<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

En lo que va de 2023 más de 60.000 niños han cruzado el Tapón del Darién

Más de 60.000 menores de edad cruzaron la selva del Darién en los primeros ocho meses de 2023, lo que constituye un nuevo récord en la migración infantil en la región.

  • En el año 2021 el número de niños, niñas y adolescentes que cruzaron el Tapón del Darién alcanzó los 29.000 y se elevó a 40.000 en 2022. FOTO: Manuel Saldarriaga
    En el año 2021 el número de niños, niñas y adolescentes que cruzaron el Tapón del Darién alcanzó los 29.000 y se elevó a 40.000 en 2022. FOTO: Manuel Saldarriaga
08 de septiembre de 2023
bookmark

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) entregó el informe “La Infancia en Peligro”, en el que detalló que más de 60.000 niños, la mitad de ellos menores de 5 años, cruzaron la selva del Darién en los primeros ocho meses de 2023, lo que constituye un nuevo récord en la migración infantil en la región.

Lea también: Un grupo de altos funcionarios de Estados Unidos visitó el Darién, ¿con qué propósito?

De acuerdo con estas cifras, América Latina y el Caribe tienen ahora la proporción más alta de población migrante infantil en el mundo, con uno de cada cuatro migrantes siendo un niño, niña o adolescente.

En 2021, el número de niños, niñas y adolescentes que cruzaron la frontera fue de 29.000, que se elevó a 40.000 en 2022. Esta cifra ya fue superada en un 50%, faltando cuatro meses para terminar el 2023.

Explica el informe que la migración en la región ha experimentado un cambio dramático en la última década, impulsada por factores como la violencia de pandillas, la inestabilidad política, la pobreza y eventos relacionados con el clima.

Cada vez hay más niños y niñas en movimiento, de edades cada vez más tempranas, a menudo solos y provenientes de diversos países de origen, incluso de lugares tan lejanos como África y Asia”, afirmó el director de Unicef para América Latina y el Caribe, Garry Conille.

Además, el número de niños, niñas y adolescentes refugiados y migrantes detenidos en la frontera sur de Estados Unidos también ha ido en aumento, con más de 83.000 niños ingresando al país en los primeros siete meses del año fiscal 2023, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP).

Esta tendencia se refleja en otros flujos migratorios más pequeños en toda la región, a medida que la violencia, la inestabilidad y los desastres relacionados con el clima provocan más desplazamientos y migraciones forzadas.

Los riesgos a los que se exponen los niños y niñas

Los riesgos físicos a lo largo de las rutas migratorias irregulares son innumerables, especialmente para los niños y niñas. Además del peligroso terreno que atraviesan (desde selvas y ríos hasta vías férreas y carreteras), los niños y niñas también pueden sufrir violencia, explotación y abuso.

Mi parte favorita fue dejar la selva porque ahí dentro es una pesadilla”, dijo Ángela*, una niña de 8 años que caminó por la selva del Darién en 2022. Durante el viaje, Ángela y su hermana de 10 años se separaron de sus padres y deambularon perdidas durante dos días antes de reunirse nuevamente. La familia viajó durante más de 40 días para llegar a Guatemala antes de continuar hacia su destino.

El documento también destaca que la proporción de niños que se desplazan a lo largo de las principales rutas migratorias en América Latina y el Caribe ha aumentado significativamente en los últimos tres años, con uno de cada cuatro migrantes siendo un niño, frente al 19 por ciento en 2019.

Esto solo rivaliza con África subsahariana, donde los niños y niñas también representan el 25 por ciento de la población migrante.

Lo más preocupante es que cada vez son niños y niñas más pequeños los que realizan estos peligrosos viajes, con niños menores de 11 años representando hasta el 91 por ciento de todos los niños, niñas y adolescentes que se desplazan en algunos puntos de tránsito clave.

Esta nueva realidad plantea desafíos significativos a las políticas migratorias nacionales y a las respuestas humanitarias en los países de origen, tránsito y destino. Los riesgos físicos a lo largo de las rutas migratorias son innumerables, y los niños y niñas pueden enfrentar peligros como la violencia, la explotación y el abuso.

Unicef hizo un llamado urgente para recaudar fondos con el fin de satisfacer las necesidades humanitarias de los niños, niñas y adolescentes refugiados y migrantes en la región.

Afirma que se requieren 160.5 millones de dólares para atender a esta población en varios países de América Latina y el Caribe, así como 142.31 millones de dólares adicionales para niños y familias en la ruta migratoria a través de Centroamérica y México en 2023. Hasta agosto de 2023, Unicef solo había recibido una fracción de estos fondos cruciales.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD