<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 29 julio 2022

Choque de trenes: el fallo que generó agarrón entre la Corte Suprema y la Constitucional

El máximo tribunal de la justicia ordinaria pidió que se anule un fallo en el que salen mal librados.

  • El caso que puso en aprietos a la Corte Suprema y a la Corte Constitucional tiene que ver con una tutela de quien fuera miembro de la Policía. FOTO: COLPRENSA
    El caso que puso en aprietos a la Corte Suprema y a la Corte Constitucional tiene que ver con una tutela de quien fuera miembro de la Policía. FOTO: COLPRENSA
  • El caso que puso en aprietos a la Corte Suprema y a la Corte Constitucional tiene que ver con una tutela de quien fuera miembro de la Policía. FOTO: COLPRENSA
    El caso que puso en aprietos a la Corte Suprema y a la Corte Constitucional tiene que ver con una tutela de quien fuera miembro de la Policía. FOTO: COLPRENSA
Carlos López

El fallo por una tutela interpuesta ante la Corte Constitucional terminó generando un agarrón con la Corte Suprema, hecho que en el país suele ser llamado como un choque de trenes en la justicia, y que en esta ocasión no parece tener un cierre definitivo.

La discordia entre las altas cortes se dio después de que la Constitucional aceptara en abril de este año lo que pedía el ciudadano Ariosto Orozco en una tutela. Al resolverla, con el fallo se desprendió una orden a la Corte Suprema que no cayó tan bien entre sus magistrados y por eso este miércoles se quejaron solicitando que se anule.

¿Qué pidió Orozco? Resulta que él solicitó que se le declarara la prescripción penal de su caso, es decir, que se le diera por terminada la responsabilidad de un expediente por el que fue condenado en 2019 por la Sala Penal de la Corte Suprema, tras dispararle a otra persona en 2005 siendo miembro activo de la Policía.

La condena quedó así, hasta que la tutela de Orozco escaló ante la Corte Constitucional, la cual determinó en medio de todo este enredo jurídico que, como habían pasado 14 años entre la muerte y la sentencia de la Corte Suprema, el caso ya había prescrito.

Prácticamente, lo que hizo el tribunal constitucional fue dejar sin efectos la sentencia, y por ende el expediente se cerró a favor de Orozco. Eso, a criterio de la Sala Penal que hoy reclama que se anule tal determinación, desconoce el ordenamiento jurídico colombiano.

Además se determinó que la Corte Suprema de ahora en adelante iba a tener que reducir los plazos que tiene para resolver las sentencias de casación que les llegan, una opción que tiene toda persona para que su sentencia a favor o en contra le sea estudiada.

“La Sala considera que se desconoció el principio de subsidiariedad debido a que se ignoró sin ninguna justificación la obligación que tenía el actor de agotar los recursos ordinarios y extraordinarios, como uno de los requisitos para que su tutela contra una providencia judicial fuera procedente. Tenía la posibilidad de presentar una acción de revisión y no lo hizo”, se lee en el comunicado que publicó este miércoles la Corte Suprema.

Lo que hay detrás de este choque jurídico es que se impuso una tutela contra una sentencia de una alta corte, en este caso contra la Suprema, máximo tribunal de la justicia ordinaria. Por tal motivo, desde su Sala Penal se le pidió a la Corte Constitucional que revise el fallo que emitieron, pues entre muchos reproches que les hacen, recuerdan que ellos les propusieron una regla a tener en cuenta cuando se estudien casos en los que la Constitucional estudie una decisión tomada por ellos. Con eso esperan generar una seguridad jurídica.

La pelota está ahora en la Corte Constitucional, la cual deberá estudiar la acción de nulidad presentada por la Sala Penal.

Carlos López

Soy comunidador social y periodista. Me interesan, entre muchas cosas, temas de conflicto armado, medio ambiente y derechos humanos.

Si quiere más información:

.