<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 02 diciembre 2021

Estas son las cifras de la corrupción en Colombia

  • Entre 2016 y 2020 se reportó la pérdida de $13,67 billones en 284 hechos de corrupción. FOTO: COLPRENSA.
    Entre 2016 y 2020 se reportó la pérdida de $13,67 billones en 284 hechos de corrupción. FOTO: COLPRENSA.
  • Entre 2016 y 2020 se reportó la pérdida de $13,67 billones en 284 hechos de corrupción. FOTO: COLPRENSA.
    Entre 2016 y 2020 se reportó la pérdida de $13,67 billones en 284 hechos de corrupción. FOTO: COLPRENSA.
El Colombiano

El informe “Así se mueve la corrupción: radiografía de los hechos de corrupción en Colombia 2016-2020”, realizado por la corporación Transparencia por Colombia, evidenció los abusos de poder registrados por la prensa en dicho periodo.

En 2.026 notas periodísticas fueron reportados 967 hechos en todo el territorio nacional. El 53% de los casos se concentraron en cinco departamentos: Bogotá (200 hechos), Atlántico (88), Antioquia (76), Santander (75) y Valle del Cauca (74).

La corrupción administrativa es la que más llama la atención. El 44% de los hallazgos de la prensa estuvieron enfocados en esta, siendo la contratación el campo donde más se registraron irregularidades (177), en circunstancias como “direccionamiento de contratos con requisitos habilitantes muy específicos y el pago del bien o servicio a pesar de no haberse cumplido en su totalidad”, según el informe.

En este tipo de corrupción, en el que se encuentran todos los actores vinculados con la administración del Estado, también se registraron otros actos que van en detrimento de los recursos públicos asociados a la seguridad (65), regulación, licenciamiento y trámites (63) y presupuesto y gasto público (59).

Por otra parte, también son llamativos los datos asociados a la corrupción política, pues cerca de la tercera parte del registro corresponde a esta (27%) y tiene como característica que “hay abuso de poder para beneficio personal” pues se “busca fortalecer un poder político particular”, lo cual afecta la consolidación democrática.

El campo de este tipo de corrupción donde se registraron más de la mitad de irregularidades (54%) fue en el de “seguridad”, el cual alude al desvío de recursos que se destinan en función de intereses particulares relacionados con el acceso al poder político. Seguida de esta, se encuentran hechos relacionados con elecciones (19%) y, nuevamente, la contratación (14%).

Además de la corrupción administrativa y política, los registros también se clasificaron con los tipos de corrupción privada (19%) y judicial (10%).

Los medios consultados fueron Boyacá 7 días, El Heraldo, El Tiempo, La República, Diario del Sur, El Mundo, El Universal, Llano 7 Días, EL COLOMBIANO, El Nuevo Siglo, La Nación, Semanario Voz, El Espectador, El País, La Opinión, Vanguardia.

Cuestionamientos al sector defensa

El 21% de los hechos registrados (201) corresponden al sector defensa. Esto se da, como lo confirma el informe, en el marco de un descontento generalizado con las instituciones de este sector, “en especial por los cuestionamientos en torno a la protección de las personas y los constreñimientos a la libertad de expresión, críticas que han venido incrementándose en los últimos meses”.

De los hallazgos de prensa relacionados con el sector defensa, el 58% son catalogados como corrupción política y, según el análisis hecho por Transparencia Colombia, esto ha dejado un total de 10 mil víctimas directas identificadas. Adicional a esto, “los hechos se relacionan con graves afectaciones a la garantía de derechos humanos, en particular al derecho a la vida y la seguridad”.

Así, como resultado del análisis cuantitativo que surgió en el informe, se contabilizaron 14’823.743 afectaciones a personas en 176 hechos. Esta cifra surge de las personas mencionadas en las notas de prensa, a las cuales estaban destinados los recursos públicos o privados que fueron utilizados con beneficios particulares.

Además, en la mayoría de los hechos hay afectación directa a niños, seguidos por los estudiantes y la población en condición de vulnerabilidad socioeconómica.

.