<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Cultura | PUBLICADO EL 28 noviembre 2022

Sankofa: 25 años de danza que lleva a la raíz afro

Para celebrar este aniversario, este martes se presentan en el Teatro Metropolitano de Medellín.

  • Sankofa Danzafro presenta la obra “Ancestros del Futuro, basada en sueños reales”. FOTO Cortesía
    Sankofa Danzafro presenta la obra “Ancestros del Futuro, basada en sueños reales”. FOTO Cortesía
  • Rafael Palacios, director general de Sankofa. FOTO Cortesía
    Rafael Palacios, director general de Sankofa. FOTO Cortesía
  • Sankofa Danzafro presenta la obra “Ancestros del Futuro, basada en sueños reales”. FOTO Cortesía
    Sankofa Danzafro presenta la obra “Ancestros del Futuro, basada en sueños reales”. FOTO Cortesía
  • Rafael Palacios, director general de Sankofa. FOTO Cortesía
    Rafael Palacios, director general de Sankofa. FOTO Cortesía
Por Juan Alcaraz S.

Si hay algo claro en Sankofa Danzafro es que bailan, sobre todo, para que los escuchen. Movimientos convertidos en discurso político. Esa ha sido la premisa de Rafael Palacios, el fundador y director general de esta corporación cultural durante los últimos 25 años.

El baile a Palacios le ha dado para ser muchas cosas al tiempo: coreógrafo, maestro, bailarín. Para ser, además, un investigador de la danza afro tradicional, contemporánea y urbana. En su experiencia ha obtenido galardones importantes como el Premio Nacional de Danza 2008 y una mención de las Naciones Unidas como Buena práctica de inclusión social afrodescendiente en Latinoamérica en 2010.

Luego de su paso por África y Europa, continentes donde fue bailarín, Palacios, hijo de padre chocoano y madre oriunda de Ituango (Antioquia), llegó a Colombia, en 1997, y fundó Sankofa con la que crea lazos interculturales y respeto por la diversidad. Busca una justicia para estas comunidades por medio del baile es su mayor reto.

Rafael Palacios, director general de Sankofa. FOTO Cortesía
Rafael Palacios, director general de Sankofa. FOTO Cortesía

En la actualidad hacen parte de Sankofa 60 personas, entre los 10 y 45 años, que viven en las diferentes comunas y corregimientos de Medellín. Se reúnen en la Casa Museo Maestro Pedro Nel Gómez en el barrio Aranjuez. Este proyecto también han llegado a otros territorios del país: el pacífico colombiano, el Urabá antioqueño y la isla de San Andrés.

Más de 4.000 personas han participado en los procesos artísticos de la corporación en todo este tiempo y para celebrar este aniversario, Sankofa presentará este martes en el Teatro Metropolitano de Medellín la obra “Ancestros del Futuro, basada en sueños reales”, una puesta en escena cargada de símbolos que tensionan el pasado y el presente mediante la danza.

EL COLOMBIANO conversó con Rafael Palacios sobre los 25 años de historia de la Sankofa y la propuesta que traen este martes al Metropolitano.

¿Qué ha pasado en este cuarto de siglo de la historia de Sankofa?

“Ha sido un trasegar bastante amplio, han sucedido muchas cosas como, por ejemplo, poder reconocer mis conocimientos de las culturas afrodescendientes en Colombia, son jóvenes que llegan a Medellín desde diferentes regiones del país por diversos motivos, buscando mejores condiciones de salud, estudio, vivienda. Ellos se amparan en sus tradiciones cantadas, danzadas, oral, conocimiento que han heredado y preservado”.

Después de recorrer ese camino tan largo, ¿qué piensa?

“Que todo esto me ha transformado, me ha ayudado a abrir el panorama de una manera mucho más amplia para entender las luchas, existencias y resistencias de estos jóvenes que son tan potentes, que tienen tanto que decirle a la sociedad y el mundo para buscar justicia con equidad social”.

