<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Daniela Atehortúa, la nueva promesa del tiro con arco de Colombia

Daniela Atehortúa es otra de las promesas de este deporte. Se enamoró de él observando una Copa Mundo y ahora compite en una certamen de esta misma categoría en Medellín.

  • Daniela Atehortúa es actualmente la cuarta mejor arquera del arco compuesto de Colombia. Después de la Copa Mundo se seguirá entrenando para representar a Antioquia en Juegos Nacionales. FOTO CORTESÍA
    Daniela Atehortúa es actualmente la cuarta mejor arquera del arco compuesto de Colombia. Después de la Copa Mundo se seguirá entrenando para representar a Antioquia en Juegos Nacionales. FOTO CORTESÍA
14 de junio de 2023
bookmark

En medio del público que la rodea, y con las cámaras enfocando su rostro, a Daniela Atehortúa se le quiebra la voz cuando intenta hilar varias palabras a la vez. Sus nervios para expresarse contrastan con la seguridad y fuerza con la que dispara al blanco.

El sentimiento de emoción que evidencia la antioqueña es entendible, pues esta temporada no para de experimentar vivencias nuevas gracias a un deporte que la flechó desde que lo conoció: el tiro con arco.

Por primera vez, en nueve años, asistió a una rueda de prensa con medios del país e internacionales, actuará con Antioquia en Juegos Nacionales, se ganó el derecho a representar a la Selección Colombia de mayores y compite en una Copa Mundo, certamen en el que precisamente, en 2014, identificó su pasión.

“En ese momento estaba indecisa, no sabía qué iba a hacer con mi vida, simplemente estudiaba. Resulta que en una visita al Parque Norte no comprendía por qué había tantas personas con arcos y flechas. Me quedé viendo la competencia en la que estaban y de inmediato, como por arte de magia, me entraron las ganas de practicar esa actividad”, rememora Daniela, quien en ese instante tenía 13 años. Del evento que habla era la final de una Copa Mundo de tico con arco en Medellín.

“Ni entendía lo que estaba pasando, yo decía, ¿pero qué es eso tan raro que están jugando? En mis recuerdos vagos no olvido las caras de deportistas a los que aplaudían como Sara López y Daniel Muñoz”, comenta Atehortúa, quien por su cuenta, al día siguiente, empezó a averiguar cómo practicar la especialidad. Así fue como comenzó a entrenar en las Escuelas Populares del Inder, y tras dos años siguió su proceso formativo en la Liga Antioqueña de Arquería.

Ahora, a sus 22 años de edad, Daniela representa a Colombia en la Copa Mundo que retornó a la capital de la montaña, en la que comparte equipo con Sara, Daniel y otros referentes nacionales y, de paso, se mide a lo más grande de este deporte en el mundo.

“Estar al lado de todas estas figuras este es el premio al esfuerzo, te da a entender que el trabajo trae su recompensa, comenta la arquera, quien cursa séptimo semestre de Microbiología en la Universidad de Antioquia.

Se mantuvo fuerte

Confiesa que muchas veces, en medio del desgaste por rendir en medio de sus responsabilidades y la presión que generan estas, llegó el pensamiento si valía la pena continuar.

“Mis padres fueron fundamentales para no dar un paso al costado. Me decían que si era feliz en lo que hacía que no dejar de luchar por mis metas y que todo llegaba a su debido tiempo. Y vea, ahora estoy en la Selección, algo por lo que me sacrifiqué y por lo que me sigo esmerando para mantenerme entre las mejores”.

Pese a competir por primera vez en una Selección, evidencia poder mental para afrontar la Copa Mundo en Medellín. “El hecho de representar al país es una responsabilidad grande, pero la idea no es participar solamente sino buscar que las medallas se queden acá. Tenemos un equipo fuerte y estamos motivados para realizar una buena presentación”, indica Daniela.

“Quiero que otros vivan esto como me sucedió a mí, ser fuente de inspiración. Si bien incursionar en el alto rendimiento es arduo, la forma en la que el deporte te cambia internamente es la mejor ganancia para la vida. Te vuelves de manera más rápida en un ser más responsable, aprendes a cuidarte, a valorar lo que tienes, a esforzarte más, a conocerte, a tener paciencia, siempre buscando ser mejor persona y deportista”, añadió Daniela, quien ahora, con el talento que desborda, no solo espera consolidarse en el arco sino flechar a otros jóvenes para que incursionen en esta especialidad como lo hizo ella.

