<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Colombia | PUBLICADO EL 12 octubre 2021

La pelea por la implementación de la ‘ley de comida chatarra’

  • La OMS ha señalado que el etiquetado octogonal (izquierda) es más efectivo para mejorar los hábitos de consumo, pero el Minsalud implementó uno circular (derecha). FOTO Juan Antonio Sánchez
    La OMS ha señalado que el etiquetado octogonal (izquierda) es más efectivo para mejorar los hábitos de consumo, pero el Minsalud implementó uno circular (derecha). FOTO Juan Antonio Sánchez
  • La OMS ha señalado que el etiquetado octogonal (izquierda) es más efectivo para mejorar los hábitos de consumo, pero el Minsalud implementó uno circular (derecha). FOTO Juan Antonio Sánchez
    La OMS ha señalado que el etiquetado octogonal (izquierda) es más efectivo para mejorar los hábitos de consumo, pero el Minsalud implementó uno circular (derecha). FOTO Juan Antonio Sánchez

Piden tumbar resolución que la reglamentó, porque se firmó 44 días antes de que hubiera norma.

La discusión por los cambios que tendrá el etiquetado de alimentos en Colombia creó discordia entre el Ministerio de Salud, las empresas y los impulsores de la Ley 2120, también conocida como ‘ley de comida chatarra’.

En el centro del debate está la Resolución 810 de 2021, que fue expedida por el Gobierno para reglamentar las nuevas normas de etiquetado. Aquí es donde comienza la controversia, pues la resolución se publicó el pasado 16 de junio, un día antes de que se aprobara la Ley 2120, que fue firmada por el presidente Iván Duque hasta el 30 de julio.

Según explicó Yessika Hoyos, abogada del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CCAJAR) el hecho de que la Resolución 810 se haya publicado antes que la ‘ley de comida chatarra’ implica que “no reúne lo que esta ordena”.

Y si bien desde el sector empresarial sostienen que esa resolución ministerial es valiosa para la industria de alimentos y la salud pública del país, otros sectores sociales dicen que hay que tumbarla, porque obstaculiza la implementación de la ‘ley de comida chatarra’.

En efecto, el CCAJAR le pidió al Ministerio de Salud que derogue la Resolución 810, que además es considerada por sectores de la Oposición como una “jugadita” para torpedear los avances del país en materia de regulación de empaques de alimentos.

En un documento de 13 páginas, conocido por este diario y dirigido al ministro de Salud Fernando Ruiz, los juristas del CCAJAR manifestaron sus reparos frente a la resolución. Advirtieron que el Ministerio de Salud debe expedir una normativa nueva.

Hoyos, que firmó la solicitud, aseguró en el documento que esa entidad está ejecutando un “proceso de socialización” de las nuevas medidas con la ciudadanía, pese a que –para ella– muchas de las directrices que incluye la resolución deben ser derogadas. Por ello, el documento argumenta que compartir directrices que podrían retirarse en el futuro afecta los derechos de los consumidores a la salud, la educación y la información.

Aunque EL COLOMBIANO se comunicó con el Ministerio de Salud para consultar si se planeaba modificar la Resolución, al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Así mismo, Hoyos cita el artículo 5 de la ‘ley de comida chatarra’, que obliga a la cartera de salud a determinar cuáles serán las principales características de las etiquetas de los alimentos, “basándose en la mayor evidencia científica disponible y libre de conflicto de intereses”. La Ley agrega que se puede tener en cuenta la evidencia que aporta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estas premisas, según Hoyos, no se cumplen en la Resolución 810. En su solicitud dice que las empresas de alimentos tendrán la posibilidad de incluir “declaraciones” sobre “propiedades nutricionales y/o de salud” a los productos que ya tienen sellos de advertencia. Esto podría contribuir a la idea de que un alimento es saludable, anota Hoyos.

“Se pondría un sello monocromático de exceso de azúcar, sodios y grasas. Pero también incluiría unos más grandes que digan cosas como ‘añadido de hierro’ o ‘alto en fibra’”, explicó Mauricio Toro, representante a la Cámara por el partido Alianza Verde y uno de los autores de la ‘ley de comida chatarra’.

La abogada Hoyos añadió que implementar etiquetados circulares, como lo propone la Resolución 810, podría reducir el impacto que tiene esta medida en los consumidores.

¿Octágonos o círculos?

Aunque podría parecer un debate insustancial, la figura geométrica que se escoja para diseñar el etiquetado de los alimentos es clave para los hábitos de consumo de las personas.

“Las señales de “pare” o de advertencia tienen que ser octagonales. Si ponemos los sellos circulares, disminuiríamos su impacto porque se parecerían a los sellos positivos, que hablan de vitaminas”, dijo el representante Toro.

De hecho, un estudio compartido por la OMS en marzo de este año, y que se realizó en Jamaica, mostró que había diferencias sustanciales entre los consumidores que estaban expuestos a diferentes tipos de etiquetado.

La investigación encontró que, en comparación a quienes veían etiquetas frontales, las personas que veían sellos octagonales negros tenían el doble de probabilidades de escoger un producto más sano y de seleccionar la opción menos perjudicial. A su vez, tuvieron nueve veces más éxito a la hora de identificar cuáles eran los productos que tenían más sodio, azúcar o grasas.

“Este estudio demostró claramente que las etiquetas octogonales son las que mejor funcionan para ayudar a la gente a identificar y elegir alimentos más saludables”, aseguró entonces Anselm Hennis, director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental.

Por su parte, Camilo Montes, director de la Cámara de Alimentos de la Andi, advirtió que “quienes pretenden imponer a la fuerza un tipo de etiquetado se equivocan”.

Y sostuvo que el uso de sellos octagonales “no ha evidenciado resultados en la salud pública, en términos como la disminución de la obesidad o el aumento en la actividad física”.

Pero también dijo que implementar el etiquetado octogonal es “como indicar que (el consumidor) no se debe comer (un producto), que debe parar. Eso lo que busca es satanizar a la industria, porque solo son los alimentos preenvasados los que deben llevar información nutricional”.

Por último, Montes indicó que no estaba de acuerdo con que la Ley 2120 fuera conocida como ”de comida chatarra” porque estigmatizaba a la industria y sostuvo que la Resolución 810 ya está en firme, por lo cual lo que les queda a las empresas es cumplirla .

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? El Ministerio de salud decidirá

La Resolución 810, que busca implementar los cambios consignados en la ‘ley de comida chatarra’, recibió una solicitud de revocatoria que será evaluada por el Ministerio de Salud. De acuerdo con Yessica Hoyos, la abogada que pidió tumbar la norma, esa cartera ministerial tendrá dos meses para contestar su petición. Así las cosas, el Ministerio de Salud evaluará la solicitud de Hoyos en las próximas semanas. En paralelo, la entidad ha hecho eventos para dar a conocer las medidas y sus funcionarios han acompañado a empresarios para socializarlas.

Sebastián Ramírez Torres

Iba a ser médico, pero me volví periodista. Me gusta debatir y hablar mucho y de todo. Creo que la información es un patrimonio inmaterial y público.

.