<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 21 junio 2021

¿Hay una hora ideal para hacer ejercicio?

  • ilustración sstock
    ilustración sstock
  • ilustración sstock
    ilustración sstock
Por andrea rendón

Procure convertir el deporte en un hábito porque le traerá grandes beneficios a su salud.

¿Qué tanto ejercicio realizó en los últimos días? ¿Recuerda el comienzo de la pandemia donde todos lo hacían desde casa? No deje de lado esta actividad porque de acuerdo con datos presentados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda que por lo menos cada persona realice entre 150 y 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana, para todos los adultos y un promedio de 60 minutos al día, para los niños y adolescentes.

Estas cifras equivalen en los adultos a realizar mínimo 40 minutos de actividad física 4 veces a la semana y máximo, hacer 50 minutos diarios durante 6 veces a la semana. Puede jugar con estos tiempos de acuerdo a su disponibilidad horaria y metas personales. Lo importante es que se mantenga en movimiento.

Sus efectos

Si las personas se ejercitaran de manera frecuente se podrían prevenir “hasta 5 millones de muertes al año”, explica la OMS. Por ejemplo, con la situación actual de la pandemia se ha evidenciado la importancia del ejercicio para prevenir y ayudar a manejar las cardiopatías, la diabetes de tipo 2 y el cáncer, algunas de las enfermedades base que pueden ser severas si se contagia de covid-19.

Además, para la salud son múltiples los beneficios que se puede llegar a tener. Para Natalia Londoño, entrenadora personalizada, la lista es infinita, entre ellos se destacan: “Mejora niveles de azúcar en sangre, regula el colesterol y los triglicéridos, libera hormonas que cargan de energía, mejora el proceso para fortalecer huesos, ayuda a las articulaciones, reduce los niveles de grasa corporal y mejora tu sistema cardio respiratorio”.

Pero no termina allí, porque a nivel psicológico ayuda a reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad, disminuir el deterioro cognitivo, mejorar la memoria y potenciar la salud cerebral, explica la OMS. En esto concuerda el psicólogo Juan Carlos Posada: “Quien practica ejercicio de manera frecuente adquiere una disciplina, eso significa que su mente tiene un autocontrol que le permite programarse y cumplir con sus retos, esto permite que puedan oxigenar más su cerebro, teniendo mejores resultados a nivel laboral y personal, en sus actividades diarias porque pueden liberar su estrés y las tensiones de la jornada”.

Depende de usted

Sin embargo, para los expertos no existe una hora del día en especial para realizar su actividad física, “lo recomendable es que elijan una que se acomode a la rutina, es decir, la mejor hora dependerá de la rutina de cada persona”, señala Marcela Echavarría, médica especialista en medicina de la actividad física y del deporte.

Para esto hay que identificar lo que más le motive a la hora de hacer ejercicio: “Se debe buscar una hora en la que sientas la necesidad de hacerlo, que puedas entrenar, que no la canceles fácilmente, eso sí, sin distractores y que te permita cumplir con un proceso asertivo”, explica Londoño.

También se debe tener presente que el organismo tiene la capacidad de adaptarse, lo cual no sería un obstáculo a la hora de entrenar. Lo más importante radica en mantenerse siempre realizando actividad física.

Pero la alimentación también jugará un papel fundamental en sus objetivos y resultados, por esto es importante que visite a un nutricionista para que le brinde una guía especializada de acuerdo a lo que quiere lograr y a sus condiciones actuales, no es lo mismo alguien que padece ciertas enfermedades, que aquellos que son sanos.

¿Pero cuáles son las ventajas y desventajas de cada horario? Los expertos le explican y lo aconsejan

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS ¿Cómo convertirlo en un hábito?

Garcés dice que para que el ejercicio se convierta en una costumbre se deben completar 3 meses, así que en la etapa inicial es importante que “tenga presente que hacer ejercicio no es sinónimo de un gimnasio, se puede comenzar con actividades físicas que a la persona le han gustado a lo largo de la vida como patinar, bailar, jugar fútbol o baloncesto. Es bueno hacerlo acompañado porque cuando al otro le da pereza usted lo puede motivar y así es más fácil que ambos se mantengan”. En esto concuerda Londoño y agrega que se debe encontrar un lugar para hacer ejercicio que sea cercano a la casa, para que la excusa no sea “no tengo tiempo o ese lugar queda muy lejos”.