En medio del público que la rodea, y con las cámaras enfocando su rostro, a Daniela Atehortúa se le quiebra la voz cuando intenta hilar varias palabras a la vez. Sus nervios para expresarse contrastan con la seguridad y fuerza con la que dispara al blanco.

El sentimiento de emoción que evidencia la antioqueña es entendible, pues esta temporada no para de experimentar vivencias nuevas gracias a un deporte que la flechó desde que lo conoció: el tiro con arco.

Por primera vez en nueve años asistió a una rueda de prensa con medios del país e internacionales, actuará con Antioquia en Juegos Nacionales, se ganó el derecho a representar a la Selección Colombia de mayores y compite en una Copa Mundo, certamen en el que, precisamente en 2014, identificó su pasión.

“En ese momento estaba indecisa, no sabía qué iba a hacer con mi vida, simplemente estudiaba. Resulta que en una visita al Parque Norte no comprendía por qué había tantas personas con arcos y flechas. Me quedé viendo la competencia en la que estaban y de inmediato, como por arte de magia, me entraron las ganas de practicar esa actividad”, rememora Daniela, quien en ese instante tenía 13 años. Del evento que habla era la final de una Copa Mundo de tico con arco en Medellín.

“Ni entendía lo que estaba pasando, yo decía, ¿pero qué es eso tan raro que están jugando? En mis recuerdos vagos no olvido las caras de deportistas a los que aplaudían como Sara López y Daniel Muñoz”, comenta Atehortúa, quien por su cuenta, al día siguiente, empezó a averiguar cómo practicar la especialidad. Así fue como comenzó a entrenar en las Escuelas Populares del Inder, y tras dos años siguió su proceso formativo en la Liga Antioqueña de Arquería.

Ahora, a sus 22 años de edad, Daniela representa a Colombia en la Copa Mundo que retornó a la capital de la montaña, en la que comparte equipo con Sara, Daniel y otros referentes nacionales y, de paso, se mide a lo más grande de este deporte en el mundo.

“Estar al lado de todas estas figuras, este es el premio al esfuerzo, te da a entender que el trabajo trae su recompensa, comenta la arquera, quien cursa séptimo semestre de Microbiología en la Universidad de Antioquia.

Se mantuvo fuerte

Confiesa que muchas veces, en medio del desgaste por rendir en medio de sus responsabilidades y la presión que generan estas, llegó el pensamiento si valía la pena continuar.

“Mis padres fueron fundamentales para no dar un paso al costado. Me decían que si era feliz en lo que hacía que no dejar de luchar por mis metas y que todo llegaba a su debido tiempo. Y vea, ahora estoy en la Selección, algo por lo que me sacrifiqué y por lo que me sigo esmerando para mantenerme entre las mejores”.

Pese a competir por primera vez en una Selección, evidencia poder mental para afrontar la Copa Mundo en Medellín. “El hecho de representar al país es una responsabilidad grande, pero la idea no es participar solamente sino buscar que las medallas se queden acá. Tenemos un equipo fuerte y estamos motivados para realizar una buena presentación”, indica Daniela.

“Quiero que otros vivan esto como me sucedió a mí, ser fuente de inspiración. Si bien incursionar en el alto rendimiento es arduo, la forma en la que el deporte te cambia internamente es la mejor ganancia para la vida. Te vuelves de manera más rápida en un ser más responsable, aprendes a cuidarte, a valorar lo que tienes, a esforzarte más, a conocerte, a tener paciencia, siempre buscando ser mejor persona y deportista”, añadió Daniela, quien ahora, con el talento que desborda, no solo espera consolidarse en el arco sino flechar a otros jóvenes para que incursionen en esta especialidad como lo hizo ella.

Colombia va por presea de oro

Este miércoles, en el segundo día de competencias de la Copa Mundo de arco en Medellín, el equipo colombiano femenino de compuesto, integrado por Sara López, Alejandra Usquiano y Juliana Gallego, superó a México 233-230 y se clasificó a la final que se celebrará este sábado en Parques del Río. Las nacionales se medirán a las estadounidenses Liko Arreola, Olivia Dean y Alexis Ruiz, que superaron al seleccionado de India.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*