<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Todos los detalles: Él era Luis Carlos Aguirre, el hombre que asesinó a su expareja con polvo tóxico en un centro comercial

Tras asesinar a la mujer, que lo había denunciado por amenazas previas, el hombre también se quitó la vida con la misma sustancia.

  • Luis Carlos Aguirre Echeverry había sido denunciado por su expareja por varias amenazas. FOTOS EL COLOMBIANO y Cortesía
    Luis Carlos Aguirre Echeverry había sido denunciado por su expareja por varias amenazas. FOTOS EL COLOMBIANO y Cortesía
17 de marzo de 2023
bookmark

Sigue conociéndose información sobre el caso del ataque con una sustancia química en un centro comercial de Sabaneta, sur del Valle de Aburrá, que causó la muerte a Maryori Muñoz Sánchez, la víctima, y a Luis Carlos Aguirre Echeverry, su expareja y el agresor.

Lea también: Ella era Maryori, la mujer asesinada en ataque en centro comercial de Sabaneta

Justamente, sobre él se conoció que había sido denunciado por la mujer por amenazas frecuentes a las que la sometía tras haber finalizado la relación que tenían. En febrero pasado, presentó una denuncia en la Comisaría de Familia de Sabaneta por violencia intrafamiliar y solicitó que le brindaran una medida de protección.

De hecho, el pasado lunes 13 de marzo, después de tener dos audiencias de conciliación a las que el hombre no se presentó, un comisario de Familia le ordenó que no estuviera en ninguno de los espacios que frecuentara su excompañera sentimental y que solicitara, de forma obligatoria, tratamiento “reeducativo y terapéutico”.

Le puede interesar: Asesinada con sustancia tóxica en Sabaneta habría recibido amenazas previas del agresor

Dos días después ocurrió la tragedia. Sobre la 1:00 de la tarde del miércoles 15 de marzo, Luis Carlos llegó al piso 11 de la torre médica del centro comercial, donde la víctima trabajaba como administradora en un consultorio de belleza. Allí, la abordó, discutieron unos minutos y luego le lanzó el polvo tóxico que le causó la muerte horas después en una clínica de Envigado.

El agresor escapó por el ascensor y luego ingresó a un baño, tras lo cual salió y se desmayó. No pudieron salvarlo y falleció en el primer piso del centro comercial. Las autoridades determinaron que el hombre acabó con su vida con la misma sustancia.

Ha trascendido que Luis Carlos era un comerciante que se dedicó a varios negocios. Tuvo un centro de masajes estéticos y una venta de maquinaria industrial y de coser, los cuales no habrían prosperado. Fuentes contaron que su situación económica era crítica, por lo cual, en mayo del año pasado, recibió un bono a personas con vulnerabilidad económica de la Alcaldía de Sabaneta.

Por unos años, Maryori y Luis Carlos sostuvieron una relación conflictiva, caracterizada por las constantes separaciones temporales y por los actos de violencia en contra de ella, según relataron allegados de la víctima a las autoridades.

El secretario de Seguridad de Sabaneta, Mariano Atehortúa, señaló que “era una relación compleja en la que sostenían la relación y se dejaban constantemente. Venía siendo un tema de disfuncionalidad”.

Asimismo, tras el hecho, allegadas a Maryori le contaron a las autoridades que después de terminar la relación, él la hostigaba y amenazaba. Ella creía que terminar la relación era suficiente para poner fin a su sufrimiento, pero no fue así. “Cada que venía el señor al establecimiento comercial eran constantes las amenazas cuando ella se sostenía en su decisión de no continuar con la relación”, expresó el secretario, con base en las indagaciones de las autoridades.

Estas amenazas, según se conoció, también se realizaban por medio de teléfono y redes sociales, por lo cual la mujer había optado por cerrarlas definitivamente.

En las últimas horas se dio a conocer oficialmente cuál fue la sustancia utilizada por el homicida, pero EL COLOMBIANO se abstiene de publicarlo como una medida de prevención y no repetición de un acto tan brutal.

Para Maryori no fue suficiente acudir a las vías legales para proteger su integridad, ella perdió la vida a pesar de las medidas decretadas por una Comisaría de familia.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD