<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Mundo | PUBLICADO EL 11 octubre 2021

Estados Unidos se acerca al régimen talibán de Afganistán

  • EE. UU. indicó que las conversaciones con los talibanes fueron “francas” mientras que los fundamentalistas afirmaron que fueron “buenos”, los diálogos con los norteamericanos. FOTO efe
    EE. UU. indicó que las conversaciones con los talibanes fueron “francas” mientras que los fundamentalistas afirmaron que fueron “buenos”, los diálogos con los norteamericanos. FOTO efe
  • EE. UU. indicó que las conversaciones con los talibanes fueron “francas” mientras que los fundamentalistas afirmaron que fueron “buenos”, los diálogos con los norteamericanos. FOTO efe
    EE. UU. indicó que las conversaciones con los talibanes fueron “francas” mientras que los fundamentalistas afirmaron que fueron “buenos”, los diálogos con los norteamericanos. FOTO efe
Por El Colombiano

Ayuda humanitaria y seguridad fueron los temas que se trataron la primera cita, mediada por Catar. ¿Qué sigue?

La asistencia humanitaria y la salida segura de ciudadanos estadounidenses que permanecen en territorio afgano, fueron los dos temas en los que se centró el encuentro entre los líderes del régimen talibán y representantes de Estados Unidos en Doha (Catar), el primero que sostuvieron ambos países tras el fin de 20 años de ocupación, el pasado 31 de agosto.

Tras el colapso del anterior gobierno con la caída de Kabul, capital afgana, a manos de los fundamentalistas, un sinnúmero de países e instituciones suspendieron y bloquearon fondos internacionales destinados al país centroasiático, por lo que el desbloqueo de estos recursos fue la primera petición que los talibanes le hicieron a Washington.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores talibán, Abbdul Qahar Balkhi, explicó que su delegación manifestó a los estadounidenses que la ayuda humanitaria no debería estar ligada a “cuestiones políticas”.

Según el portavoz, el gobierno de Joe Biden accedió a dicha solicitud.

“Los representantes de Estados Unidos señalaron que darán asistencia humanitaria a los afganos, y facilitarán el reparto de ayuda de otras organizaciones humanitarias”, dijo Balkhi.

Del lado estadounidense, por su parte, los temas se enfocaron “en preocupaciones sobre seguridad y terrorismo”, motivada, especialmente, por la ola de violencia que atraviesa Afganistán.

El país ha sufrido, en lo que ve del año, 220 ataques que fueron reivindicados por EI-K (Estado Islámico del Khorasan, célula local del grupo yihadista), los tres más letales se registraron desde que los talibanes volvieron al poder: contra el aeropuerto de Kabul (170 víctimas), una mezquita en la capital (tres muertos) y otra mezquita chita en Kunduz (80 víctimas).

De ahí que el gobierno norteamericano también haya abogado por “el paso seguro de los ciudadanos estadounidenses, otros ciudadanos extranjeros y nuestros aliados afganos”, que siguen en ese territorio, señaló Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, en un comunicado.

Hasta el 31 de agosto, Estados Unidos evacuó de Kabul a cerca de 5.500 connacionales, 2.500 empleados locales en la embajada, así como miles de ciudadanos y diplomáticos de naciones aliadas; sin embargo, en Afganistán aún permanecerían cerca de 200 norteamericanos, según el Pentágono. Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, afirmó después que eran un centenar.

Previo a la reunión, Price sostuvo que el gobierno de EE. UU. había facilitado la salida de 105 ciudadanos y 95 residentes legales de Afganistán después del 31 de agosto.

EE. UU. ha mantenido contactos con los Talibán desde su retiro de Afganistán; no obstante, esta fue la primera conversación presencial. Previo al encuentro en Doha, la Casa Blanca aclaró que la reunión no tenía como objetivo “otorgar reconocimiento o conferir legitimidad” a los fundamentalistas

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Advertencia por inseguridad en hoteles

EE. UU. y Reino Unido les advirtieron este lunes a sus nacionales que deben evitar los hoteles de Kabul, especialmente el conocido Serena. “Los ciudadanos estadounidenses que están en o cerca del hotel Serena deben irse de inmediato”, dijo el Departamento de Estado al citar “amenazas de seguridad” en ese lugar. Por su parte, en una actualización de restricciones de viaje a Afganistán, la oficina británica de Exteriores indicó: “A la luz del riesgo aumentado se le avisa no permanecer en hoteles, particularmente en Kabul (tal como el hotel Serena)”. El Serena es el hotel más conocido de Kabul y era popular entre los extranjeros antes de que los talibanes tomaran el poder. La edificación ha sido atacada en dos ocasiones por extremistas.

.