<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 13 agosto 2022

Coyotes trafican migrantes desde el aeropuerto de Medellín

En vuelos que tienen todo en regla, personas que buscan llegar a Estados Unidos son llevados al Pacífico colombiano y de allí a Panamá como polizones.

  • Momento en el que migrantes son despachados desde uno de los hangares del aeropuerto Olaya Herrera hacia un destino en Chocó. Luego son llevados a Panamá FOTO tomada del video
    Momento en el que migrantes son despachados desde uno de los hangares del aeropuerto Olaya Herrera hacia un destino en Chocó. Luego son llevados a Panamá FOTO tomada del video
  • En un video en el que viajan varias personas, se ve este número de matrícula que en la Aerocivil no aparece. FOTO tomada del video y pantallazo de página aerovicil
    En un video en el que viajan varias personas, se ve este número de matrícula que en la Aerocivil no aparece. FOTO tomada del video y pantallazo de página aerovicil
  • Coyotes trafican migrantes desde el aeropuerto de Medellín
  • Coyotes trafican migrantes desde el aeropuerto de Medellín
  • Momento en el que migrantes son despachados desde uno de los hangares del aeropuerto Olaya Herrera hacia un destino en Chocó. Luego son llevados a Panamá FOTO tomada del video
    Momento en el que migrantes son despachados desde uno de los hangares del aeropuerto Olaya Herrera hacia un destino en Chocó. Luego son llevados a Panamá FOTO tomada del video
  • En un video en el que viajan varias personas, se ve este número de matrícula que en la Aerocivil no aparece. FOTO tomada del video y pantallazo de página aerovicil
    En un video en el que viajan varias personas, se ve este número de matrícula que en la Aerocivil no aparece. FOTO tomada del video y pantallazo de página aerovicil
  • Coyotes trafican migrantes desde el aeropuerto de Medellín
  • Coyotes trafican migrantes desde el aeropuerto de Medellín
17
migrantes han muerto en el Tapón del Darién en este 2022 según Senafront.

A Jorge Andrés Velásquez le pudo más el deseo de migrar a buscar su sueño americano, que quedarse en su tierra natal. Un futuro mejor para él y su hijo Jorgito fueron los objetivos que lo impulsaron a dejar el miedo y sortear los obstáculos y temores para cruzar como inmigrante hasta Panamá, y de allí llegar a Estados Unidos.

Tratando de esquivar el cruce del Tapón del Darién, Jorge Andrés se embarcó en una aventura cuyo destino fue ofrecido como un paquete turístico e incluía “salidas seguras” desde el aeropuerto Olaya Herrera, en Medellín. Desde esta terminal aérea sería llevado hasta un puerto ubicado en el Pacífico colombiano para ser embarcado en una ruta marítima que lo llevaría hasta otro desembarque en Panamá.

“A nosotros nos ofrecieron un paquete que incluía un vuelo chárter. Nos cobraron 1.200 dólares por persona (5.040.000 pesos colombianos a cambio de ayer) por todo el viaje, y nos recogían en las ciudades en las que nos fuéramos a hospedar”, relató Jorge Andrés a este diario.

Este migrante cubano trabajó durante los últimos dos años en Medellín en todo lo que apareciera para ahorrar dinero y seguir con su viaje hacia Estados Unidos donde lo espera el resto de su familia. Viaja con su hijo porque su esposa lleva cinco años en ese país y “creo que era hora de reunirnos como familia”.

Inicialmente pensó en cruzar la selva inhóspita del Tapón del Darién. En primer lugar pensó en viajar hasta Necoclí, en el Urabá antioqueño, para desde allí tomar una lancha y llegar hasta Acandí, para de allí tomar una de las rutas que lo internara en esa barrera natural que separa a Colombia de Panamá y seguir por Centroamérica hasta EEE. UU.

