<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Economía | PUBLICADO EL 17 julio 2021

Cómo invertir para que su dinero no se quede bajo el colchón

  • Es importante que la entidad donde se invierta el dinero sea regulada por la Superintendencia Financiera, ya que esto disminuye el nivel de riesgo. Foto: Edwin Bustamante
    Es importante que la entidad donde se invierta el dinero sea regulada por la Superintendencia Financiera, ya que esto disminuye el nivel de riesgo. Foto: Edwin Bustamante
  • Es importante que la entidad donde se invierta el dinero sea regulada por la Superintendencia Financiera, ya que esto disminuye el nivel de riesgo. Foto: Edwin Bustamante
    Es importante que la entidad donde se invierta el dinero sea regulada por la Superintendencia Financiera, ya que esto disminuye el nivel de riesgo. Foto: Edwin Bustamante

Expertos explican las alternativas que existen y qué debe tener en cuenta antes de invertir.

Tener el dinero “debajo del colchón” o dejarlo quieto en una cuenta bancaria no es la mejor opción si se pretende ahorrar o generar capital. Según expertos en finanzas personales consultados por este diario, es importante definir unas metas, propósitos y tiempos para invertir los recursos y así elegir la alternativa adecuada.

De acuerdo con Kantar, empresa de consultoría de marca y análisis de datos, en Colombia una de cada diez personas ahorra. Sin embargo, el 12 % de ellos no sabe en qué destinarán sus recursos ahorrados, mientras el 11 % utiliza este dinero para viajes u ocio, el 14 % para educación y el 23 % para vivienda.

Por su parte, la encuesta Pulso Social, realizada por el Dane en mayo de este año, evidenció una situación preocupante frente al ahorro y los ingresos en el país: el 78 % de los y las jefes de hogar y sus cónyuges, de las 23 ciudades y áreas metropolitanas, manifestó que no tenía posibilidades de ahorrar parte de sus ingresos, y el 15,2 % dijo que no tenía ingresos.

“El ahorro es uno de esos factores que se dificultan mucho en los hogares colombianos. Contar con opciones para ahorrar, no solo para capitalizar y ganar intereses, sino también para amortiguar impactos de choque sobre situaciones que pasen, es muy importante y la pandemia ha sido una muestra de eso. Cuando esta llegó, muchos hogares dejaron de recibir ingresos y muchos de ellos no tenían ahorros que les pudieran permitir solventar las necesidades”, explicó Andrés García Suaza, profesor de economía de la Universidad del Rosario.

CDT y cooperativas

Entre las opciones de ahorro para un hogar de ingreso promedio, es decir, que genere ingresos de 1 a 1,5 salarios mínimos, García recomendó los CDT –Certificados de Depósito a Término, o sea, un título que genera rentabilidad en un plazo acordado con el banco–.

Este es posible abrirlo con menos de $100.000 y la variación de la tasa, que es el equivalente a la rentabilidad delcertificado, depende de la entidad financiera donde se deje el dinero guardado.

Los CDT se pueden abrir principalmente en bancos y cooperativas y como son productos para captar dinero de las personas solo las entidades supervisadas pueden ofrecerlos.

“Es una opción interesante cuando se requiere tener liquidez a largo plazo, donde no se necesite el dinero rápido porque, por lo general, los bancos ofrecen tasas relativamente bajas. Para que haya una mayor capitalización debería pensarse en unas inversiones más de mediano plazo, por ejemplo, las microfinancieras suelen ofrecer mejores tasas de ahorro y productos mucho más acorde a hogares de bajos ingresos”, indicó García.

Por su parte, Andrés Flórez, docente de administración y finanzas de la Universidad CES, apuntó que se debe tener en cuenta que un CDT no es una cuenta que ofrezca una rentabilidad muy alta.

“Lo que más recomendaría son las cuentas de ahorro específico. Por ejemplo, las cooperativas tienen algunos productos que permiten que las personas vayan ahorrando mes a mes y esto va rentando por encima, incluso, del CDT”, expresó Flórez.

Y advirtió que, aunque considera que las cooperativas son mejores que los bancos en cuestiones de rentabilidad, en estas también “existe un mayor riesgo, ya que el dinero es directamente de los asociados y los niveles de regulación no son iguales a los del sector bancario”.

Las fiducias

Entre las demás alternativas de ahorro e inversión se encuentran las fiducias, que consiste en un contrato por medio del cual una persona llamada fideicomitente entrega uno o varios bienes a una Sociedad Fiduciaria, según Flórez, son recomendables cuando los niveles económicos del país son estables: “En este momento existe mucha volatilidad dentro del contexto económico, por ende las fiducias se pueden ver impactadas negativamente”, dijo.

Al respecto, García expresó que esta alternativa suele tener una mejor rentabilidad siempre y cuando los montos sean altos: “La administración de estos portafolios que tienen las fiducias tienen unos costos administrativos que al momento de retirar el dinero se deben asumir. Además de que la rentabilidad depende de que la economía no sufra choques fuertes”.

De acuerdo con esto, Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, afirmó que las fiducias, la compra de títulos valores o compra de acciones, pueden generar más rentabilidad, pero también tienen más riesgos, ya que, así como se puede generar dinero, también se puede perder si la inversión sale mal.

