<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 09 noviembre 2020

Con la reactivación regresaron vertimientos de color al río

  • La coloración del río por residuos industriales lo carga de sustancias químicas o tóxicas. También limita el proceso de fotosíntesis y altera su equilibrio porque reduce el oxígeno. FOTO archivo
    La coloración del río por residuos industriales lo carga de sustancias químicas o tóxicas. También limita el proceso de fotosíntesis y altera su equilibrio porque reduce el oxígeno. FOTO archivo
  • La coloración del río por residuos industriales lo carga de sustancias químicas o tóxicas. También limita el proceso de fotosíntesis y altera su equilibrio porque reduce el oxígeno. FOTO archivo
    La coloración del río por residuos industriales lo carga de sustancias químicas o tóxicas. También limita el proceso de fotosíntesis y altera su equilibrio porque reduce el oxígeno. FOTO archivo
Por liliana salazar

Octubre fue el mes más triste para el mayor afluente del Valle de Aburrá. La zona industrial del sur fue la principal aportante de derramamientos de color.

Con la reactivación de las actividades económicas llegaron también los vertimientos contaminantes al río Aburrá o Medellín, siendo octubre el mes de mayor número de infracciones hasta el momento. Por cinco meses la corriente tuvo un respiro.

El periodo de aislamiento obligatorio disminuyó la contaminación en este sentido, pero si se pone la lupa se evidencia el mismo comportamiento de 2019 frente al afluente más importante del Valle de Aburrá.

El Área Metropolitana informó que para 2019 se constataron 9 vertimientos de color por parte de la Unidad de Emergencias Ambientales. De igual manera, mediante la Red de Monitoreo se percibió coloración del agua en 44 ocasiones, lo que suma 53 registros. La estación de monitoreo con mayor reporte de vertimientos fue La Estrella, con 11, a la cual le siguieron Itagüí, con 7, y tres puntos en el sector de La Tablaza, con 6 cada uno.

Este año, el número llega a 19 eventos hasta la fecha. Se han comprobado 5 en campo; mientras que el monitoreo evidenció 14 coloraciones, siendo la quebrada La Tablacita el punto de más derramamientos, con 6; siguiéndole con 3 la Planta de Tratamiento Ambiental San Fernando en Ayurá, de donde se registró el incidente más reciente el 28 de octubre, debido a una falla en una de las válvulas.

De esta totalidad de vertimientos, en marzo se reportaron 6. Se suspendieron los monitoreos en campo entre finales de ese mes y mediados de abril por la cuarentena por la vida. Cesó nuevamente desde julio hasta agosto. Sin embargo, en abril, mayo y junio no se presentaron vertimentos de color al río y fue con la reactivación económica que se inició nuevamente el fenómeno con 2 coloraciones en septiembre y 9 en octubre, siendo el sector de La Tablacita el mayor aportante, con 4. Se presume que el origen de esta contaminación está en las empresas de la zona rural. En julio y agosto no hubo registros.

“Ante la ausencia de una norma de color a nivel nacional, el Área Metropolitana, mediante Acuerdo número 21 del 2 de noviembre de 2012, fijó una norma cualitativa que prohíbe los vertimientos directos a ríos y quebradas o al sistema de alcantarillado público, que alteren los objetivos de calidad y modifiquen las condiciones de color del cuerpo de agua, lo cual genera sanciones”, dijo la autoridad.

Explicó Lina Claudia Giraldo, docente de la Universidad de Antioquia y quien fuera coordinadora de la Red de Monitoreo del Recurso Hídrico de la región, que además del Área Metropolitana, Corantioquia y Cornare también son autoridades del río y por ello crearon el Plan de Ordenamiento del Recurso Hídrico, buscando la calidad de las aguas, lo que implica vigilar que los vertimientos directos en el lecho y en los cauces que desembocan sean tratados y no crudos. Esta herramienta será reforzada para el 2021. “Al río le falta, ya se llevan muchos años aporreándolo, pero con este Plan se establecieron unas metas para mejorar”, indicó.

El Área Metropolitana aseguró que realiza sensibilizaciones constantes con los vecinos del río y de las quebradas que desembocan en este, así como llamados permanentes a las industrias cercanas a los afluentes.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? refuerzan objetivos de calidad

Este año se iniciaron 2 procesos sancionatorios y se multó a un infractor por vertimiento de contaminantes al río. Lo que se propone es continuar con la vigilancia, así como reforzar las herramientas existentes. “Incluso antes de 2012 eran más frecuentes los vertimientos de color. En ese año salió el Acuerdo Metropolitano número 21, donde se prohiben tanto en el río como al alcantarillado. Ahora tenemos el Plan de Ordenamiento al Recurso Hídrico, en este se tienen unos objetivos de calidad, según detalló Lina Claudia Giraldo.

.