<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Fútbol | PUBLICADO EL 26 diciembre 2021

Así pasó Luis Díaz de las carencias a la gloria

El jugador de raíces wayúu termina 2021 como el mejor futbolista colombiano.

  • Esta imagen demuestra su buen presente con el Porto, club del que es la gran figura. FOTO efe
    Esta imagen demuestra su buen presente con el Porto, club del que es la gran figura. FOTO efe
  • Esta foto hace parte del paso de Luis Díaz por la Selección indígena de Colombia. FOTO Cortesía onic
    Esta foto hace parte del paso de Luis Díaz por la Selección indígena de Colombia. FOTO Cortesía onic
  • Una de las celebraciones del guajiro con Porto, club con el que suma 32 tantos. FOTO Getty
    Una de las celebraciones del guajiro con Porto, club con el que suma 32 tantos. FOTO Getty
  • En un juego ante Perú durante la última Copa América, en la que brilló con sus actuaciones. FOTO getty
    En un juego ante Perú durante la última Copa América, en la que brilló con sus actuaciones. FOTO getty
  • Esta imagen demuestra su buen presente con el Porto, club del que es la gran figura. FOTO efe
    Esta imagen demuestra su buen presente con el Porto, club del que es la gran figura. FOTO efe
  • Esta foto hace parte del paso de Luis Díaz por la Selección indígena de Colombia. FOTO Cortesía onic
    Esta foto hace parte del paso de Luis Díaz por la Selección indígena de Colombia. FOTO Cortesía onic
  • Una de las celebraciones del guajiro con Porto, club con el que suma 32 tantos. FOTO Getty
    Una de las celebraciones del guajiro con Porto, club con el que suma 32 tantos. FOTO Getty
  • En un juego ante Perú durante la última Copa América, en la que brilló con sus actuaciones. FOTO getty
    En un juego ante Perú durante la última Copa América, en la que brilló con sus actuaciones. FOTO getty
loading

Un niño indígena corriendo detrás de un balón, descalzo, con el estomago vacío, pero con la mente puesta en llegar a lo más alto. Esta es la imagen de la niñez del mejor jugador colombiano del momento, el guajiro Luis Díaz, quien deslumbra en Europa.

A través del fútbol pudo dejar atrás la pobreza y la violencia. Lo hizo con talento, dedicación, disciplina y esfuerzo. Además halló ángeles en su camino que le permitieron llegar hasta donde se encuentra hoy.

Nació en una familia de escasos recursos, de origen wayúu, y creció acompañado de sus padres, dos hermanos y una hermana. Desde pequeño tuvo que sobrellevar situaciones de violencia, inseguridad y desnutrición, lo que hizo que su carrera futbolística no despegara fácilmente.

A sus 24 años, Díaz es el jugador colombiano más importante de la actualidad y está en la mira de los mejores equipos del mundo. Su velocidad, gambetas y goles lo han hecho brillar y llamar la atención.

Sus inicios

Nació el 13 de enero de 1997 en Barrancas (La Guajira), una población de 38.000 habitantes, en la que residen múltiples comunidades indígenas, pero que se han visto afectadas a través de la historia por el desplazamiento forzado, las disputas entre grupos ilegales, condiciones de vida extremas como el hambre, la falta de educación y las enfermedades debido a que está inmersa en la pobreza.

Pese a toda esta adversidad, desde muy pequeño supo que lo suyo sería el fútbol y su vida giraba alrededor de un balón. Por eso aprendió a jugar en su pueblo donde ya mostraba destellos de calidad sobre los demás niños.

Jugaba descalzo bajo el fuerte sol que se encandila en aquella zona y eso le servía para aislar su pensamiento de la difícil situación económica de su hogar. Aunque era difícil porque, cuenta su padre Luis Manuel, había días que solo pasaba con su barriga embuchada de agua, porque no tenía ni para comprar un huevo.

Fue precisamente Luis Manuel quien le inculcó el amor por el fútbol. Él era un entrenador de un equipo de niños entre los 5 y 14 años, lo llevaba a entrenar y veía cómo sobresalía entre los demás.

Por eso su familia nunca le dio la espalda, siempre lo apoyó, sobre todo sus abuelos, que lo llevaban a los entrenamientos y lo alentaban, sin dudas de que ese chico iba a llegar muy lejos.

Él tenía como gran ídolo al brasileño Ronaldinho y pasaba horas enteras afuera de la casa tratando de imitar sus gambetas.

La gran oportunidad

El momento que cambió su vida llegó en 2015, cuando tenía 18 años. Fue el momento en el que se anunció un torneo de equipos indígenas de toda Colombia donde se elegiría al seleccionado nacional que haría parte de la Copa América de pueblos indígenas.

Cuenta su padre que Lucho, como le han dicho de cariño, vio allí la gran oportunidad de darse a conocer e ingresó al equipo de fútbol Wayúu. “Era una oportunidad inmejorable y no la desaprovechó”, cuenta emocionado Luis Manuel.

