<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Se estrena una serie para hablar de la importancia de la terapia en pandemia

La actriz es la protagonista de la cuarta temporada de In Treatment de HBO. Interpreta a Brooke Taylor, una psicóloga que trabaja en medio de la pandemia y de un duelo propio.

  • Ha sido ganadora del Emmy tres veces, por su rol en Orange is the New Black como el que hizo en Mrs. America. FOTO cortesía hbo
    Ha sido ganadora del Emmy tres veces, por su rol en Orange is the New Black como el que hizo en Mrs. America. FOTO cortesía hbo
19 de mayo de 2021
bookmark

Ella escucha, atentamente, desde una distancia segura. Recibe a algunos pacientes en su casa, mientras que a otros los atiende por medio de una pantalla, así son las condiciones que ha impuesto la pandemia.

Ella es la doctora Brooke Taylor, rol que interpreta la actriz Uzo Aduba, tres veces ganadora del Emmy y quien es recordada por su papel de Crazy Eyes en Orange Is The New Black, en la cuarta temporada de In Treatment (En terapia), un programa que HBO decidió retomar con otros personajes después de una década de pausa y que se estrenará el domingo 23 de mayo a las 8:00 p.m. La terapeuta tiene que enfrentar un duelo propio mientras atiende a quienes la necesitan.

Eladio es uno de esos pacientes. Él pasa el confinamiento con una familia adinerada que le paga por cuidar y atender a su hijo, un joven con discapacidad. Eladio lidia con insomnio y, cuando puede dormir tiene sueños extraños. El personaje interpretado por Anthony Ramos (Hamilton) se acerca a la terapeuta para intentar entender lo que le pasa.

También están Colin, John Benjamin Hickey (Jessica Jones) y Laila, Quintessa Swindell (Euphoria). El primero fue un emprendedor de la tecnología que cometió un crimen y lo pagó en la cárcel. Ahora se adapta de nuevo a la sociedad y las frustraciones que se le suman. Laila, por su parte, es una adolescente que enfrenta la negación de su familia ante su orientación sexual. El espectador es el que entra a esas conversaciones y obtiene una mirada de esas vidas íntimas.

Acercarse al personaje

Uno de los motivos que le atrajo a Aduba del proyecto fue que “nunca había visto una historia como esta contada desde el lente de alguien que se viera como yo”, desde la mirada de una terapeuta afroamericana.

“Queríamos mostrar otra cara de lo que era ser una mujer negra exitosa, porque hay muchas de ellas allí afuera y no vemos a muchas de ellas en las pantallas de televisión”, añadió uno de los productores ejecutivos de la serie, Joshua Allen.

Aduba no es terapeuta y cayó en cuenta de que “no es una hora al día que esta profesión está entregando. Este individuo sirve como un recipiente vacío que ayuda a contener y sostener lo que sea que esa persona trae, con el desafío de tener sus propios obstáculos y luchas desarrollándose en el fondo”.

Hay un constante intercambio que es el que genera las preguntas en una dinámica donde, en la pantalla, no hay muchos cambios u ambientes. En las conversaciones está el eje, “había que desarrollar la idea solo con el personaje y el diálogo, no hubo otras distracciones. Nos forzó a ir más profundo y a descubrir lo que había en la historia”, destacó Allen.

En la vida real, Aduba señaló que este es el rol que más se ha acercado a su personalidad. “Creo que lo que más resuena de ella conmigo es retomar la vida después de la muerte de un familiar”, dice. “Justo antes de empezar este proyecto perdí a mi madre, con quien era muy cercana”.

La actriz estadounidense fue lidiando con su duelo mientras le daba vida a una mujer que había perdido a uno de sus padres, coincidencialmente. “Sabía cómo se sentía y las formas que el dolor puede tener”. Al final, dijo ella, “lo que pude sacar del programa, de los pacientes y de la doctora Brooke fue soltar y lo que pasa cuando no se habla de lo que nos está sucediendo”. Añade que aprendió que precisamente el proceso a la sanación, para ella, “es a través de compartir”.

No siempre es fácil, destaca la protagonista. “Creo que el proceso de la doctora Taylor para tratar a sus pacientes es ir compartiendo parte de su vida y sus luchas para que ellos sientan una apertura que les permita evidenciar por lo que ellos están pasando –apunta la actriz.– Creo que la persona con la que menos es honesta es con ella misma, pero tiene la habilidad de ser leal con otras personas e incluso más con sus pacientes que con sus amigos y seres queridos. Es como una especie de isla cuando se trata de su propia vida, pero intenta ser tierra firme en relación a sus pacientes”.

Regresar

La serie fue protagonizada en sus primeras tres temporadas por Gabriel Byrne y contó con la adaptación y dirección de Rodrigo García Barcha en ese momento. La idea original provino de la serie israelí Be‘Tipul.

Jennifer Schurr, también productora ejecutiva de esta temporada, considera que una de las razones por las cuáles se quiso regresar a un formato como el de In Treatment en este momento fue precisamente la pandemia. “La vida se cerró para todos y se volvió muy interna. Las distracciones se fueron y fuimos forzados a mirar nuestras vidas de manera más íntima de lo que habíamos hecho antes. Eso, sin embargo, trae mucho dolor para la gente muchas veces”.

Ante el panorama que provocó la covid-19, para el equipo fue una oportunidad para charlar sobre “lo importante que es la terapia, al igual que la salud mental y pedir ayuda si se necesita”.

Además, el programa se podía grabar de manera sencilla teniendo en cuenta la coyuntura: dos o máximo tres actores interactuaron en un mismo lugar en cada episodio (ver Radiografía).

No es la única serie que ha decidido incluir este coronavirus como parte de su guion. The Good Doctor, This is Us, Chicago Fire e incluso Enfermeras, a nivel local, han hecho de la pandemia parte de su narrativa.

Un espejo

Las historias para esta temporada fueron escritas por guionistas diferentes y uno de ellos fue Chris Gabo (de ascendencia colombiana) y quien plasmó parte de su experiencia personal en la historia de Eladio.

“Tratamos de mirar ¿qué queremos decir sobre este momento en el tiempo en nuestra cultura y en el mundo? ¿Cómo reflejamos esas ideas, pensamientos y preocupaciones a través de los ojos de estos personajes, quienes deben tener vidas personales muy completas y que deben sentirse reales?” apuntó Schuur.

Hay balances entonces, como en la vida real, entre lo que realmente se siente y lo que se oculta. “Esa es la naturaleza del gran drama, lo que revelas sobre los personajes y lo que los ves esconder. Haces ese baile siempre en un drama. Lo más que puedas añadir que hay un misterio, que hay algo que te están ocultando y que hay decepción, eso atrae a la audiencia”, añadió la productora.

Además, añade ella, porque no es sencillo para nadie ser vulnerable instantáneamente con alguien que no conoces. “Por eso la doctora Taylor se refiere a la terapia como un proceso”, uno del que usted también puede hacer parte

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*