<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

En La Murga se mezclan música y DIM

Algunos miembros del grupo musical de la Rexixtenxia Norte, tocan afuera del estadio cada partido para recoger dinero. Este domingo lo harán antes del duelo contra Jaguares por la fecha 9 de la Liga Betplay.

  • La Murga del Indigente fue creada en 2005, luego de que el DIM derrotara a Nacional en la final de la Liga de ese año. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA
    La Murga del Indigente fue creada en 2005, luego de que el DIM derrotara a Nacional en la final de la Liga de ese año. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA
  • En La Murga se mezclan música y DIM
  • En La Murga se mezclan música y DIM
18 de marzo de 2023
bookmark

Seis miembros de La Murga del Indigente, el grupo musical de la Rexixtenxia Norte -la barra popular del DIM- se reúnen antes de los partidos que el equipo ha jugado de local en 2023, al frente de una de las puertas de la tribuna occidental del estadio Atanasio Girardot, con sus instrumentos en mano para tocar las canciones que ambientan los juegos del Medellín.

Mientras el saxofón, la trompeta, el redoblante, la tambora, el bombo y el trombón suenan al unísono, algunas personas que van a entrar a esa tribuna se detienen a grabar videos con sus celulares, otros pasan, se persignan, se arrodillan, besan el escudo de la camiseta y meten un billete o alguna moneda dentro del gorro que los músicos ponen en el suelo para recoger dinero.

Tocan hasta cuando faltan 15 minutos para que empiecen los partidos. En ese momento, recogen la plata, la cuentan y la reparten en partes iguales. Después se van, casi corriendo, para la tribuna norte a tocar y alentar.

“Con esa plata, por lo general, nos ayudábamos para los viajes tanto nacionales, como internacionales; pero en este momento los compañeros que nos reunimos ahí estamos sin trabajo, entonces hacemos eso para podernos medio mantener con pasajes y cosas de las casas”, aseguró Daniela Jiménez, que tiene 27 años, toca bombo y lleva nueve años en la Murga.

Ella y sus compañeros asisten a todos los partidos que juega el Poderoso de local y algunos que disputa en otras ciudades. Lo hacen a pesar de ser parte de los medellinenses afectados por el desempleo, que de acuerdo con el último reporte del Dane, emitido en enero de 2023, está en 9.4% en la ciudad.

Alentar al DIM contra Jaguares

Los seis “murgueros” irán este domingo al Atanasio al partido entre el DIM y Jaguares (8:00 p.m.), válido por la novena fecha de la Liga Betplay-1, para alentar al cuadro rojo desde la tribuna, con sus compañero. Lo harán con la esperanza de que los dirigidos por David González consigan su segunda victoria en casa en este torneo.

El Decano solo ganó uno de los tres partidos en el Atanasio por Liga. El único triunfo fue el pasado 4 de marzo, cuando se impuso 3-0 sobre Águilas Doradas. También empató 1-1 con Santa Fe, en la tercera fecha, y perdió 0-1 con América en la quinta jornada.

Para enderezar su camino de local, el Medellín espera contar con el regreso de Andrés Ricaurte y Jonathan Marulanda, que estaban lesionados. De acuerdo con el último parte médico del equipo, ambos jugadores estarían disponibles para este domingo.

De ganarle al cuadro cordobés, el DIM alcanzaría 11 puntos y podría meterse en el grupo de los ocho. Eso generaría mucha alegría en los “murgueros” que, a pesar de las dificultades que sortean, siempre están presentes para alegrar con sus instrumentos los juegos, porque ”aquí uno mezcla la pasión por la música y el Medellín, que es un sentimiento indescriptible”, aseguró Daniel Alejandro Velásquez, trompetista de La Murga.

Toca el bombo contra la corriente

En La Murga se mezclan música y DIM

Cuando Daniela Jiménez decidió meterse al barrismo tuvo que luchar contra la visión machista que hay sobre esta actividad. El día en que le contó a su mamá (a quien no le gusta el fútbol) que quería entrar a la Rexistenxia Norte, ella le dijo que eso era para hombres, que no lo hiciera.

Pero Daniela, que para ese momento ya llevaba varios meses volándose desde su casa -en el barrio 12 de octubre- para el estadio con unos amigos y entraba a la tribuna norte, decidió meterse .

“Decíamos que íbamos para un grupo juvenil, pero en realidad nos metíamos en la barra”, comentó Daniela entre risas. Eso fue cuando tenía 12 años.


Con el paso de los años se fue encarretando y, como siempre le gustó la música, quiso entrar a los semilleros que tenía La Murga. Sin embargo, para ese momento los cancelaron. Eso fue a finales de 2013. “Entonces un amigo que estaba adentro me enseñó a tocar”.

En el primer semestre de 2014 entró a La Murga. Primero tocó redoblante, pero siempre le gustó el bombo. Se abstuvo de hacerlo por una desviación de columna. Sin embargo, al final dijo que era capaz, y empezó a tocarlo.

Desde hace nueve años Jiménez, que estudia Ingeniería Química en la UdeA, mezcla su pasión por la música y el fútbol. Ahora, su mamá se siente orgullosa de ella y “le dice a todo el mundo, con orgullo, que tiene una hija murguera”, concluyó.

La música y Dim le presentaron el amor

En La Murga se mezclan música y DIM

Maicol Giraldo tiene 31 años, es Ingeniero en Sistemas de la Universidad de Antioquia y toca saxofón en La Murga del Indigente. Es uno de los fundadores del grupo musical de la barra popular del Medellín, que nació después de que el Poderoso derrotó a Nacional en la final de la Liga colombiana de 2005.

“Con el auge que teníamos por el título ganado al rival de patio se hacían algunas celebraciones en las que se reunía la hinchada. Varios de los combos llevaban instrumentos. En ese momento, los que sabíamos nos reuníamos y ahí nació La Murga”, comentó.

Giraldo empezó tocando redoblante. Después tocó platillos. El saxofón lo aprendió a tocar en 2008, cuando la Alcaldía de Medellín firmó el acuerdo Barras Fieles y la Rexistexia decidió emprender el proyecto Aguante Musical, impulsado por la Universidad de Antioquia. “Allí enseñaban a tocar instrumentos de viento y yo decidí tocar el saxofón porque siempre me ha gustado. No quise desaprovechar esa bonita oportunidad”, agregó.

Giraldo mezcló su pasión por el DIM con su profesión como ingeniero. Trabajó seis años en la Secretaría de Seguridad y Convivencia, en un proyecto que se llamaba Unidad de Convivencia Ciudadana por el Fútbol, y dice que “El Medellín es un estilo vida” que a él le dio, entre otras cosas, la oportunidad de conocer a su esposa. Él sigue acompañando al equipo, aunque desde hace algunos meses está sin trabajo.

Infográfico
80
personas hacen parte de La Murga, la banda que toca en norte en los partidos del DIM.
El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*