<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 21 enero 2022

El polémico desenlace del caso de Felipe Muñoz

El líder barrista fue absuelto tras ser acusado de ocasionar un aborto. Organizaciones feministas cuestionan la decisión.

  • Andrés Felipe Muñoz es uno de los principales líderes barristas de Medellín. Tras un proceso de más de dos años, la justicia lo absolvió del delito de aborto sin consentimiento. FOTO Edwin Bustamante
    Andrés Felipe Muñoz es uno de los principales líderes barristas de Medellín. Tras un proceso de más de dos años, la justicia lo absolvió del delito de aborto sin consentimiento. FOTO Edwin Bustamante
  • Andrés Felipe Muñoz es uno de los principales líderes barristas de Medellín. Tras un proceso de más de dos años, la justicia lo absolvió del delito de aborto sin consentimiento. FOTO Edwin Bustamante
    Andrés Felipe Muñoz es uno de los principales líderes barristas de Medellín. Tras un proceso de más de dos años, la justicia lo absolvió del delito de aborto sin consentimiento. FOTO Edwin Bustamante

Más de dos años de investigaciones, controversias y versiones encontradas terminaron el pasado martes con la declaratoria de inocencia de Felipe Muñoz, quien era acusado de haber incurrido en el delito de aborto sin consentimiento. Muñoz es conocido por el poder e influencia que detenta como uno de los líderes más visibles de Los Del Sur —la multitudinaria barra de Atlético Nacional—, además de sentarse a manteles con alcaldes y directivos como integrante de las mesas de convivencia de la Alcaldía y uno de los actores claves en las decisiones que se toman en el fútbol antioqueño.

Pese a los cuestionamientos de varias organizaciones y líderes feministas, que sostienen que en el proceso no se adoptó un enfoque de género, la justicia consideró que la Fiscalía no logró probar que el reconocido barrista suministró a Milena Uribe Restrepo un medicamento abortivo.

En medio de un panorama marcado por la decisión de la Corte Constitucional de revisar la despenalización del aborto, el desenlace de este caso abrió una fuerte controversia.

Mientras el equipo legal de Muñoz dice tener una serie de documentos que arrojan dudas sobre las acusaciones de la Fiscalía y alegan que el equipo legal de la víctima busca ganar en la opinión pública un caso que fracasó en el estrado, la apoderada de Uribe asevera que, con su decisión, el Estado está aplicando un doble rasero que vulnera derechos de las mujeres.

Las claves del caso

Para comprender el origen del proceso hay que remontarse a la noche del 31 de diciembre de 2017, fecha en la que Muñoz y Uribe sostuvieron una relación casual en la que ella terminó embarazada. El episodio más crítico del caso se sitúa el 3 de febrero de 2018, cuando luego de contarle a Muñoz que estaba embarazada, Uribe accedió a que este la acompañara a un examen en una clínica.

Según reconstruye Paola Duque, apoderada de Milena, mientras esperaba los resultados de ese examen en un carro, ella le dijo a Felipe sentirse con algo de malestar, por lo que él salió del vehículo a comprar una tableta de acetaminofén y un jugo de frutas envasado en una botella.

“Al tomar los primeros sorbos Milena sintió un sabor extraño, pero como minutos antes se estaba comiendo un chicle pensó que se debía a eso”, narra Duque, agregando que Milena comenzó a sospechar que algo raro estaba pasando cuando Felipe comenzó a insistirle en que bebiera todo el producto. De acuerdo con la abogada, tras notar una sustancia extraña sedimentada en la botella, Milena dejó de beber. En medio de una conversación que empezó a subir de tono, Uribe aseguró que Muñoz le habría pedido devolverle la botella, argumentando que tenía muchas ganas de orinar y necesitaba hacerlo en el carro.

Al rehusarse a entregar el recipiente, ambos discutieron y Uribe optó por conservarlo. Con el paso de las horas, Milena comenzó a sentir cólicos y posteriormente tuvo que ser internada en un hospital, en donde el aborto se desencadenó, explicó Duque. Sin embargo, la defensa de Muñoz dice que el pleito ocurrió en términos opuestos. Según el abogado Luis García, integrante de la defensa, Muñoz sostiene que nunca introdujo sustancia alguna en la botella y aseguró que solo compró acetaminofén para aliviar el malestar que previamente había manifestado Milena.

Argumentando que Uribe había preservado el producto por más de dos días y que no había forma fáctica de determinar que durante ese tiempo otra persona habría puesto allí la sustancia, la defensa sostuvo que no podía señalarse a Muñoz como responsable.

No obstante, el peso de los argumentos del equipo defensor se centró en una serie de exámenes que Milena se realizó antes de aquella noche y que presuntamente habría ocultado, en los que se documentó que su embarazo era de alto riesgo. Dos exámenes de beta cuantitativa, en la que los valores pasaron de 407.4 el 2 de febrero a 309.2 el 3 de febrero y una ecografía en la que el saco gestacional lucía estrellado, fueron los principales documentos con los que la defensa argumentó que, antes de los hechos, el embarazo de Milena tenía un alto riesgo. “Eso fue clave para tener la certeza de que ella ya había perdido el bebé”, resumió el abogado García, explicando que esos documentos lograron dejar sin piso la acusación.

Lo que sigue

Aunque aún no se conoce el texto completo del fallo, la abogada Paola Duque sostiene que la nuez de la discusión está en que, pese a la presencia certificada del Misoprostol en la botella, el juez consideró que no había forma de probar cómo se produjo el aborto.

“Si una mujer llega a urgencias, tras tomar una sustancia abortiva ¿sería absuelta?”, cuestionó Duque, sosteniendo que las dudas que terminaron absolviendo a Muñoz no son tenidas en cuenta para las mujeres.

Valeria Mira, abogada y especialista en género, agrega por su parte que en un contexto en el que el Código Penal tiene el aborto tipificado como un delito, el beneficio de la duda que tuvo Muñoz no cobija a las mujeres. “Si ella hubiera abortado por su propia decisión, seguramente la hubieran juzgado con unos estándares completamente diferentes”, apuntó Mira, señalando que el sentido del fallo revelado por el juez dejaría dudas sobre el tratamiento que recibió Milena y daría cuenta de que el caso no fue abordado con un enfoque de género, tal como lo exige la Corte Constitucional.

“Quieren saltarse el debido proceso, que es un derecho fundamental, y las reglas procedimentales del derecho penal, para que la condena se produzca en un enfoque ideológico”, replica el abogado Ramírez, asegurando que desde la orilla de Uribe se busca ganar en los medios lo que no lograron probar ante un juez.

Por el lado de Duque, la abogada anticipó que no están conformes con la sentencia y que acudirán a una segunda instancia

Contexto de la Noticia

Paréntesis Aún no se conoce el fallo completo

Uno de los ingredientes de la controversia consiste en que, pese a terminar en una absolución, las consideraciones del juez aún no se conocen en su totalidad. Tras la lectura del sentido del fallo el pasado 18 de enero, aún se espera que el Juzgado 09 Penal Circuito de Conocimiento de Medellín publique la sentencia completa. De acuerdo con el cronograma, dicho documento se conocerá el próximo 22 de marzo. Se anuncia apelación.

.