<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 31 marzo 2022

El dolor de la eliminación también es financiero

Por cada partido de la Selección, el comercio percibía $5.000 millones. Sin mundial, sufre la economía.

  • Las ventas de los bares para los partidos mundialistas de 2014 y 2018 crecieron hasta un 40%, ese es el impulso que perderían estos establecimientos por la eliminación. FOTO Manuel Saldarriaga
    Las ventas de los bares para los partidos mundialistas de 2014 y 2018 crecieron hasta un 40%, ese es el impulso que perderían estos establecimientos por la eliminación. FOTO Manuel Saldarriaga
  • Las ventas de los bares para los partidos mundialistas de 2014 y 2018 crecieron hasta un 40%, ese es el impulso que perderían estos establecimientos por la eliminación. FOTO Manuel Saldarriaga
    Las ventas de los bares para los partidos mundialistas de 2014 y 2018 crecieron hasta un 40%, ese es el impulso que perderían estos establecimientos por la eliminación. FOTO Manuel Saldarriaga
Por juan camilo quiceno Ramírez

La selección Colombia ya no irá al Mundial de Catar 2022, pero más allá del trago amargo en lo deportivo, también hay un sinsabor para varios gremios económicos en el país.

La fiebre entorno a la tricolor, sin duda, impulsa la presencia de consumidores en los bares, estimula la venta de indumentaria e incentiva la compra de viajes para seguir las gestas del equipo en Barranquilla. Eso sin mencionar los contratos publicitarios arrastrados por los índices de teleaudiencia.

De acuerdo con cálculos de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), para Rusia 2018, la selección añadía cerca de $5.000 millones al billón que mueve el comercio en un día común, esas precisamente son las cifras que se verán mermadas tras la reciente eliminación.

Jaime Alberto Cabal, presidente de este gremio, afirmó que durante los mundiales de 2014 y 2018, celebrados entre junio y julio, las ventas de los bares crecieron hasta un 40% frente a los mismos meses de los años previos a la cita mundialista. Además, subrayó que las ventas de camisetas y gorras crecieron cerca de un 67%.

¡Adiós ganancias!

Las métricas oficiales respecto a la venta de la playera tricolor se guardan con recelo. Pero algunos cálculos de Fenalco apuntan a que se pueden vender unas 200.000 al año, incluidas las llamadas réplicas “Triple A”, como se les conoce a las copias de buena calidad.

Adicionalmente, los sondeos apuntan a que un 60% de las compras se concretan en puestos informales, un dato que no es de extrañar para quienes recorren las calles los días en que hay juegos.

Es común ver vendedores exhibiendo la mercancía en los semáforos. También, a los sitios de alto flujo peatonal llegan vehículos particulares con los baúles llenos de camisetas amarillas. Este es un negocio cercano a los $30.000 millones anuales. No obstante, sin la presencia del onceno nacional en las canchas, no hay motivos para querer comprarlas.

De otro lado, las bebidas alcohólicas perderán las ventas adicionales que se registran cuando hay juegos del combinado patrio. Según Camilo Ospina, presidente Asobares Colombia, “la facturación aumenta si hay un partido de la selección”.

“También (la Selección) mueve otros horarios diferentes a los tradicionales para estos establecimientos. En cuanto al empleo, llama a reforzar los equipos de seguridad y servicios de mesa y bar. Por último, no hay que olvidar que la operación de nuestros establecimientos afecta positivamente otras economías informales: vendedores de comida y parqueaderos”, añadió.

Venta de publicidad

Cifras compartidas por Kantar Ibope Media muestran que, en promedio, los partidos de la Selección marcan 20 puntos en el rating. Un índice elevado si se tiene en cuenta que la producción televisiva más vista del país marca entre 13 y 14 puntos.

La muestra de Kantar monitorea el comportamiento de 7,1 millones de los 14 millones de hogares censados en Colombia. Sin embargo, los números manejados por la agencia UM revelan que un 57% de los colombianos se conecta a algún medio para seguir la transmisión de los partidos. De ahí el interés que tienen las marcas en pagar un espacio publicitario durante los 90 minutos reglamentarios de cada cotejo.

Aunque hay mucho hermetismo entorno a los precios, de acuerdo con la agencia P&M, en la franja prime time de Colombia, es decir, cuando los televisores llevan el rating a los 14 puntos mencionados, un comercial de 30 segundos puede oscilar entre $17 millones y $45 millones.

Si a esta ecuación se le agrega que los juegos de Colombia marcan 20 puntos, el valor aumenta y, para 2013, se decía que el canal dueño de los derechos percibía ingresos por $1.000 millones con la transmisión, cifras que, tal como lo argumentan las agencias, no serán tan elevadas sin la participación de la escuadra nacional en Catar

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Impacto a las agencias de viajes

Según la Fifa, de las 1,6 millones de boletas vendidas para los estadios de Rusia 2018, 60.199 fueron adquiridas por los colombianos. Y en esa medida, la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato) indicó que la visita de los connacionales creció 80% ese año hacia la nación euroasiática. Este diario consultó al gremio por el impacto que representará la eliminación del combinado nacional de Catar 2022. Aunque no compartieron un estimado, lo cierto es que la motivación para comprar paquetes turísticos disminuiría. Para Brasil 2014, la Fifa había asignado 60.231 entradas para los colombiano.

Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado por que me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.

.