<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 28 enero 2021

“Esta crisis demuestra una desigualdad extrema”

  • El economista Thomas Piketty estuvo en el Hay Festival. FOTO Getty
    El economista Thomas Piketty estuvo en el Hay Festival. FOTO Getty
  • En el Hay Festival, Thomas Piketty afirmó que la vacuna contra la covid-19 es muestra de los fallos en el sistema. FOTO Getty
    En el Hay Festival, Thomas Piketty afirmó que la vacuna contra la covid-19 es muestra de los fallos en el sistema. FOTO Getty
  • El economista Thomas Piketty estuvo en el Hay Festival. FOTO Getty
    El economista Thomas Piketty estuvo en el Hay Festival. FOTO Getty
  • En el Hay Festival, Thomas Piketty afirmó que la vacuna contra la covid-19 es muestra de los fallos en el sistema. FOTO Getty
    En el Hay Festival, Thomas Piketty afirmó que la vacuna contra la covid-19 es muestra de los fallos en el sistema. FOTO Getty

El hecho de que a esta fecha algunos países ya hayan aplicado la vacuna contra la covid-19 y otros estén en la incertidumbre sobre su puesta en marcha es muestra de la desigualdad que vive el mundo, si se tiene en cuenta que este indicador está relacionado con si se es un país rico, pobre o con algún grado de riqueza.

Así lo consideró Thomas Piketty, en una conversación en el Hay Festival, que se desarrolla de forma digital. Este economista francés se convirtió en un referente universal cuando escribió El Capital del Siglo XXI —aunque su experiencia como escritor data de mucho tiempo atrás—, y ahora sigue dando de qué hablar con Capital e Ideología.

“Esta crisis muestra una desigualdad extrema, la limitación de brindar una justicia social”, aseguró el economista en la entrevista realizada por Ricardo Ávila. Lo que va de la mano con lo que él llama un egoísmo entre las economías.

Así, explicó Piketty se vuelve fundamental que en medio de la pandemia se empiece a solucionar el problema de la equidad, que no tiene que ver con que todas las personas tengan los mismos ingresos, pero sí en la instalación de un sistema económico que propenda por unos mínimos indispensables como el acceso al sistema educativo y a los servicios de salud; así como una tributación que obedezca la progresividad.

¿Qué significa? Que quien sea más rico aporte más. Piketty debatió que las personas no estén de acuerdo con gravar la riqueza; la clave, amplió el economista, es que el aumento del sistema impositivo debe tener en el centro el nivel de ingresos. Que la tributación impacte la inversión negativamente dependerá de graduación. Y con estos impuestos se pueden financiar aspectos como salud y educación, entre otros bienes públicos.

La acumulación

Justamente, la organización Oxfam reveló en enero de 2020 que los 2.153 milmillonarios que hay en el mundo poseen más riqueza que 4.600 millones de personas (un 60% de la población mundial).

En América Latina el 20 % de la población concentra el 83 % de la riqueza, mientras que al tiempo, la pobreza extrema se ha profundizado: para 2019 se estimaba que 66 millones de personas vivían en esta condición.

“Con esta acumulación es imposible lograr una eficiencia económica”, aseguró Piketty, quien además considera que esta es una limitante para la prosperidad económica.

En el mismo camino Amitabh Behar, director ejecutivo de Oxfam India, agregó en su momento que “los gobiernos han generado esta crisis de desigualdad y ahora deben tomar medidas para resolverla. Deben asegurarse de que las empresas y personas ricas paguen su justa parte de impuestos e incrementar las inversiones en infraestructuras y servicios públicos”.

Y agregó que los líderes de los países deben dar la misma importancia “al trabajo de cuidados que al resto de sectores para construir una economía más humana que funcione para todas las personas y no únicamente para unos pocos afortunados”.

Sobre la globalización

La circulación libre de personas, capitales, bienes y servicios, no es en sí misma mala; afirmó Piketty que el problema es cómo se ha dado: “Hay que pensar cuál es el objetivo social y ambiental más amplio que tenemos”, agregó.

Cuestiona que los países deberían tener unos tratados internacionales más integrales. Por ejemplo, cuando se habla del flujo libre de personas no se ha tenido en cuenta el costo ambiental, las emisiones de carbono, por lo que no hay coherencia ni compensación.

Criticó la libertad en el flujo de capital sin coordinación tributaria, por lo que no se sabe “quién es dueño de qué y en dónde (...) es como si hubiésemos desarrollado el derecho sagrado a tener fortuna en cualquier país utilizando todo lo de ese territorio y simplemente se hunde un botón, se transfiere la riqueza y activos a otra economía y nadie sabe dónde está”, aunque se han hecho esfuerzos con la Organización de la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde).

“Hay que volver a redactar esos tratados, no basta con un código de buena conducta de la Ocde; si no tenemos sanciones que se incorporen en el sistema jurídico internacional, no habrá cumplimiento”, concluyó Piketty

20 %
de la población de América Latina concentra el 83 % de la riqueza: Oxfam.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES Jane Austen, Honoré de Balzac y Marcel Proust...

En su trabajo Piketty cita a otros autores como Jane Austen, Honoré de Balzac y Marcel Proust. “Tuvieron un talento único para mostrarnos las consecuencias de la desigualdad; no soy el primero que ha descubierto esto”, reconoció. A Piketty, a quien lo han relacionado con Karl Marx, aseguró que el mismo Marx había aprendido del capitalismo leyendo a Balzac. Incluso citó a Carlos Fuentes y su novela antes de morir La voluntad y la fortuna, y cómo se desarrolla ese modelo económico en México. “Es fuerte y poderoso”, y se distanció de su talento literario al afirmar que como escritor es “más básico” por considerarse historiador económico y científico social.

Natalia Cubillos Murcia

Editora de Economía de El Colombiano. Amante de las buenas y nutridas conversaciones, la música y los viajes.

.