<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Mundo | PUBLICADO EL 01 noviembre 2022

Lula retoma el poder con un Brasil partido en dos

Su principal reto está en el Congreso, donde los aliados de Bolsonaro son mayoría. Las calles pueden ser sacudidas por protestas. Biden lo respaldó.

  • El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habló este domingo desde Sao Paulo tras su victoria en segunda vuelta. FOTO: Efe
    El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habló este domingo desde Sao Paulo tras su victoria en segunda vuelta. FOTO: Efe
  • El saliente presidente Jair Bolsonaro, hasta este lunes, no se había pronunciado públicamente sobre su derrota en las urnas. FOTO: Efe
    El saliente presidente Jair Bolsonaro, hasta este lunes, no se había pronunciado públicamente sobre su derrota en las urnas. FOTO: Efe
  • El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habló este domingo desde Sao Paulo tras su victoria en segunda vuelta. FOTO: Efe
    El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habló este domingo desde Sao Paulo tras su victoria en segunda vuelta. FOTO: Efe
  • El saliente presidente Jair Bolsonaro, hasta este lunes, no se había pronunciado públicamente sobre su derrota en las urnas. FOTO: Efe
    El saliente presidente Jair Bolsonaro, hasta este lunes, no se había pronunciado públicamente sobre su derrota en las urnas. FOTO: Efe
Lula retoma el poder con un Brasil partido en dos

El izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva comenzó este lunes a lidiar con los desafíos de gobernar por tercera vez Brasil, un país literalmente partido en dos. Sin embargo, su primer reto es el silencio del presidente derrotado en segunda vuelta, el derechista Jair Bolsonaro, quien lleva 48 horas sin decir públicamente si respeta y acata, o no, el veredicto de las urnas.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT), de 77 años, se impuso a Bolsonaro por un margen muy estrecho, con el 50,9% de los votos frente a 49,1% del ultraderechista, de 67 años.

Y llama la atención que mientras Bolsonaro sigue sigiloso y no se pronuncia sobre la victoria de Lula, esta sí fue reconocida de inmediato por numerosos líderes, empezando por el estadounidense Joe Biden y siguiendo con el colombiano Gustavo Petro, con quien habló telefónicamente este lunes.

El ultraderechista se recluyó el domingo en la residencia oficial de la Alvorada, en Brasilia, y este lunes llegó al Palacio de Planalto sin dar declaraciones públicas. Es el primero jefe de Estado en esta nación que no puede reelegirse.

Apenas algunos aliados parlamentarios del presidente admitieron la derrota en redes sociales, donde el bolsonarismo suele estar activo de manera permanente.

Esto, además, contrasta con las escenas de camioneros y otros manifestantes que este lunes bloquearon carreteras en Brasil, en una aparente protesta por la derrota de Bolsonaro.

A eso se sumó que la bolsa de Sao Paulo cedía 1,58% poco después de la apertura, mientras el real brasileño se depreciaba frente al dólar, a 5,40 desde el cierre del viernes en 5,30.

Infográfico

La agenda de Lula

Pero mientras pasa esa especie de zozobra, Lula se reunió este lunes en Sao Paulo con el presidente argentino, Alberto Fernández, un aliado de vieja data. La información la confirmó la Casa Rosada desde Buenos Aires.

Consciente de los retos que tendrá a partir del 1 de enero de 2023, cuando asumirá en el Palacio del Planalto, Lula reconoció en su discurso tras la victoria que le tocará gobernar “en una situación muy difícil”, y señaló que es necesario restablecer “la unidad” de los brasileños.

La transición podría marcar un primer desafío para Lula, explicó Paulo Calmon, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Brasilia.

“Lula debe cuidarse, primero, de una ‘tercera vuelta’: de cualquier desafío que Bolsonaro y sus aliados puedan crear, como (Donald) Trump en Estados Unidos, para deslegitimar su victoria y movilizar a su electorado contra él”, dijo Calmon. La diferencia en votos fue de dos millones, la victoria más ajustada de la historia en Brasil para una segunda vuelta, tras una campaña polarizada y tensa.

Marco Antonio Teixeira, politólogo de la Fundación Getulio Vargas, aseguró que Lula tendrá que trabajar para ampliar la “legitimidad” del gobierno, integrando a sectores ajenos al Partido de los Trabajadores a su administración.

Entre ellos, la tercera candidata con más votos en primera vuelta, la senadora centrista Simone Tebet, que se unió a la campaña de Lula para el balotaje. Y también deberá dialogar con gobernadores bolsonaristas. “Necesita ampliar su apoyo para unificar el país”, agregó Teixeira.

Lula, que gobernó Brasil de 2003 a 2010, llega al poder en buena medida apalancado por el apoyo de los más pobres, entre quienes existe una memoria afectiva de la bonanza bajo su administración en tiempos de boom de las materias primas.

El izquierdista prometió “arreglar el país” y lanzó diversas promesas para mejorar el bolsillo de los brasileños, entre ellas aumentar el salario mínimo y reforzar programas sociales.

Adriano Laureno, de la consultora Prospectiva, dijo que el resultado de Bolsonaro, que terminó como el candidato en segunda posición mejor votado en la historia democrática brasileña, anticipa que Lula tendrá una oposición “fuerte” y posiblemente “organizada en las calles”.

El saliente presidente Jair Bolsonaro, hasta este lunes, no se había pronunciado públicamente sobre su derrota en las urnas. <b>FOTO: Efe</b>
El saliente presidente Jair Bolsonaro, hasta este lunes, no se había pronunciado públicamente sobre su derrota en las urnas. FOTO: Efe

¿Promesas cumplibles?

En su campaña, el líder del PT destacó sus logros socioeconómicos pasados, como la salida de la pobreza de más de 30 millones de brasileños gracias a iniciativas sociales. Pero en este tercer período no contará con la misma bonanza.

Si bien la economía da señales de mejoría, con crecimiento, menos inflación y más empleo, está lejos de la prosperidad que alcanzó a comienzos de siglo y enfrenta un mundo en riesgo de una recesión global. Si no son satisfechas, las expectativas podrían volver como un búmeran, coinciden analistas.

“Comenzará con muchas dificultades en la economía. Asumirá en un mundo en posible recesión, con la tasa básica de interés muy alta en Brasil y una ‘bomba’ fiscal de 400.000 millones de reales (unos 76 mil millones de dólares)”, explicó Laureno.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS El Congreso es de Bolsonaro

El electo presidente Lula sabe que tiene un desafío mayúsculo para su gobernabilidad. El Congreso, que el 2 de octubre se movió a la derecha con la elección de conservadores y aliados del saliente mandatario, puede ofrecerle, por último, una oposición legislativa más férrea a la que enfrentó en sus otros dos gobiernos. El Partido Liberal de Bolsonaro, tendrá la mayor bancada en Diputados, con 99 representantes.

Si quiere más información:

.