En la mañana

Para Guillo Garcés, líder fitness, este horario puede ser una buena idea porque se completa desde temprano esta actividad y “tendrás el resto del día libre para hacer otro tipo de cosas”. Algunas de sus ventajas, cuenta la entrenadora Londoño, es que ayuda a regular los horarios de sueño, facilita la activación del metabolismo, libera endorfinas, recarga de energía y vitalidad para el resto del día, favorece a la concentración para el rendimiento de las actividades cotidianas y genera mayor adherencia al entrenamiento. Así que, si después de hacer ejercicio en este horario se siente con más energía para el día a día, debería considerar convertirlo en un hábito. Por otro lado, para Echavarría, aunque realmente no existen desventajas en ninguno de los horarios, para algunos es más difícil madrugar y esto podría ser un obstáculo para entrenar de manera regular. “Realmente esto depende de cada persona”, comenta Garcés.

En cuanto a la alimentación, lo que aconseja Maximiliano Kammerer, coordinador de la maestría en nutrición deportiva de la Universidad CES, es que se debe evitar hacerlo en ayunas si el ejercicio que se va a hacer es superior a los 90 minutos. Aunque existen excepciones, porque personas que sufren de hipoglicemia o disautonomía no deberían hacerlo en ayunas, esto depende de cada caso. Por ejemplo, para aquellos que quieran obtener más masa muscular, deben comer antes de ir al gimnasio, una proteína de 20-25 gramos.

En la tarde

Para Echavarría algunas ventajas que tiene este horario son desestresar en medio de la jornada laboral. Alejarse del estrés para hacer deporte le hará bien a su organismo porque puede pensar en algo diferente y oxigenar sus pensamientos, para que cuando finalice, tenga mayor energía a la hora de continuar con su trabajo y podrá sentirse renovado. También, puede ser útil para aquellas personas que no les gusta madrugar y que en la noche realizan otras actividades. Este es un buen horario para que hacer deporte se convierta en una actividad que no aplace con facilidad. Sin embargo, para la médica Echavarría, existen algunas desventajas, por ejemplo, para aquellos que trabajan de manera presencial por estos días, y es que el tiempo para bañarse y seguir trabajando es muy reducido: “El sudor los podría hacer sentir incómodos y es que aquí se cuenta con un tiempo limitado para hacer deporte, almorzar y bañarse, es todo muy rápido”.

Recuerde que es importante alimentarse de manera correcta, para este horario lo que recomienda Kammerer es: “No comer algo muy cargado antes de las 11 de la mañana, se puede comer una fruta o un yogurt, y luego de regresar del gimnasio sí es muy importante tener un proceso de recuperación con un buen almuerzo que incluya carbohidratos, proteínas y verduras”.

Pero si el ejercicio que va a realizar es a las 2 de la tarde, procure reposar el almuerzo antes de ir a ejercitarse.

En la noche

Algunas de las ventajas que señala Londoño de este horario son “que los niveles hormonales y la temperatura corporal han aumentado, lo cual favorece al trabajo de fuerza y el desarrollo muscular, hay mayor carga energética por la alimentación del día, generando un entrenamiento más eficiente, por la liberación de endorfinas, se reduce el estrés acumulado del día y se reducen las lesiones por el aumento de la temperatura corporal”.

También existen algunas desventajas de este, de acuerdo a cada persona algunas pueden ser “el cansancio del día hará que pueda costar un poco más empezar a hacer ejercicio, así que podría abandonar esta actividad con mayor facilidad, además, si se hace muy tarde la persona queda muy activa y tal vez conciliar el sueño sea más difícil, especialmente en aquellos que padecen insomnio, incluso, en ocasiones pueden surgir planes a esta hora, así que si no se hizo la actividad física temprano, ya queda postergada”, indica Echavarría.

En cuanto a la comida dependerá mucho del horario que escoja la persona para realizar la actividad física, algunos lo hacen a las 7:00 de la noche, en este caso la recomendación es no cenar antes de ir y ya cuando regresa del gimnasio, lo que sugiere Kammerer, es comerse una ensalada y una proteína, y el carbohidrato dependerá de las condiciones y objetivos de la persona. Si por el contrario, lo hace entre las 9:00 a 10:00 de la noche, la recomendación es comer antes, pero no muy cargado para que se pueda desempeñar de manera correcta.

Andrea Rendón

Comunicadora social y periodista de la UPB. Amante de los medios de comunicación, los animales y la danza

.