<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 01 junio 2022

Al Puente de Occidente le están pasando factura sus 127 años

Hay deterioro: las tablas del camino peatonal y del paso vehicular tienen corrosión. Viene plan para salvarlo.

  • Con 127 años de historia, el puente de Occidente tendrá una nueva intervención tras algunas evidencias de deterioro. FOTOS JULIO CÉSAR HERRERA
    Con 127 años de historia, el puente de Occidente tendrá una nueva intervención tras algunas evidencias de deterioro. FOTOS JULIO CÉSAR HERRERA
  • Con 127 años de historia, el puente de Occidente tendrá una nueva intervención tras algunas evidencias de deterioro. FOTOS JULIO CÉSAR HERRERA
    Con 127 años de historia, el puente de Occidente tendrá una nueva intervención tras algunas evidencias de deterioro. FOTOS JULIO CÉSAR HERRERA

Al puente colgante de Occidente, que hace 127 años soportó sin problemas el paso en recua de 200 reses (unos 200.000 kilos), hoy se le notan los años y aunque a lo largo del tiempo ha tenido intervenciones, el desgaste aflojó tuercas, se corroyó la madera, hay tablas flojas, ranuras por las que se puede apreciar abajo el paso del río Cauca, denso y caudaloso. Los caminantes, aunque aún no sienten miedo, piden una mano, que no se deje avanzar el problema.

Doneis Gaviria, un bogotano que lo conocía en fotos y que en su visita a Medellín no quiso perderse la oportunidad de conocerlo, lo nota al instante: “sí, claro, tiene un deterioro, se van las tablas separadas y flojas”, afirma, aunque confiesa que lo sorprendió la estructura. Se lo imaginaba más pequeño, más corto, de menor magnitud.

“Es una gran obra de ingeniería”, dice mientras se hace fotos con dos mujeres que lo acompañan en su paseo por Santa Fe de Antioquia, el pueblo que más se lucra turísticamente del puente a pesar de que está en tierras de Olaya.

El deterioro de la madera es más fuerte en el pasadizo peatonal habilitado, pues hay uno que permanece cerrado hace años. En el centro, por donde no cruzan peatones sino especialmente motos y mototaxis, también hay tramos en los que se ven tablas desprendidas de las estructuras metálicas. Al paso de los vehículos se siente el golpeteo de las tablas en desnivel, pero pese a ello no hay control de la velocidad, algunas motos pasan raudas.

En el peatonal en uso hay hundimientos de tablas, lo que hace que otras sobresalgan. Se ven charcos de agua en algunas. ¿A quién lo corresponde su reparación?

Hace ocho años

Hay que aclarar que el puente fue intervenido hace ocho años, durante el gobierno de Sergio Fajardo. Tras la caída años atrás de un padre y su hija menor, fue cerrado para instalarle un nuevo tendido de tablas, el cual se reforzó con un enmallado en la parte inferior. Tras estos trabajos, el paso vehicular se rehabilitó pero solo para motos y mototaxis. También cruzan vehículos pequeños de las alcaldías de Santa Fe y Olaya, la Policía y de organismos de emergencia, pero eventualmente.

Ismael Lora, propietario de un restaurante y cafetería en el costado de Olaya, reconoce el problema. Dice que él mismo, a punta de colectas con apoyo de trabajadores, ha hecho pequeñas intervenciones. La alcaldía de Olaya también ha enviado obreros a hacer mantenimientos.

“En diciembre lo iluminaron, pero con recursos de Olaya”, afirma Lora, que conoce al dedillo su historia.

“Por este puente pasaban los camiones y las escaleras hacia Turbo o de Turbo hacia Medellín, antes de que existiera el Paso Real, que lo inauguraron en 1967”, dice Lora.

Conocedora del problema, la Gobernación de Antioquia se puso al frente de la situación y desde el inicio del mandato de Aníbal Gaviria se abocaron los estudios para definir la intervención. Esta está pendiente del aval del Ministerio de Cultura, que debe autorizar los trabajos porque el puente es monumento nacional. Una vez se tenga esta firma, se saca a licitación la obra.

Esta incluirá el reemplazo de la madera de los pasos peatonales y vehiculares y la fijación de la estructura; el mantenimiento metálico y de los pasamanos, el paso vehicular, la mampostería de las torres de acceso y el reemplazo de la losa de aproximación de concreto en los accesos. También se reemplazarán cables de amaqueo por la corrosión que registran.

Las obras tienen un costo de $1.303.555.060, con una interventoría de $296 millones, explicó el secretario de Infraestructura de la Gobernación, Santiago Sierra Latorre.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? 291 metros de alta ingeniería

El puente colgante de Occidente fue construido entre los años 1887 y 1895 por el ingeniero antioqueño de Sopetrán José María Villa, con una longitud de 291 metros, en hierro, acero y madera. Sobre el ingeniero Villa se tejen muchos mitos y leyendas. Dicen que los planos los hacía sobre la arena del río Cauca y con base en ellos les daba instrucciones a los obreros. En la mitad del camino constructivo fue reemplazado por ingenieros alemanes, pero estos no pudieron con la obra y él la retomó. En efecto, la prueba de carga se hizo con 200 reses cruzando al tiempo.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

Si quiere más información:

.