Pero las imágenes y las noticias de los horrores que viven los migrantes que se atreven a cruzar el Darién, lo hicieron recapacitar, y una noche en una de las pensiones en las que dormía pensó que no quería arriesgarse ni arriesgar la vida de su hijo, entonces optó por recoger los 10 millones y comprar el paquete turístico que le ofrecieron por una cadena de WhatsApp tras la recomendación de un amigo.

Inició la travesía

Hace 15 días, Jorge Andrés se levantó a las 4:30 de la madrugada, levantó a su hijo de nueve años, tomaron un desayuno y esperaron en la puerta. A las 5:30 a.m. fueron recogidos en una camioneta blanca y llevado hasta un hangar del aeropuerto Olaya Herrera.

“Nos pidieron los documentos y embarcamos normalmente. Todo iba bien hasta Buenaventura. En ese puerto comenzamos a sufrir porque nos metieron en un barco de carga que llevaba mercancías. Recuerdo que nos escondieron entre unos bultos que parecían sal”, recuerda Jorge.

Junto al cubano y su hijo viajaron otros 14 migrantes que hicieron la misma ruta: salieron del Olaya Herrera y esperaron hasta que hubiera un grupo grande para embarcarlos hasta Panamá.

Jorge conversó con EL COLOMBIANO desde un hotel en Panamá. En la habitación que comparte con otros tres cubanos espera a que los coyotes le den la instrucción para iniciar de nuevo la ruta.

“La idea es llegar antes de diciembre hasta donde mi esposa. Esperemos que se cumpla lo que nos prometieron: que nos llevarían hasta los Estados Unidos”, dice Jorge.

Difícil controlar

En videos conocidos por este diario, se ven a varias personas abordar aviones dentro del aeropuerto Olaya Herrera. Cada uno de estos registros muestran el paso a paso de una ruta que, dicen los migrantes, es nueva para ellos. También hay fotografías en las que ciudadanos con pasaportes extranjeros posan frente a las pistas y corredores del aeropuerto Olaya Herrera.

En una de las grabaciones, un migrante le pregunta a un ayudante de una aeronave que si tendrán algún problema, y este le contesta que “puede quedarse tranquilo porque hasta al Policía sabe” del negocio. Después se ven otras imágenes del despegue y aterrizaje. En uno de estos registros, se ve la matrícula HK 4114G en el ala de un avión en el que viajan cuatro personas, al parecer migrantes.

EL COLOMBIANO buscó en la página de la Aerocivil los dueños de la aeronave identificada con esta matrícula, pero en la búsqueda no hubo resultados, razón por la cual no pudo contactarse a sus dueños para preguntarle por este tipo de vuelos. En el aeropuerto manifestaron que no podían dar información sobre la empresa dueña de la avioneta.

Ante las denuncias, desde comunicaciones del aeropuerto Olaya Herrera respondieron que se “le ha otorgado la administración y operación del aeropuerto a Air Plan desde 2008”, y remitieron a la entidad para una respuesta.

Por su parte, el gerente de Air Plan, Jorge Hugo Duarte, explicó que es difícil detectar si en los vuelos que tienen registrados en el terminal aéreo viajan migrantes u otro tipo de personas, porque ellos se limitan a verificar que todo esté en orden en cada una de las etapas del abordaje; es decir, si una persona llega con todos los papeles en regla y no incumple con la normatividad, no hay nada que pueda detenerla para abordar un vuelo a cualquier destino del país.

“Nosotros somos los operadores del aeropuerto y en el aeropuerto se supone que todas las empresas que están asentadas son empresas legales, con todas las de la ley y con todos los permisos. Además, si la persona nos demuestra que va a volar en un vuelo próximo a salir, el pasabordo efectivamente corresponde y si no llevan nada que represente una amenaza para el vuelo pasa el filtro de seguridad, y por ende podrá en su momento cuando la aerolínea lo llame a abordar, si todo eso se cumple, para nosotros es transparente”, explicó Duarte.

Jorge Andrés y su hijo Jorgito se preparan para continuar la travesía por Centroamérica. El cubano buscará trabajar en lo que pueda y algún día poder gritar libertad al otro lado de la frontera.

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

Si quiere más información:

.