<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 14 septiembre 2021

¿Leasing habitacional o crédito hipotecario?

  • Las entidades financieras y las constructoras suelen disponer de espacios de asesoría que pueden ser útiles en el proceso de compra. FOTO SSTOCK
    Las entidades financieras y las constructoras suelen disponer de espacios de asesoría que pueden ser útiles en el proceso de compra. FOTO SSTOCK
  • Las entidades financieras y las constructoras suelen disponer de espacios de asesoría que pueden ser útiles en el proceso de compra. FOTO SSTOCK
    Las entidades financieras y las constructoras suelen disponer de espacios de asesoría que pueden ser útiles en el proceso de compra. FOTO SSTOCK

Es importante analizar las opciones que ofrece el mercado en materia de financiación y elegir la que más se ajuste a sus condiciones y necesidades.

Tomar la decisión de adquirir vivienda no solo significa una gran ilusión sino también una responsabilidad importante, por lo que los expertos recomiendan tener en cuenta diferentes aspectos que resultarán determinantes para que ese proceso de compra sea lo esperado.

Lo primero que se debe establecer es si se quiere una vivienda nueva o usada, tener claro el presupuesto, la ubicación del inmueble de acuerdo con las necesidades, indagar si aplica o no a algún subsidio, si se prefiere casa o apartamento, con cuántos ahorros se cuenta y el estado del historial crediticio de los interesados. Con esas variables claras se deben analizar las opciones de financiamiento que ofrece el mercado: el crédito hipotecario y el leasing habitacional o de vivienda.

De acuerdo con Alexa Pineda, especialista de créditos en Properati, en la modalidad de crédito tradicional el cliente debe pagar una cuota inicial de mínimo el 30 % del valor de la vivienda y financiar el resto a través de una entidad bancaria.

“En este caso el inmueble se escritura a nombre del comprador, y al ser una hipoteca, la entidad financiera tomaría el inmueble como garantía de pago en caso de incumplir las cuotas pactadas. Este crédito se puede diferir de cinco a 30 años y se deberá pagar una cuota mensual hasta quedar a paz y salvo con el banco”, señala Pineda.

Sobre el leasing explica que se trata de un tipo de crédito de vivienda que funciona como un contrato de arrendamiento y que en esta modalidad se puede adquirir un inmueble nuevo o usado para destinarlo exclusivamente a uso habitacional a cambio del pago de un canon periódico.

A través del leasing –agrega– se puede financiar la compra de una vivienda nueva o usada durante un periodo de cinco a 30 años. Además, puede utilizar la vivienda para vivir o para subarrendar a terceros. “Para acceder se necesita una cuota inicial del 20 % para comprar una vivienda de mínimo 135 salarios mínimos legales mensuales vigentes (SMLMV).

Al respecto, Andrés Correa, presidente de Fiabci Colombia, afirma que el leasing habitacional es una excelente opción, especialmente para quienes aún no cuentan con la cuota inicial y que suele ser una barrera importante para adquirir una vivienda.

“Esta figura tiene importantes beneficios. La recomendación es, al igual que en el caso del crédito hipotecario, revisar muy bien las tasas y elegir la entidad que otorgue las mejores condiciones para el caso particular de la familia”, precisa el directivo.

Principales diferencias

De acuerdo con fuentes de Bancolombia, entre las características del leasing habitacional se destacan que puede ser adquirido por personas entre los 18 y 72 años, supone una financiación comercial por hasta 90 % del valor comercial, la opción de compra se puede dar entre el 1 y el 20 %, y que el valor comercial del inmueble debe ser de mínimo 140 SMLMV.

Sus principales beneficios radican en el contrato financiero, en el que el cliente puede utilizar el inmueble para habitación o como segunda vivienda a cambio de unos pagos (cánones) mensuales en un tiempo determinado; la disminución de la base gravable, pues esta se reduce para el cálculo de la retención en la fuente, como resultado de los intereses pagados por la obligación financiera, y los ingresos colectivos; ya que el comprador puede sumar los ingresos familiares y obtener una mayor capacidad de endeudamiento.

Así mismo, según los voceros, favorece la multiplicidad de opciones, por cuanto se puede financiar una vivienda nueva, usada o sobre planos con un plazo desde cinco hasta 20 años para la financiación, y la propiedad del inmueble, dado que la vivienda queda a nombre de la entidad durante el contrato y es inembargable. Cuando se termine de cancelar el leasing, el inmueble será transferido al cliente.

Por su parte, el crédito de vivienda puede ser adquirido por personas entre los 18 y 72 años, los ingresos del deudor principal deben ser de mínimo 1 SMLMV y el valor comercial del inmueble de mínimo 40 SMLMV.

En tanto que el crédito de vivienda para colombianos en el exterior puede ser adquirido por personas entre los 23 y 72 años, supone una financiación comercial por hasta 80 % para viviendas de interés social (VIS) y hasta del 70 para vivienda NO VIS, los ingresos del deudor principal deben ser de mínimo 3 SMLMV y el valor comercial del inmueble debe ser de mínimo 60 SMLMV.

Entre sus ventajas, de acuerdo con Bancolombia, están los ajustes sin costo, donde el cliente tiene la posibilidad de hacer abonos parciales o totales sin penalidad alguna, cambiar las fechas de pago, aumentar y disminuir los plazos.

Igualmente, los amplios plazos, ya que se puede elegir desde cinco hasta 20 años en pesos (tasa fija) o hasta 30 años en UVR (tasa variable), y para los créditos en el exterior, entre cinco y 20 años para Norteamérica; entre cinco y 15 años para Centro y Sur América; entre cinco y 10 años para Asia, Europa, y Oceanía; asesoría especializada, ingresos colectivos, por medio de los cuales el cliente puede sumar los ingresos familiares y obtener una mayor capacidad de endeudamiento, y disminución de la cuota: si el cliente ya tiene el crédito desembolsado, puede disminuir la cuota de la obligación ampliando el plazo del mismo

30 %
Aproximadamente de los desembolsos corresponden a leasing, según Bancolombia.

Contexto de la Noticia

ventajas del leasing

Según voceros de Bancolombia, el leasing permite financiar un porcentaje mayor de la vivienda, con lo cual se da acceso a las personas o familias que no cuentan con una cuota inicial suficiente.

“En el caso de nosotros se puede financiar hasta el 90 % del inmueble y por medio de esta modalidad”, dice Bancolombia y agrega que financian inmuebles No VIS a partir del estrato tres. También, puede haber beneficios en tasa para quienes en el caso de las viviendas No VIS optan por leasing. De igual manera para la compra de proyectos catalogados como sostenibles.

En una compra sobre planos con leasing es posible comenzar a pagar vía anticipos antes de recibir el inmueble. Otra ventaja consiste en que el inmueble queda por fuera del patrimonio y conserva los beneficios tributarios sobre el pago de intereses y el pago del canon se puede hacer a través de la cuenta AFC.

.