<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Mundo | PUBLICADO EL 29 diciembre 2021

Ómicron no solo predomina en Sudáfrica, también en Bélgica y Países Bajos

La nueva variante venía suplantando a delta en Sudáfrica desde su surgimiento.

  • Para evitar el avance de ómicron, Países Bajos estableció confinamiento obligatorio hasta enero del próximo año. FOTO EFE.
    Para evitar el avance de ómicron, Países Bajos estableció confinamiento obligatorio hasta enero del próximo año. FOTO EFE.
  • Para evitar el avance de ómicron, Países Bajos estableció confinamiento obligatorio hasta enero del próximo año. FOTO EFE.
    Para evitar el avance de ómicron, Países Bajos estableció confinamiento obligatorio hasta enero del próximo año. FOTO EFE.
EFE

La variante ómicron del SARS-CoV-2 está ya detrás de más de la mitad de los contagios detectados en la última semana en Países Bajos y Bélgica, es decir, ya ha suplantado a la variante delta en esos países.

Los datos han sido comunicados este martes, 28 de diciembre, por el Instituto de Salud Pública (RIVM) en Países Bajos y el día anterior por el microbiólogo médico Emmanuel André, encargado del laboratorio nacional de referencia de Bélgica en covid, quien señaló que ómicron había llegado ya al 60 % de los contagios allí.

En Países Bajos el número de casos positivos se ha reducido en un 11 % en la última semana, aunque el RIVM alerta que la variante ómicron conducirá a un aumento de los contagios y probablemente también al de las hospitalizaciones.

Las medidas tomadas por ahora

El Gobierno neerlandés introdujo por precaución lo que denomina un "confinamiento estricto", que consiste en limitar el contacto social a través del teletrabajo y el cierre de toda actividad no esencial hasta el 14 de enero.

Además, fueron cerrados los centros educativos hasta el día 9 del mismo mes y el Gobierno estableció en dos el máximo de invitados a un hogar y limitó los grupos al aire libre.

Estas restricciones, junto a la aceleración de la campaña de dosis de refuerzo, buscan retrasar el avance de ómicron y la presión hospitalaria.

En Bélgica, la incidencia acumulada ha caído por debajo de los 1.000 puntos por primera vez en esta oleada de contagios y las infecciones se redujeron un ritmo del 25 % semanal.

No obstante, por prudencia ante la variante, el Gobierno Nacional y las regiones de Bélgica también endurecieron este pasado domingo las restricciones, aunque sin llegar al nivel de sus vecinos.

Al teletrabajo semiobligatorio y al cierre de bares y restaurantes en horario nocturno, se suma desde el domingo el cese de la actividad de cines, teatros y salas de espectáculos, además de la prohibición de acoger público en las gradas de los estadios al aire libre.

Las nuevas medidas, criticadas por reputados virólogos locales, han puesto en “pie de guerra” al sector de la cultura, que ha llevado la decisión ante los tribunales y han generado una crisis de legitimidad en la gestión de la covid del Gobierno del liberal Alexander de Croo.

.