<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“El Altavoz es uno de esos espacios icónicos que como músicos colombianos debemos habitar”: Oh´laville

La banda bogotana será el acto de cierre del Festival Altavoz, que tendrá lugar este domingo 10 de diciembre en el Hangar Park del Aeroparque Juan Pablo II.

  • Oh´laville es una banda bogotana. Está conformada por Mateo Paris (voz líder y guitarra), Andrés Sierra (bajo y voces), Andrés Toro (guitarra y voces) y Luis Lizzarralde (batería y percusión).
    Oh´laville es una banda bogotana. Está conformada por Mateo Paris (voz líder y guitarra), Andrés Sierra (bajo y voces), Andrés Toro (guitarra y voces) y Luis Lizzarralde (batería y percusión).
08 de diciembre de 2023
bookmark

Medellín es la ciudad que más visita la agrupación bogotana Oh´laville. Aquí hicieron su primer sold out hace un par de años, aquí han venido a grabar y ahora, al borde de celebrar sus primeros 15 años, vienen a tocar por primera vez en el Festival Altavoz.

Le puede interesar: Feid, Juan Pablo Vega, Manuel Turizo y Oh’ Laville entre los mejores álbumes del año para Rolling Stone

A este escenario llegan con cuatro álbumes de estudio, Pedazos de Papel (2011), Anaranjado (2015), Soles Negros (2019) y Aurora (2023) y con toda la intención de hacer un show en vivo donde la música se sienta viva, enorme, conmovedora, como se supone. De eso, pero también de la trayectoria que los ha traído hasta aquí, habló El Colombiano con Andrés Sierra, uno de sus integrantes.

¿Oh´laville empezó en el colegio?

“Sí, el colegio tenía varias actividades musicales en donde todos participábamos, pero curiosamente creo que nunca tocamos juntos. Éramos amigos. La banda existió desde que nos graduamos. Nos quedamos sin la facilidad de hacer música y nos llamamos entre nosotros y ahí empezaron a aparecer canciones y dijimos como, bueno, pues ya que estamos en este mambo y las canciones están chéveres, grabemos un disco”.

¿Y qué siguió?

“Cuando tuvimos el disco en la mano no supimos realmente qué hacer, pero hicimos el esfuerzo de entender y navegar esas aguas. Ese disco nos llevó a tocar en Rock al Parque en el 2013, y de ahí se desprendieron varias invitaciones más, Hermoso Ruido, South by Southwest y Estereo Picnic y empezamos a trazar una ruta porque eso robustece la intención de la banda”.

Se terminó de oficializar la cosa...

“Nos sentamos y hablamos literalmente de qué queríamos hacer con la banda, si iba a ser para reunirnos los fines de semana o si nos íbamos a tomar en serio la cosa y pues aquí estamos”.

¿Qué estaba pasando en ese momento? ¿Qué estaba sonando?

“En Colombia estaban los primeros pinos de Esteman, Juan Pablo Vega, Telebit, Pedrína y Río, Los Pettit Fellas...”

Ustedes no se parecen a eso...

“Para nada. Nuestra intención justamente era estar alejados de eso. El sonido se ha robustecido a medida que ha cambiado la sensibilidad, a medida que navegamos hemos ido encontrando el lenguaje con el que nos sentimos cómodos, y que incluso seguimos desarrollando porque nosotros nos pensamos más como una banda de canciones que de género”.

¿Cómo es una banda de canciones?

“Obviamente cobijados dentro del rock, pues sería innegable decir que estamos en otro universo, pero hemos sido amplios en la exploración y particularmente el último disco nos fuimos como a los extremos de todas nuestras sensibilidades y eso también son puertas que se van abriendo”.

En este panorama musical tan homogeneizado, ¿no sienten que están haciendo música de otra época?

“Claro, pero también hemos encontrado donde dirigir la mirada lejos de esa homogeneidad. Yo siento que la música está muy maltratada, se convirtió en otra cosa, la gente consume la música de una manera muy distinta. Uno tiene que andar tranquilo y no tomarse las cosas personales porque de todo te va a pasar y hay que jugar los juegos que están dispuestos”.

¿Cómo enfrentar esa industria que parece avanzar en contra vía de ustedes?

“Uno puede asumir dos posturas. Vivir con esa pesadez y enfocarse en esas cosas que son innegables pero también pensar que si la música no le importa a la gente, como nos importaba a nosotros podemos abrir un espacio de libertad gigante para la creatividad y ser lo más ético y lo más transparentes posibles con nuestra obra”.

Eso de alguna manera eso les ha jugado a su favor...

“Totalmente. Nos hemos dado muchos lujos con la música que hacemos y esa es una forma mantener esa ética de trabajo en la creación”.

¿Cómo ha sido el proceso de hacerse adultos haciendo música?

“Es súper complejo porque sí, la vida se va poniendo más compleja, las experiencias de la banda también. Cada disco ha sido como una foto de ese proceso y siento que si tú oyes con cuidado la línea que se traza se siente una suerte de madurez, de cambio, pero también nos vamos relajando entre nosotros y entendemos que no tenemos que probarle nada a nadie”.

Ustedes tienen mucha acogida en Medellín ¿cómo se lo explican?

“Yo siento que Medellín tiene una sensibilidad rockera y que nosotros podemos sonar a una banda refrescante justamente porque no somos una banda de fórmulas ni de la nostalgia ni nos interesan los purismos ni nada de eso”.

Es la primera vez que van a estar en Altavoz ¿qué expectativas tienen?

“Es súper emocionante. Desde el año pasado hemos cumplido un circuito de todo el ecosistema de festivales que hay en el país, el año pasado volvimos a tocamos en Rock al Parque, este año estuvimos en el Galeras Rock y venir a cerrar el año con el Altavoz es maravilloso porque son espacios icónicos, es lo que nosotros tenemos aquí en el país, y son los espacios que nosotros debemos habitar como músicos colombianos”.

Hay que ir cada vez más a ver música en vivo....

“Si hacen la tarea de ir se van a sorprender. Te hablo con emoción cuando te digo que todo lo que está pasando en el país está muy chévere. Todas las propuestas que uno encuentra son súper interesantes, tenemos un ecosistema musical riquísimo”.

No es lo mismo ver en vivo que reproducir en el teléfono...

“En vivo vas chocarte con la magnificencia de la música. La música cada vez es más miniatura en todo sentido o sea incluso en la duración. La manera en donde tu puedes realmente experimentar de lo que se trata la música es en un concierto, porque la música está dispuesta para eso y te vas a mover y te vas a emocionar y te vas a conmover y vas a salir cambiado para bien, garantizado”.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*