<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Mujer está pagando casi 14 años de cárcel por robarse un pollo asado

La mujer ha pagado 4 años de su condena, pero justifica el robo cometido en que necesitaba alimentar a su hijo.

  • Sandra del Pilar fue condenada a 13 años y 8 meses en prisión por robarse un pollo asado FOTO: Captura de pantalla CityTv
    Sandra del Pilar fue condenada a 13 años y 8 meses en prisión por robarse un pollo asado FOTO: Captura de pantalla CityTv
22 de marzo de 2023
bookmark

En Bogotá, Sandra del Pilar fue condenada a 13 años y 8 meses en prisión por robarse un pollo asado, tras enterarse de que su hijo se había desmayado en el colegio por hambre.

Entérese: Trifulca en la cárcel de Puerto Berrío dejó un muerto y ocho heridos

El delito por el cual se le acusa a Sandra es la utilización de menores de edad para efectuar un robo. La madre cuenta que se encontraba desesperada debido a que recibió una llamada de parte del colegio informándole que su hijo se había desmayado e intuitivamente ella afirmó que el niño se habría desmayado por falta de alimentación.

Acto seguido, la mujer procede a realizar el robo con la intención de alimentar a su hijo, pero las personas encargadas del lugar se percataron de lo que estaba pasando y llamaron a las autoridades y la madre fue llevada a la Unidad de Reacción Inmediata de Paloquemao; allí duró solo unas horas y fue dejada en libertad.

Le puede interesar: CADA 4 DÍAS MATARON A UNA MUJER EN ANTIOQUIA

En una entrevista que la mujer le concedió a CityTv, relató que al ver que tenía una segunda oportunidad decidió emprender con su familia: “hacía empanadas, desayunos, almuerzos, lasañas, fiesta de quince, bueno, qué no hacía”, relata Sandra.

Comenta que ya teniendo una vida un poco más tranquila económicamente, un día en medio de un conflicto personal llamaron a la Policía, los agentes pidieron a Sandra y a su esposo los documentos de identidad y fue en ese momento que la vida de su familia cambió.

“Me dicen, póngase otro saco y unos zapatos porque nos vamos. Tienen un llamado de 13 años y 8 meses”. Y fue así como su esposo fue llevado a la cárcel La Picota y ella fue recluida en la cárcel El Buen Pastor.

Actualmente, Sandra ha cumplido cuatro años de su condena, en los cuales ha sido profesora y defensora de derechos humanos en la prisión.

Su esposo no ha contado con suerte en el centro penitenciario; se encuentra en delicado estado de salud y solo se pueden ver cada mes unos 50 minutos.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*