<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 27 agosto 2021

Condenan a Antioquia a reparar a una mujer que perdió un dedo por negligencia médica

  • El caso se remonta a 2006. Imagen de referencia. FOTO: ARCHIVO EL COLOMBIANO
    El caso se remonta a 2006. Imagen de referencia. FOTO: ARCHIVO EL COLOMBIANO
  • El caso se remonta a 2006. Imagen de referencia. FOTO: ARCHIVO EL COLOMBIANO
    El caso se remonta a 2006. Imagen de referencia. FOTO: ARCHIVO EL COLOMBIANO
JUAN FELIPE ZULETA VALENCIA

El Consejo de Estado condenó este jueves a Antioquia y su Seccional de Salud a reparar económicamente a una paciente a la que tuvieron que amputarle el dedo medio de su mano derecha, a causa de un tratamiento infeccioso que generó complicaciones.

La decisión obedece a una demanda interpuesta por la afectada y su pareja permanente en busca de reparación por los perjuicios que generó el daño, derivado de un procedimiento médico que, a su juicio, fue tardío e inadecuado.

Según la demandante, la amputación de su dedo fue consecuencia de la deficiente atención que le prestaron los médicos. Por esa razón, solicitó que Antioquia-Dirección Seccional del Departamento y el Hospital San Antonio de Cisneros le pagaran más de $1.390 millones.

El caso se remonta a mayo de 2006, cuando la mujer ingresó al Hospital San Antonio de Cisneros por una infección en el dedo medio de la mano derecha. Se le diagnosticó un absceso y se inició un tratamiento con dicloxacilina.

Entre mayo de ese año y abril de 2017, la paciente ingresó al hospital 9 veces por agravamiento de su patología. En dichas consultas se le recetó antibióticos para tratar la infección por hongos. El 28 de abril el Hospital expidió una orden de remisión a dermatología para evaluar la infección en el dedo, la cual fue negada el 22 de mayo de 2007 por la Dirección Seccional argumentando falta de disponibilidad de especialistas en dermatología.

Solo el 7 de septiembre de ese mismo año, luego de una nueva remisión a dermatología y tras una orden del Juzgado Promiscuo de Familia de Cisneros, la Dirección Seccional autorizó la evaluación dermatológica requerida, la mujer finalmente recibió la atención requerida el 17 de septiembre en la cual se le practicó un examen que determinó que tenía un “melanoma maligno amielínico” y que para evitar que se expandiera por el brazo, era necesario amputar el dedo afectado, tal procedimiento se realizó el 7 de noviembre de 2007.

Por estos hechos, el Tribunal Administrativo de Antioquia absolvió en primera instancia al hospital, pero condenó a la Dirección Seccional, pues sostuvo que no era posible demostrar las actuaciones del hospital que pudieron originar el daño, debido a que no hubo un dictamen pericial que diera cuenta del procedimiento clínico.

Según determinó la corporación judicial, lo que originó el daño fue la demora de cinco meses de la Dirección Seccional de Salud de Antioquia para autorizar la remisión de la consulta dermatológica de la paciente. Por este hecho, el Tribunal ordenó que los demandantes recibieran una reparación de 30 salarios mínimos, como resarcimiento del daño moral originado por estos hechos.

La Dirección Seccional interpuso recurso de apelación con la intención de que el Consejo de Estado la absolviera de responsabilidad. Señaló que, al no ser una institución prestadora de servicios de salud, la entidad no podía hacerse responsable del daño. Sostuvo que fue el hospital el que entregó la remisión tardíamente. Según dijo, pasaron 11 meses entre la atención inicial que recibió la paciente y la cita de dermatología que le fue concedida para tratar su infección. Precisó que no está demostrada la causalidad entre su actuar y la producción del perjuicio y que si el Tribunal concluyó que no había prueba que demostrara que el hospital causó el daño, desde esa misma perspectiva debía ser analizada su responsabilidad.

Sin embargo, el Consejo de Estado desestimó el recurso. Sostuvo que, pese a no haberse demostrado nexo causal alguno entre el actuar de las demandadas y la producción del perjuicio, la demora excesiva de la Seccional para ordenar la remisión generó perjuicios morales que deben ser resarcidos, pues el daño no solo se redujo a la pérdida del dedo, sino a los padecimientos físicos, preocupación, angustia y daño estético que sufrió la paciente.

La alta corte determinó en consecuencia que el Departamento-Dirección Seccional de Antioquia debe pagarle a la demandante una condena de 10 salarios mínimos legales mensuales vigentes y no los 30 que le había señalado el Tribunal.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

.