¿Cómo es eso de que en Sankofa bailan más que para ser vistos, para ser escuchados?

“La modernidad, la colonialidad y el capitalismo se han encargado de vaciar de sentido las danzas de origen afrodescendiente, hay un imaginario que propone que los cuerpos negros racializados cuando bailan son solamente erotismo y exotismo, entonces así nos despojan de los contextos geográficos, políticos, sociales y espirituales en los que brota esa danza que hacemos los afrodescendiente. Lo que nos parece importante es que el público pueda apreciar la manera en que bailamos, pero, sobre todo, que pueda escuchar nuestras historias danzadas”.

Le puede interesar: Un reel desde la tierra del pasillo y el pionono

Si el cuerpo es una escritura, ¿qué narran esos cuerpos que danzan?

“La historia que a nosotros nos acontece y son esos movimientos los que van narrando, contando, evidenciando esas luchas que hemos dado, esas victorias, esos logros que hemos podido alcanzar. Cada una de nuestras danzas son tradicionales, contemporáneas y afrourbanas y lo que hacen es decirle al público que somos seres humanos que estamos buscando justicia y la garantía de los derechos humanos”.

En esos discursos con el cuerpo, ¿cuáles problemáticas abordan?

“El tema depende de la obra que se monte. Por ejemplo, ‘La ciudad de los otros’ es una coreografía que montamos en el 2010 para conmemorar los 159 años de la abolición de la esclavitud, habla sobre la gente afrodescendiente en Medellín y Colombia, esas puertas que se nos cierran, las oportunidades que no alcanzamos, esos talentos e inteligencias que el racismo estructural frenan en nosotros.

¿Y qué mensajes quieren enviar con sus propuestas?

“Hay coreografías que nos ayudan a mostrarle a la sociedad, por ejemplo, que el racismo no es una cosa que afecta solo a la gente negra racializada, sino a la sociedad en general porque nos enferma a todos, a unos nos oprime y otros se están enfermando porque están ejecutando un racismo colonial que muchas veces ni lo tienen presente”.

¿De qué trata “Ancestros del Futuro, basada en sueños reales”?

“A mí como adulto me interesa poder también reconocer que las comunidades afrodescendientes y los jóvenes, sobre todo, están empoderados, creando unos conocimientos nuevos, modernos y contemporáneos que tenemos que escuchar porque son formas de transformar el mundo y crear entornos protectores para ellos y para ellas”.

¿Qué narran en esta puesta en escena?

“Esas estéticas tan poderosas que los jóvenes crean y que están comprometidas con la transformación social. Son 17 jóvenes de Chocó, Urabá, Tumaco, Cali y otros lugares del país que se reúnen para crear conocimiento, son danzas urbanas afrodescendientes y tradicionales de Colombia y África que se unen con contemporáneas para crear un discurso”.

En la obra hay una bestia, es uno de los personajes claves...

“Sí, trae un presagio y es cómo nosotros vamos a seguir construyendo mundo, ese mundo que está atado al ser humano y ese ser humano adapta a la naturaleza, que no podemos dividirnos de ella, que hay que encontrar un equilibrio social, dignidad y equidad”.

¿Qué sigue para Sankofa a futuro?

“Un gran legado que van a traer los jóvenes que han estado entregando su conocimiento, estudiando sus propias raíces para hablar con el mundo entero. El próximo año sigue también la construcción de una sede en el municipio de Arboletes para que personas afrodescendientes o no estudien a través de la danza lo que significa ser afrodescendiente, la riqueza que tenemos, los conocimientos, la espiritualidad, las técnicas para preservar la identidad que tenemos. Ya compramos el terreno, necesitamos el apoyo de empresas e instituciones para levantar las paredes y el techo”.

Juan Alcaraz

Periodista. Hago preguntas para entender la realidad. Curioso, muy curioso. Creo en el poder de las historias para intentar comprender la vida.

Si quiere más información:

.