Colombia y, para ello, en lo que tiene que ver con productos que se puedan encontrar en el comercio internacional más baratos que en el nacional, les bajaría los aranceles a cero. Hay unos elementos falsamente protegidos en el país”.

Usted ya admitió que haría otra reforma tributaria...

“Cuando hablamos de una reforma tributaria es para elevar impuestos a patrimonios no productivos y reducirlos a los productivos. Estamos siendo coherentes con la propuesta de salir del extractivismo. Tenemos que hablar de cuáles son las condiciones para poder producir, que son tres: dónde se puede, con qué se puede y saberlo hacer. Esto se llamaba tierra, trabajo y capital. Es democratizar el crédito, las condiciones del saber, con educación superior gratuita, y el espacio productivo”.

¿Por qué su reciente interés en Antioquia?

“Si Antioquia cambia, Colombia cambia. Por razones culturales e históricas, en Antioquia se les ha dado apoyo a fuerzas conservadoras de antaño, que se han venido transformando en un proyecto anacrónico, como el caso de Álvaro Uribe. Eso le dio espacio electoral a Iván Duque para ganar. Hay una zona geográfica que yo llamo el arco uribista, que es Caquetá, Huila, Tolima, la zona cafetera, Antioquia y que voltea a la derecha hacia Santander y Norte de Santander. Ahí se cocinó el triunfo de Duque, mientras que yo gané en 2018 en el resto del país. Ese mapa político debe variar. Duque ha sido un fracaso”.

Si usted crece en Antioquia, ¿puede ser Presidente?

“El principal departamento en ese arco uribista es Antioquia, por su volumen poblacional. Mi intención es tratar de aumentar la fuerza progresista en Antioquia; trato, pero no puedo decir que lo voy a conseguir. Hay una lucha de parte de la población antioqueña provincial, no hablo del área metropolitana, por defender su territorio de las minerías, por ejemplo, y la quiero acompañar si soy presidente. Es proteger la vocación que construyó el café, la base de la economía del siglo XX”.

Comenzó con una dura controversia que golpeó al Pacto Histórico: Luis Pérez...

“Esto pasó por una foto mal publicada, porque aún no hay acuerdo. Revienta un proceso que debió darse con tranquilidad y que se está dando con Luis Pérez, igual que con Luis Fernando Velasco y Guillermo García Realpe, y muchos líderes del liberalismo: la posibilidad de una confluencia entre el progresismo del Pacto Histórico y el liberalismo en términos amplios. No hay contradicción. Ese proceso tiene varios puntos de vista y no sabemos si se puede dar, si también implica a César Gaviria. Lo que hace Luis Pérez es decirle a César Gaviria que el Partido Liberal debería escoger un candidato para competir con el del Pacto Histórico en una consulta. Saldría el programa más adecuado para la situación actual de Colombia”.

Pérez defiende la Operación Orión que usted critica...

“Insistimos en un acuerdo entre progresismo y liberalismo”.

¿No debería hablar directamente con César Gaviria?

“Claro, y eso fue lo que hizo Pérez. Puede haber tensiones, porque hay una inercia hacia el sectarismo político, pero si vamos a hablar de Pacto Histórico, esas figuras tienen un papel que cumplir si logramos puentes programáticos. Se toca el tema de Orión, pero yo le reconozco a Pérez un valioso aporte a la innovación urbanística de Medellín, él la comenzó, aunque yo criticaría algunos aspectos. De alguna manera ha sido independiente de las fuerzas uribistas, pero con ellas tiene, y en general todo el liberalismo, un punto en común que es la concepción de seguridad. Orión se da con esa concepción”.

A usted lo ven como aliado del alcalde Daniel Quintero. ¿Cómo ve su gestión?

“Ha librado una lucha valiente y muy superior a la que yo libré en Bogotá, porque el grupo con el que se ha enfrentado es más poderoso. El gran fracaso de Hidroituango tiene que ver, en primer lugar, con la idea del proyecto de pasar el río Cauca. Hay formas más baratas de generar energía, por eso defiendo la expansión de la solar y la eólica. EPM fue privatizada de facto, cuando Sergio Fajardo, con lo que llaman gobierno corporativo, estableció la forma tecnocrática para que el GEA tuviese control en una empresa pública. Expropiaron a EPM”.

¿Intervendría Hidroituango?

“Si soy Presidente, Hidroituango es un tema que entra directamente al despacho presidencial por la magnitud de los recursos, la problemática; entro a mirar toda la documentación. Sería una primera reunión con el Alcalde para mirar a profundidad las posibilidades del proyecto, su situación real, que en este momento no es clara. Apoyo a Quintero en su esfuerzo por lograr que EPM vuelva a ser pública, por revertir la expropiación”.

Contexto de la Noticia

En un minuto “La Constitución del 91 la hicimos nosotros”

¿Puede ganar en primera vuelta?; si no gana estas elecciones, ¿deja la política?

“Ganamos en primera vuelta si hay un pacto de progresismo y liberalismo. Si la sociedad decide no cambiar y somos derrotados, no es que me retire de la política, porque todo ser humano es político, pero sí de la actividad electoral. No veo necesidad desde lo personal de mantener un estilo de vida ligado a elecciones, bastante traumático, y ya entraría a afrontar decisiones que tienen que ver con mi última fase vital”.


Sus críticos advierten que, si gana, llega de inmediato a cambiar la Constitución...

“La Constitución del 91 la hicimos nosotros, las instituciones generadas son creadas por nosotros, no solos, hubo otras fuerzas, pero fuimos la fuerza fundamental. No veo por qué una obra nuestra tenga que ser cambiada. Solo trataría, vía Congreso, de cambiar el error de Uribe de disminuir los recursos para la educación y destinarlos para la guerra. Sería para fortalecer la financiación de la educación pública”.

.