<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 18 marzo 2022

Las pistas que busca la Procuraduría tras la fuga de “Matamba” de La Picota

El Ministerio Público visitó el centro carcelario y, con los documentos recopilados, podría compulsar copias.

  • La Procuraduría recogió información sobre la fuga de alias Matamba en La Picota. FOTO @PGN_COL
    La Procuraduría recogió información sobre la fuga de alias Matamba en La Picota. FOTO @PGN_COL
  • La Procuraduría recogió información sobre la fuga de alias Matamba en La Picota. FOTO @PGN_COL
    La Procuraduría recogió información sobre la fuga de alias Matamba en La Picota. FOTO @PGN_COL
EL COLOMBIANO

La Procuraduría estuvo en la cárcel La Picota para recolectar información, horas después de que se conociera que alias Matamba –cabecilla del Clan del Golfo a la espera de una extradición hacia Estados Unidos–, huyó disfrazado de dragoneante del Inpec.

Una comisión especial del Ministerio Público le pidió al recién posesionado director del centro carcelario, Joaquín Darío Medrano Muñoz, las copias de las actas de cambio de guardia correspondientes al patio donde estaba el prófugo, antes de escapar.

Así mismo, la Procuraduría también pidió inventario de uniformes y órdenes de traslado entre patios, entre otros documentos, para establecer la responsabilidad de funcionarios del instituto. A partir de dichos documentos, se comprometió a rendir informe y compulsar las copias correspondientes para las investigaciones.

Todo apunta a que Matamba recibió, supuestamente, ayuda de integrantes del Inpec para su fuga. Por eso, las autoridades capturaron a uno de los guardias que, aparentemente, habría colaborado con él, de acuerdo con el ministro de Justicia, Wilson Ruiz.

El vergonzoso episodio se dio el 18 de marzo, apenas unos días después de que se hicieran públicos videos del preso Carlos Mattos saliendo de la cárcel, acompañado de guardias del Inpec y dirigiéndose a una oficina en Bogotá, tranquilamente. En esa ocasión, rodaron las cabezas de los directores del Inpec y de La Picota.

.