<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
América Latina | PUBLICADO EL 12 junio 2021

Santiago de Chile vuelve a confinarse, aunque vacunación llegó al 60 %

  • Las calles de la capital chilena quedaron desiertas debido a que se decretó la tercera cuarentena total en lo que va de la pandemia. Foto: EFE. Elvis González
    Las calles de la capital chilena quedaron desiertas debido a que se decretó la tercera cuarentena total en lo que va de la pandemia. Foto: EFE. Elvis González
  • Las calles de la capital chilena quedaron desiertas debido a que se decretó la tercera cuarentena total en lo que va de la pandemia. Foto: EFE. Elvis González
    Las calles de la capital chilena quedaron desiertas debido a que se decretó la tercera cuarentena total en lo que va de la pandemia. Foto: EFE. Elvis González
EFE y Sebastián Ramírez Torres

En la ciudad solo podrán circular las personas que hayan recibido dos dosis de la vacuna anticovid.

Este sábado 12 de junio la ciudad de Santiago de Chile volvió a una cuarentena total, pese a que en la actualidad Chile ya ha vacunado a casi el 60 % de su población con dos dosis.

“Queremos llamar a la responsabilidad de cada persona para respetar las medidas sanitarias. Si se les pide que cumplan las medidas, háganlo”, rogó el ministro de Salud, Enrique Paris.

Todas las escuelas, los comercios no esenciales, la restauración estarán cerrados hasta nuevo aviso en los 52 municipios que integran la región, que debido a su densidad poblacional, ha sido uno de los focos de la pandemia.

Se trata de un confinamiento más laxo que los anteriores (uno en abril de este año y el otro durante dos meses de 2020), puesto que quienes tengan el carné para vacunados podrán salir a hacer compras esenciales sin restricciones. El resto de la población solo puede dejar su vivienda dos veces por semana.

El país, entretanto, mantiene el toque de queda de 10:00 p.m. a 5:00 a.m., las fronteras cerradas hasta el 30 de junio y diversas medidas restrictivas que han supuesto el fin para miles de negocios que habían logrado sobrevivir al 2020, año en el que la economía cayó un 5,8 %.

Las autoridades chilenas descartaron la circulación de la variante Delta y pusieron el foco en vacunar a los grupos rezagados, aquellos que, pese a ser llamados, no se inocularon y son en su mayoría menores de 39 años.

“A esa gente que se siente invulnerable, le digo que no es así. Pueden caer graves y fallecer”, dijo el ministro de Salud Paris.

Pese a que un 59,2 % de la población objetivo de Chile ha completado su esquema de vacunación contra la covid-19 y un 76 % ha obtenido una dosis, la ocupación de unidades de cuidados intensivos (UCI) se sitúa por encima del 95 %, lo que implica que solo quedan 180 camas disponibles en todo el país y 40 en la ciudad de Santiago.

En las últimas 24 horas, el Ministerio de Salud chileno reportó 7.624 casos nuevos de coronavirus y 107 personas muertas por la misma causa.

¿Por qué sigue habiendo crisis pese a la vacunación?

Algunos expertos apuntan a la menor efectividad de la vacuna mayoritaria, la del laboratorio chino Sinovac, como una de las razones por las que todavía no bajan los casos. Según un informe difundido por el Gobierno de Chile, evita un 65,3 % de los contagios, frente al 95 % de Pfizer/BioNTech o el 80 % de AstraZeneca. Aunque sigue teniendo una efectividad del 100 % para los casos graves.

“Tenemos que esperar a que haya un 75 % u 80 % vacunado con dos dosis para lograr la inmunidad de rebaño, y aun así no sabremos si se logrará“, le explicó a la agencia EFE Nicolás Muena, virólogo de la Fundación Ciencia y Vida.

Mientras tanto, la doctora Yessica Giraldo, epidemióloga e investigadora de la Universidad CES, señaló que la vacuna de Sinovac “es una de las más efectivas y seguras que hay. Es bastante comparable a las de Pfizer y AstraZeneca”. Y opinó que las críticas que estas dosis tienen más componentes geopolíticos que científicos.

Además, según señaló, las vacunas chinas, por ahora, no “han mostrado problemas de eventos adversos”.

Agregó que el caso de Chile, su alta ocupación UCI y su avance en vacunación se pueden explicar debido a que, de todas formas, la vacunación no es la única solución a la pandemia. Y señaló que el hecho de que ese proceso haya avanzado con tanta velocidad tuvo un “efecto contraproducente” en la población, pues “les ha dificultado seguir en la línea del autocuidado y las restricciones”, añadió la doctora Giraldo.

Para ella, es fundamental que, aunque la cantidad de población vacunada crezca, se sigan manteniendo todas las medidas de bioseguridad. “¿Cuándo vamos a poder relajar todas las medidas? Cuando pasemos la fase de pandemia. Para eso, necesitamos lograr metas de supresión del virus, que el virus se vuelva endémico, circulante, como el de la influenza”, explicó la experta.

Sebastián Ramírez Torres

Iba a ser médico, pero me volví periodista. Me gusta debatir y hablar mucho y de todo. Creo que la información es un patrimonio inmaterial y público.

.