Con unos cuantos regates y su velocidad deslumbró al cuerpo técnico liderado por Carlos “El Pibe” Valderrama, quien fue el encargado de escoger a los representantes que jugarían el torneo.

“Vi ese pelao y era distinto, ya uno después de tantos años de fútbol reconoce cuando ve un talento diferente. Me recordó mucho a mis inicios en Pescaíto”, indicó Valderrama.

No se equivocó porque de inmediato sobresalió y terminó como uno de los mejores jugadores gracias a sus grandes actuaciones.

Una vez seleccionado, Díaz supo que no podía dejar pasar una oportunidad tan grande de mostrarse a nivel internacional. Aunque no era un torneo muy reconocido podía servirle de trampolín para cosas más importantes a futuro. Desde el primer momento empezó a marcar diferencia con respecto a los demás jugadores, tanto compañeros como rivales, anotando cuatro goles en cinco partidos y saliendo subcampeón. Perdieron la final con la selección paraguaya.

El Pibe recuerda que fue un momento muy duro para su carrera ya que conoció el amargo sabor de la derrota teniendo tan cerca la gloria.

El excapitán de la Selección Colombia tenía otros planes para él, y luego de la maravillosa presentación de Lucho en el torneo, lo recomendó al Junior, equipo que lo envió a la filial, el Barranquilla Fútbol Club. Era otro gran paso hacia su sueño.

En ese club pudo colaborarles con dinero a sus padres y atrás quedaron los días en los que su nevera estaba vacía y que derivaron en sus problemas de desnutrición.

Apareció el amor

El esfuerzo y la dedicación de Díaz estaban dando sus frutos y en 14 de mayo de 2016 anotó su primer gol como profesional frente al Cúcuta. Además, fuera de las canchas conoció a Geraldine Ponce, quien se convirtió en su inseparable compañera de viaje.

Las actuaciones de Díaz eran increíbles, unas tras otras, y su evolución era constante, por lo que le llegó la recompensa al ser convocado a la Selección Colombia sub-20 para disputar el campeonato Suramericano en 2017, celebrado en Ecuador.

Su desempeño no pasó desapercibido y el técnico del Barranquilla lo recomendó a Julio Comesaña, quien dirigía al Junior en aquel entonces. Al verlo jugar quedó maravillado ante su habilidad, así que lo incluyó en el equipo profesional. Ya Luis veía cómo su sueño se realizaba poco a poco.

Debut tiburón y Europa

Debutó como jugador del Junior en 2017 convirtiéndose en una de las grandes figuras del equipo, tanto que ya desde el fútbol internacional lo empezaron a seguir.

Uno de ellos fue el técnico Marcelo Gallardo del River Plate argentino, que en 2019 estuvo a punto de llevarlo. Sin embargo, este interés no se materializó porque el Porto de Portugal lo tenía en sus planes para jugar la Liga de Campeones y el torneo local.

Ese niño que creció entre canchas de lodo y arena, entre inseguridad y muchas carencias, logró lo que todo futbolista quiere: ir a Europa.

El Porto pagó 7 millones de euros por él. Sin dudas ni temores, Luis afrontó el reto y de inmediato comenzó a maravillar. Vino la Copa América de este año y allí, ante Brasil y Argentina desplegó sus virtudes para mostrarse como una de las nuevas figuras del fútbol mundial.

A los brasileños les marcó un gol de chilena, que le dio la vuelta al mundo y que está nominado al Premio Puskás. Mientras que a los argentinos los enloqueció con sus gambetas y velocidad. También les marcó goles. Díaz terminó como la gran figura del tercer lugar de Colombia en este torneo. Marcó cuatro goles e igualó con Lionel Messi en la tabla de goleadores.

Futuro promisorio

Sobre él hay muchas ilusiones y esperanzas, tanto que el Porto lo blindó con una cláusula de 80 millones de euros. El Liverpool inglés lo tiene en la mira, está interesado porque en su cuerpo técnico saben que necesitan opciones de recambio para jugadores como Mané y Salah.

Roma, su primera hija, nació el pasado noviembre para terminar de completar su cuento de hadas.

Luis Díaz pasó de correr descalzo en el lodo, con hambre y con miedo a la violencia a hacerlo en las canchas de toda Europa, con el convencimiento, valentía y capacidad que forjó desde su niñez

67
anotaciones acumula en su carrera desde su debut con Barranquilla en 2016.

Contexto de la Noticia

radiografía james, cuadrado y falcao, sus ídolos

Los consultados por este diario, todos cercanos a Luis Díaz desde su niñez, coinciden en que siempre admiró a James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado y a Radamel Falcao García. Cuando estaba con el Barranquilla fueron llamados cinco jugadores para que estuvieran en un microciclo con la Selección mayor y allí conoció y compartió con los tres referentes colombianos. Le fue bien en esos microciclos. Además, el técnico Arturo Reyes, que dirigía la Selección sub-20, ya tenía referencias de él por entrenadores de las canteras, tanto de Barranquilla como de Junior. Después de esos microciclos fue convocado para el combinado juvenil.

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.

.