<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Mundo | PUBLICADO EL 04 septiembre 2022

Abiertas las urnas: Chile decide este domingo si gira a un nuevo modelo social y sepulta la Constitución de Pinochet

Más de 15,1 millones de chilenos aprobarán o rechazarán la Carta Magna. Las urnas se cierran a las 6 p.m. (hora local).

  • El texto de 178 páginas consagra un “Estado social de derechos”, en respuesta a reclamos expresados en las masivas manifestaciones sociales de octubre de 2019. FOTO: EFE
    El texto de 178 páginas consagra un “Estado social de derechos”, en respuesta a reclamos expresados en las masivas manifestaciones sociales de octubre de 2019. FOTO: EFE
  • El texto de 178 páginas consagra un “Estado social de derechos”, en respuesta a reclamos expresados en las masivas manifestaciones sociales de octubre de 2019. FOTO: EFE
    El texto de 178 páginas consagra un “Estado social de derechos”, en respuesta a reclamos expresados en las masivas manifestaciones sociales de octubre de 2019. FOTO: EFE
EFE

Cerca de 3.000 centros de votación abrieron este domingo en Chile para dar inicio a una de las decisiones más importantes de su historia reciente, en la que más de 15,1 millones de chilenos definirán si aprueban o rechazan la propuesta de una nueva Constitución.

De aprobarse, el texto sustituirá a la actual Carta Magna, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y vista por una parte de la sociedad como el origen de las desigualdades del país por fomentar la privatización de servicios básicos, como educación, salud o pensiones.

De rechazarse, seguirá vigente la actual Ley Fundamental, aunque el presidente chileno, Gabriel Boric, ya anunció que convocará un nuevo proceso constituyente y que se cumplirá con el mandato del plebiscito en el que casi el 80% de los chilenos pidió un cambio constitucional.

Las urnas estarán abiertas hasta las 18.00 hora local (21.00 GMT) y el resultado, que se espera muy ajustado, se conocerá un par de horas más tarde.

Al filo de la medianoche, el mandatario dijo en un mensaje en Twitter que “el domingo será un gran día” y se mostró “profundamente orgulloso” de que la sociedad haya “llegado aquí”. “En Chile, nuestras diferencias las resolvemos con más democracia, no con menos”, agregó.

El “Apruebo” es joven

Por primera vez en más de una década, la concurrencia a las urnas será obligatoria so pena de una multa máxima de 180.000 pesos (unos 200 dólares). Eso, junto con la participación de los jóvenes, podría inclinar la balanza entre los más de 15 millones de electores.

En el extremo norte del país, en la ciudad de Arica, “las nuevas generaciones están más por el ‘Apruebo’ y quieren cambios; si tuvieran la posibilidad de modificar el mundo lo van a hacer, la diferencia es generacional”, estima Aníbal González, 55 años, dueño de un criadero de cerdos.

La socióloga Marta Lagos, fundadora de la encuestadora Mori, coincide con varios observadores internacionales que catalogan al proyecto de reforma constitucional de “muy progresista”, “muy milenial y esos valores no son la demanda de la parte más tradicional de la sociedad chilena”, afirma la socióloga.

Impulso del “Rechazo”

El texto de 178 páginas consagra un “Estado social de derechos”, en respuesta a reclamos expresados en las masivas manifestaciones sociales de octubre de 2019.

El proyecto consagra la plurinacionalidad indígena, mantiene la economía de mercado y establece un nuevo catálogo de derechos sociales en salud, educación y pensiones, con un marcado énfasis medioambiental y de protección de nuevos derechos.

Uno de los principales cuestionamientos que hacen los detractores del proyecto de nueva Constitución radica en el desempeño de los integrantes de la convención que redactó el texto, elegidos por voto popular con paridad de género y con 17 escaños indígenas, señaló el politólogo Marcelo Mella, académico de la Universidad de Santiago.

Pero cualquiera sea el resultado, los sondeos dan cuenta de un amplio consenso político y ciudadano para operar cambios tanto si se impone el nuevo texto o como si se lo rechaza, pues lo que se busca es enterrar la constitución heredada de la dictadura de Pinochet.

Si quiere más información:

.