Las natilleras

Estas son un mecanismo de ahorro informal que ha sido muy popular entre las personas. Los expertos opinan que, sin bien son una opción interesante para guardar el dinero, también acarrea riesgos.

“El tema de las natilleras es muy nuestro, se ha visto como una opción muy interesante de ahorro; sin embargo, lo que muestra es justamente el déficit que hay en cuanto a oportunidades de ahorro, sobre todo para las personas de bajos ingresos. Además, las natilleras no tienen un marco normativo que proteja a las personas que ponen su dinero en ellas. Estos mecanismos informales de ahorro, que son muy importantes en los hogares de bajos ingresos, son los que permiten muchas veces llegar a final de año con ciertos montos para lograr hacer alguna inversión, por eso el llamado es a que se necesita que estos mecanismos sean más formales”, apuntó García.

Sobre esto, Carlos León, director del programa de Contaduría Pública de la Universidad San Martín, expresó que “las llamadas natilleras o cadenas permiten establecer estrategias de ahorro en el tiempo, sin embargo la tasas de rendimiento generalmente tiende a ser cero o en ocasiones negativa de acuerdo a los cambios de los precios por inflación. Así mismo existe el riesgo de contraparte el cual puede llegar a afectar de una manera muy considerable el resultado a partir de un incumplimiento por parte de uno de los integrantes”.

FIC y el sector inmobiliario

León resaltó los FIC o Fondos de Inversión Colectiva como otra forma de inversión que, de acuerdo a las condiciones de uso y manejo de los recursos, se constituyen como una opción de ahorro en el tiempo.

“Estos son productos mediante los cuales se reúne un capital de varias personas con el fin de acceder a un activo de inversión que ha sido previamente establecido y con unas condiciones de manejo que han sido dadas a conocer de manera previa. En cuanto a este tipo de productos existen grandes opciones en el mercado lo que facilita la selección de inversiones”, dijo.

Sin embargo, explicó que es importante tener claras las condiciones de funcionamiento que se pueden llegar a presentar en relación a la rentabilidad, el monto o el tiempo de retiro de los aportes.

El mercado inmobiliario también se ha posicionado como una forma de inversión que ya es común entre la gente. Para Rafael Felipe Gómez, abogado especialista en derecho comercial, “los subsidios gubernamentales, las tasas de créditos hipotecarios y leasing, las más bajas en los últimos años, han permitido que se dinamice la venta de inmuebles nuevos para inversión”.

“Por la afectación de la economía se ha presentado una baja considerable en los precios de la finca raíz, siendo la oportunidad para invertir. Muchos evalúan solo el porcentaje de rentabilidad, es decir, el precio de la propiedad versus la renta a percibir, pero olvidan la ganancia adicional reflejada en la valorización, sobre todo cuando se logra hacer un buen negocio”, puntualizó Gómez.

Lo que debe tener en cuenta

Según Gómez, en caso de pretender hacer una inversión, primero hay que analizar algunos aspectos según el destino de los fondos. El primero de ellos, explicó, es verificar la tasa ofrecida como rendimientos, teniendo en cuenta los descuentos y la debida conversión de las distintas clases de intereses, para que exista un acercamiento real.

El segundo es validar cuál es el riesgo o la actividad en que se va a invertir el dinero, pues según el perfil de riesgo que adopta el cliente, puede existir la opción incluso de perder capital aportado.

Por último, Gómez apuntó que, en caso de dudas sobre el mecanismo que eligió para invertir el dinero, se debe acudir al defensor del consumidor financiero de cada entidad, para así conocer el alcance de la inversión y la posibilidad de disponer de los recursos.

De acuerdo con esto, Flórez recomendó que hay que saber dónde se va a invertir y no “meter el dinero donde no se sepa mover”, ya que esto lleva a que, como ahorradores o inversionistas, se cuente con un mayor riesgo y se entregue el manejo del recurso a otras personas.

“Hay que conocer los perfiles de riesgo, que son tres: conservador, moderado y de alto riesgo. Creo que la mejor forma de darnos cuenta cuál es el nuestro es preguntándonos qué tanta plata de lo que tenemos estamos dispuestos a perder. Si la respuesta es nada, pues entonces es un perfil netamente conservador; si estoy dispuesto a perder un 20 % o 30 % es un perfil moderado, y si estoy dispuesto a perder todo es uno de alto riesgo. Esto es lo que determina dónde invertir”, concluyó Flórez.

Cabe resaltar que también, dependiendo del perfil de riesgo, serán las ganancias. Es decir, un conservador tendrá menos probabilidades de ganancias que uno de alto riesgo.

Finalmente, los expertos apuntaron que es importante que la entidad donde se invierta sea regulada por la Superintendencia Financiera, ya que esto disminuye el nivel de riesgo.

1
de cada diez personas ahorra en Colombia, según estudio de la firma Kantar.
en definitiva

CDT, fiducias, cooperativas, natilleras o bienes raíces son alternativas que permiten invertir o ahorrar dinero. Sin embargo, hay que saber elegir cuál se adapta a su perfil de riesgo y necesidades.

Alejandra Zapata Quinchía

Periodista de la Universidad de Antioquia. Me gustan los temas sobre justicia ambiental, territorio y comunidades. Mi pasión: conocer historias y contarlas.

.