<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Encapuchados armados amenazaron a El Heraldo: exigían la publicación de una autoentrevista de su líder alias Digno Palomino

Seis de Los Costeños se metieron a la redacción para exigir publicación. Rechazo total.

  • Hasta la sala de redacción de El Heraldo ingresaron hombres armados para exigirle a su directora, Erika Fontalvo, la publicación de una entrevista con alias Digno Palomino. FOTO El heraldo
    Hasta la sala de redacción de El Heraldo ingresaron hombres armados para exigirle a su directora, Erika Fontalvo, la publicación de una entrevista con alias Digno Palomino. FOTO El heraldo
29 de marzo de 2023
bookmark

El periodismo volvió a ser amenazado y en su corazón. En efecto, seis hombres fuertemente armados se metieron el lunes a la brava en las instalaciones del diario El Heraldo, de Barranquilla, y desde su sala de redacción exigieron hablar con la directora, Erika Fontalvo. Su amenaza fue clara: publicar una autoentrevista con Digno Palomino, cabecilla de la banda criminal “Los Costeños”.

Hacia las 11 de la mañana de ese 27 de marzo, los tres primeros encapuchados ingresaron a la recepción del periódico y –mostrando sus armas– informaron de qué grupo hacían parte y que querían hablar con algún periodista. Mientras tanto, los otros tres se quedaron afuera custodiando la entrada.

Ante la amenaza tácita de ver a sujetos con fusiles, tres periodistas salieron para hablar con ellos. Y ahí fue que los ilegales explicaron que tenían un mensaje “importante” de parte de alias Digno Palomino, un criminal acusado de levantar escuelas de descuartizamiento en los barrios pobres de Barranquilla. Según sus voceros, su intención es sumarse a paz total del Gobierno de Gustavo Petro.

Estos sujetos no hablaron con Fontalvo, pero sí exigieron que se le entregara su mensaje.

Si bien todo pasó el lunes, la denuncia solo se conoció hasta este martes cuando la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) emitió un comunicado rechazando lo sucedido y alertaron por el aumento de amenazas a los medios de la capital del Atlántico.

El Heraldo, tras el informe de la Flip, se pronunció sobre la amenaza y, de paso, informó que no es la primera intimidación que recibe.

“Hemos venido siendo objeto de presiones e intimidaciones de actores armados ilegales que por distintos medios intentan divulgar sus mensajes, exigen entrevistas o buscan hacer llegar contenidos, a través de terceros”, dijo el medio.

Y la FLIP agregó que la semana pasada otro miembro de “Los Costeños” –el mismo de alias Palomino– llamó a la redacción para exigir una entrevista a “El Castor”. Y aquí surgió un dato: al parecer, en Barranquilla y en otras zonas del Atlántico hay una puja de poderes entre estos dos cabecillas para controlar a toda la banda criminal. Incluso, se indaga si es parte de esa guerra lo que desató una masacre de 5 personas –que también dejó a otras 14 heridas– cuando varios hombres armados y motos dispararon a los asistentes a una fiesta el pasado 20 de marzo.

Además, el fin de semana fue captura Julieth Vanessa Martínez Cantillo, esposa de alias Negro Óber, cabecilla de la banda “Los Rastrojos Costeños” y quien divulgó videos amenazando a comerciantes, policías y fiscales de Barranquilla en represalia por el arresto de su pareja.

Precisamente, y tras estos hechos de violencia, la FLIP agregó que las intimidaciones a medios atlanticenses han aumentado. Y es que además de a El Heraldo, Negro Óber les exigió a Zona Cero e Impacto News publicar una entrevista con él.

La agremiación para la libertad de prensa alertó que “estas agresiones y la instrumentalización de los medios ponen en peligro la vida de las y los periodistas, y dejan en evidencia la alta capacidad de daño que tienen estos grupos ilegales”.

Así mismo, la Asociación Colombiana de Medios de Información (Ami) –de la cual hace parte EL COLOMBIANO– condenó esta agresión armada contra El Heraldo y exigió que se les brinde protección a sus periodistas. También pidió investigar a fondo lo sucedido.

“Acudimos a la solidaridad de toda Colombia para rechazar estos actos y que el rechazo generalizado, sumado a las medidas políticas, jurídicas y administrativas solicitadas, inhiban a que estas prácticas tomen fuerza y se empiecen a multiplicar”, se lee en el texto de la Ami.

Por ahora, se sabe que la Alcaldía de Barranquilla sigue de cerca la situación, mientras que la Fiscalía se contactó con las directivas del periódico para que la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos y el CTI asuman la investigación y determinen lo sucedido.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*