<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Uno de los más tesos del mundo en armar el cubito rubik es de Rionegro

Alejandro Restrepo, con 18 años de edad, viene de participar en el campeonato mundial de esta disciplina en Corea del Sur, en la que ocupó el lugar 14 entre más de 1.400 participantes.

  • Alejandro Restrepo, a sus 18 años, tuvo una gran participación en el mundial de cubo rubik y sueña con mejorar sus registros en próximos eventos. FOTO CARLOS VELÁSQUEZ
    Alejandro Restrepo, a sus 18 años, tuvo una gran participación en el mundial de cubo rubik y sueña con mejorar sus registros en próximos eventos. FOTO CARLOS VELÁSQUEZ
20 de agosto de 2023
bookmark

Aquellos cubos cuadrados de colores, que la gente del común se puede demorar días armando, Alejandro Restrepo los organiza en cuestión de pocos segundos, incluso mientras sostiene una conversación con otra persona. Este joven rionegrero, de 18 años, está entre los mejores 15 del mundo en el armado del cubo rubik, luego de su participación en el mundial de la disciplina, que se disputó en Corea del Sur.

Su pasión por esta actividad hizo que después de 27 horas de vuelo, con cuatro escalas y un viaje por tren incluidos, regresara el pasado sábado a las 7:00 p.m. al aeropuerto José María Córdova, de Rionegro, y 12 horas más tarde estaba en el Centro Comercial Aves María, de Sabaneta, para participar en otro evento local de cubo rubik.

Todo comenzó cuando Alejandro tenía 11 años, después de armar rompecabezas le llamó la atención adquirir uno de estos cubos para aprender a armarlo. En ese momento, luego de consultar por internet de cómo se debía hacer, empezó a tomar esta actividad como un deporte y a desafiarse para armarlo, cada vez, más rápido, hasta llegar a tener nivel para las competiciones internacionales.

“El cubo era como especial porque era un rompecabezas, pero un rompecabezas muy difícil. Entonces me llamó mucho la atención. Llegó un punto en el que me compré un cubito de estos baratos, de $5.000, y me puse como reto armarlo. Para ello comencé a buscar tutoriales y a buscar resolverlo por mi cuenta”, comentó sobre sus inicios.

Después de conocer detalladamente cómo armarlo, lo hizo por primera vez midiéndose el tiempo y se demoró cinco minutos, lo cual para muchos sería muy poco tiempo, pero para él ya es toda una eternidad, porque en la actualidad sus tiempos son inferiores a los cuatro segundos.

“Se volvió una disciplina, un deporte, un hábito que tenía que practicar todos los días para mejorar más las marcas propias”, relató.

Entérese: Un nuevo algoritmo de Inteligencia Artificial resuelve el Cubo de Rubik

Después de llegar a los registros mínimos, empezó a aumentar la dificultad de los cubos que armaba. Primero fue el tradicional de 3x3, después el de 2x2, los piramidales, el S-Cube, los de 4x4, 5x5, 6x6 y el Square One, que considera el más complejo de todos.

“La propiedad especial que tiene el Square One es que se deforma. O sea, empieza siendo un cubo, pero a medida que lo vas girando va perdiendo la forma de cubo, le van saliendo picos, es un cubo poco intuitivo, se bloquea, y tiene dificultad para aprender a armarlo”, expresó este joven.

Para el mundial, Alejandro se inscribió a ocho de las 17 categorías abiertas para competir. Y en la llamada Skewb obtuvo el décimo cuarto lugar, al obtener un tiempo promedio de tres segundos y 73 décimas.

Su logro destaca porque era uno de los seis colombianos que decidieron viajar al país asiático y disputarse el título con países que le dedican más tiempo a esta actividad como Estados Unidos, China y Polonia, los tres países considerados potencia mundial en el armado del cubo rubik.

Sobre la poca cantidad de colombianos que participaron en este torneo, expresó que “no es que seamos pocos, sino que hacer un viaje de estos al otro lado del mundo no es que sea barato. Es un viaje que requiere mucho sacrificio”.

Y entre los sacrificios está el suspender su carrera de física, la cual cursaba en su segundo semestre. Aunque si bien le apasiona, aseguró que no tanto como el recorrer el mundo y profesionalizarse en el armado de estos cubos, para los cuales espera en próximas competencias mejorar el lugar 14 de este mundial y llegar a ser, quizá, el mejor de todos, después de obtener la confianza que no tenía.

“Después de llegar de Corea del Sur aprendí a confiar en mí, creer en mis capacidades y a demostrarme a mí que puedo llegar más alto”, concluyó.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD