<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Lula no le copia a Petro? Extracción petrolera provocó desencuentro entre ambos presidentes

Gustavo Petro le hizo una invitación pública a Lula da Silva para “reflexionar” sobre conveniencia de permitir exploración de hidrocarburos en la Amazonia. Parece que no rindió frutos.

  • Lula da Silva ha asegurado que le gustaría una política unificada sobre el medio ambiente en los países unidos por la Amazonia, pero no respalda frenar la extracción petrolera. FOTO AFP
    Lula da Silva ha asegurado que le gustaría una política unificada sobre el medio ambiente en los países unidos por la Amazonia, pero no respalda frenar la extracción petrolera. FOTO AFP
10 de agosto de 2023
bookmark

La Cumbre por la Amazonía que se realizó en Brasil esta semana no logró su propósito mayor de mostrar que los países que comparten la cuenca amazónica estaban “unidos por nuestros bosques”, o al menos así quedó claro con los desencuentros que se evidenciaron.

Lea también: Petro no apareció en eventos de la Cumbre en Brasil ni publicó sus usuales tuits

En este evento internacional, los presidentes y ministros de Ambiente de ocho países se encontraron con el objetivo de fortalecer los mecanismos de protección del medioambiente y detener la deforestación en la Amazonia para 2030, pero no todo terminó en acuerdos.

Así quedó claro tras los dos días (8 y 9 de agosto) que duró la cumbre, pues no se dio a conocer una posición única de las naciones en temas como la extracción petrolera y la deforestación, pese a que se buscaba construir una política unificada sobre medio ambiente.

Y en esta falta de acuerdo hay dos países que son protagonistas: Colombia y Brasil. Esto se debe a que el presidente Gustavo Petro ha sido insistente en su petición de impedir que se extraiga petróleo en la Amazonia, pero su homólogo Lula da Silva no está nada seguro de ello.

Esta insistencia de Petro quedó en evidencia con la mención en su discurso sobre la necesidad de que los países de la región vayan dejando a un lado sus intereses económicos con el petróleo y llamó “negacionistas progresistas” a los presidentes de izquierda de la región que persisten en proyectos de exploración y explotación de combustibles fósiles.

En ese sentido, el mandatario colombiano planteó que hay un “enorme conflicto ético” y detalló que este se centra en que las fuerzas progresistas deberían estar “afines a la ciencia” pensando en la protección del Amazonas y en la transición hacia una economía descarbonizada.

Con esta pulla el presidente Petro cuestionó indirectamente a los mandatarios de Brasil, Venezuela, Guyana, Surinam y Ecuador, debido a que las economías de estos lugares –al igual que Colombia– dependen en gran medida de la extracción petrolera.

Lo particular es que este llamado no fue respaldado por el anfitrión del evento, Lula da Silva. Una de las respuestas que dio Brasil a esta invitación de Petro la manifestó su ministro de Relaciones Exteriores, Mauro Vieira, quien fue diplomático.

Vieira planteó que no hay “divergencia” frente a la posición del mandatario colombiano, por lo que señaló que “Brasil desde la década de 1970, inició una transición y estoy seguro de que la descarbonización será tema de un documento en el futuro”.

En esa línea planteó que la transición es diferente en cada nación, por lo que apuntó que “cada país tendrá que seguir al ritmo y ritmo que esté a su alcance. Hay muchos países en el mundo que tienen una matriz energética dependiente del carbón y de los combustibles fósiles”.

Y aunque evitó la confrontación, el canciller de Brasil dejó claro que el gobierno de Lula da Silva no le apostará a una transición tan ambiciosa como la que propone Petro. Quien no se guardó nada fue el presidente de la petrolera semipública brasileña Petrobras, Jean Paul Prates.

El vocero de Petrobras fue más allá y se atrevió a asegurar que la propuesta de Petrono adquirió madurez para ser presentada como ítem de compromiso internacional, ni siquiera en la propia Colombia y mucho menos extendida a los países vecinos”.

Esto ha dejado claro que Brasil, en cabeza de Lula da Silva, no le apostará a la invitación pública que hizo el mandatario colombiano a su homólogo brasileño en julio pasado, cuando le pidió que reconsidere la conveniencia de permitir exploración de hidrocarburos en la Amazonia.

“El reto de proteger la vida pasa por discusiones dificilísimas, por ejemplo, ¿vamos a dejar explorar hidrocarburos en la Selva Amazónica? ¿a entregarlos como bloques de exploración?, ¿está ahí la riqueza o está ahí la muerte de la humanidad? Una decisión que tendríamos que tomar en común”, le planteó Petro a Lula da Silva.

Además, otro asunto en el que no hubo acuerdo en la cumbre está relacionada con la deforestación, ya que en las conclusiones del evento no le dejó claro que todos los países se adhieran al objetivo de alcanzar una tasa cero de deforestación para 2030.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD