<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Economía de bolsillo | PUBLICADO EL 16 octubre 2020

¿Un salario mínimo de 17 millones de pesos?

  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
Por Johan Chiquiza Nonsoque

En Ginebra, Suiza, ya se aprobó un salario de este

tipo que sería de 4.086 francos al mes. Le explicamos.

Según la administración de Ginebra, Suiza, a inicio de mes fue aprobado y ya avanza la instauración en ese territorio del salario mínimo más alto del mundo, el cual se ve representado en 23 francos suizos por hora, lo que serían 4.086 francos mensuales, con un horario de 41 horas semanales.

Eso representa un valor cercano a 3.810 euros, con lo que por ejemplo se superan los 12,1 dólares australianos que se pagan en el esa zona de Oceanía, que antes ostentaba el sueldo más alto, promediando cerca de 2.200 euros al mes. En casos como el de Reino Unido, los ciudadanos aspiran a un mínimo cercano a los 1.700 euros mensuales.

Aterrizando el valor de Ginebra a nuestro contexto, significaría que al mes un habitante de aquella ciudad gana, por lo menos, unos 17,25 millones de pesos colombianos, lo cual es 1.865,1 % más que los 877.802 pesos que se devengan en el territorio nacional por un salario.

Entre otras razones para que se dé esta situación, explica el investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, Iván Jaramillo, se encuentran los precios de los artículos básicos en cada uno de los países. “El costo de vida es un factor determinante, porque es el que dicta la capacidad adquisitiva del dinero”, explicó el experto citando casos como el de Venezuela, en el que el mínimo aumenta, pero su moneda no tiene el valor suficiente.

En este sentido, si se evalúan algunos elementos básicos en el costo de vida, la diferencia entre la economía de Ginebra y lo que se vive en poblaciones como Medellín también es notoria.

Por ejemplo, de acuerdo con la plataforma Numbeo, que mide los precios en diferentes territorios, se necesitarían 7.410 francos en esa ciudad europea (es decir entre 31 y 32 millones de pesos) para tener el mismo estándar de vida que se consigue con 6,1 millones de pesos en Medellín, teniendo en cuenta aspectos como el precio de la educación, alimentos, transporte, servicios, telecomunicaciones, vestimenta e incluso una renta mensual para un apartamento.

Lo anterior se traduce en que las tarifas al consumidor en Ginebra sean 350,9 % más altos que en Medellín, con datos actualizados a octubre de este año.

Entre los casos más notorios de diferencia se encuentra el valor de una cerveza, que en la capital antioqueña, por ejemplo, puede llegar a 4.000 pesos, mientras que en el lugar que tendrá el salario mínimo más alto su valor puede superar los 33.784 pesos en condiciones normales.

De la misma manera, la tarifa de una carrera de taxi que en Medellín sea de unos 25.000 pesos, en la zona de comparación tendría un valor superior a 253.382,40 pesos. Además, un metro cuadrado de vivienda que en la ciudad colombiana se consigue en 3,7 millones de pesos, en Ginebra tendría un costo del equivalente a 53,89 millones.

Lo que manifestó Adrián Garlati, docente de economía de la Pontificia Universidad Javeriana, es que este piso mínimo que se propone como sueldo varía dependiendo de una discusión en la que los sindicatos tienen bastante voz frente a los empresarios, y en la que el Gobierno entra como un mediador entre ambas partes (ver ¿Qué sigue?).

El experto destacó el caso de Ginebra en el sentido en el que no se trató de un pulso entre empleadores y empleados, sino que la sociedad tuvo un rol relevante por un referendo en el que se decidió cuál era el camino a seguir en términos laborales, aprobando un salario mínimo que en Colombia es, por lo menos, impensado.

6 %
subió este valor en el país entre 2019 y 2020, con lo que llegó a 877.802 pesos.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? Salario en función del empleo

De acuerdo con Garlati, una de las discusiones que salen a la luz año a año a la hora de definir el salario mínimo en un país, es hasta dónde se puede concertar un aumento sin que este sea sinónimo de un mayor desempleo, debido a la incapacidad de las empresas de sostener pagos más cuantiosos. “Hay una rama de la literatura que dice que en países en desarrollo se generan dos sectores: uno por encima del mínimo que tiene acceso a seguridad social y pensión, y otro que es el informal”, explicó.

Johan Chiquiza Nonsoque

Periodismo. Gestión Cultural. Por la sonrisa de mi madre que vale un millón.

Continúa Leyendo
.