<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 22 mayo 2022

Petro llegó a su techo a una semana de las elecciones

Federico Gutiérrez permanece estable, mientras Rodolfo Hernández se fortalece por sus golpes de opinión. Minucia de las últimas encuestas.

  • Gustavo Petro, Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández tienen posibilidad de pasar a segunda vuelta en las elecciones presidenciales de este 2022. El camino para Sergio Fajardo es más complejo. FOTOS: El Colombiano y campañas
    Gustavo Petro, Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández tienen posibilidad de pasar a segunda vuelta en las elecciones presidenciales de este 2022. El camino para Sergio Fajardo es más complejo. FOTOS: El Colombiano y campañas
  • Gustavo Petro, Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández tienen posibilidad de pasar a segunda vuelta en las elecciones presidenciales de este 2022. El camino para Sergio Fajardo es más complejo. FOTOS: El Colombiano y campañas
    Gustavo Petro, Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández tienen posibilidad de pasar a segunda vuelta en las elecciones presidenciales de este 2022. El camino para Sergio Fajardo es más complejo. FOTOS: El Colombiano y campañas
Petro llegó a su techo a una semana de las elecciones

En las últimas 72 horas se conocieron las encuestas finales de cara a las elecciones presidenciales del próximo domingo. Los sondeos dejan ver que Gustavo Petro llegó a su techo porque estadísticamente crece dentro del margen de error, muestran que Federico Gutiérrez no varía mucho en la intención de voto y que Rodolfo Hernández es el único que logró duplicar su favorabilidad entre el electorado en el último mes.

Esas pesquisas, sin embargo, tienen una importante muestra de personas que están en estratos 1, 2 y 3, un sector de la población que no es el que históricamente ha tenido una tradición tan robusta de participación en las urnas cuando se compara con las personas que están en los estratos 4, 5 y 6.

Las encuestas es la fotografía de un momento de la opinión pública, y para las presidenciales del 29 de mayo ya quedaron los últimos retratos de lo que podrían decidir 39 millones de colombianos que están habilitados para votar el próximo domingo.

Los principales sondeos del país –Centro Nacional de Consultoría (CNC), Guarumo, Invamer y YanHaas– dejan una imagen muy similar sobre cómo llega la intención de voto de los seis candidatos que quedan en los comicios, a pesar de que cada estudio muestra números diferentes.

La lectura de esas cifras va más allá del ya cantado favoritismo de Petro, del Pacto Histórico; la posibilidad abierta de que Gutiérrez, de Creemos Colombia, dispute con este la segunda vuelta; el sorpresivo crecimiento de Hernández, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción; y la caída rotunda de Fajardo, de la Centro Esperanza.

Todos los sondeos que se publicaron entre jueves y viernes, con tomas de muestras realizadas en el transcurso de la semana, dejan claro a Petro como líder solitario, aún lejos del lote, pero sin crecimiento en las últimas semanas, lo que puede indicar que llegó a su techo; además muestran el crecimiento de un sector de la derecha o el continuismo representado en Gutiérrez y Hernández (que se han tirado dardos en la campaña); y dejan en escombros al centro, representado en Fajardo.

Desde este domingo no se pueden hacer ni divulgar nuevas pesquisas, quedan prohibidas las plazas públicas y los candidatos solo pueden tener reuniones privadas a la espera del próximo domingo, cuando se definirá quiénes disputarán la segunda vuelta por la Casa de Nariño, el 19 de junio.

La intención de voto para Petro llega así: CNC (35,1%), Invamer (40,6%), Guarumo (37,9%) y YanHass (40%); la de Gutiérrez se comporta de esta manera: CNC (20,8%), Invamer (27,1%), Guarumo (30,8%) y YanHaas (21%); mientras que la de Rodolfo Hernández marca de esta forma: CNC (21,9%), Guarumo (20,3%), Invamer (20,9%) y YanHaas (12%).

El crecimiento de Petro en las últimas tres entregas de esas cuatro encuestas ha estado cercano al margen de error de los sondeos –incluso cae en dos–, Gutiérrez se mantiene estable en tres de esas cuatro y Hernández prácticamente dobló su intención de voto en el último mes (ver infografía).

Los números dejan ver que la aspiración de Sergio Fajardo perdió impulso para llegar a primera vuelta. Y otras dos candidaturas con intenciones de voto cercanas a cero, la de Enrique Gómez, de Salvación Nacional, y John Milton Rodríguez, de Colombia Justa Libres, se mantienen en el lote sin opciones de seguir a flote.

El hecho de que Hernández avance mientras los otros candidatos –especialmente Fajardo y Petro– se contraen podría ser indicio de que el “ingeniero” está conquistando los votos que esos otros dos aspirantes se habían embolsillado, además de los indecisos (o indignados) a los que tanto ha apelado en sus discursos. En otros términos: los ciudadanos están buscando otras alternativas.

Los que salen a votar

El universo poblacional de las encuestas está construido sobre una muestra en la que la mayoría de los consultados son personas de estratos 1, 2 y 3, mientras que la proporción menor de los entrevistados está en los niveles socioeconómicos 4 y 5, y una escasa partida es del 6.

Esa selección se basa en que buena parte de los colombianos –según el Dane en el país hay unas 49 millones de personas (2020)– están ubicados en las clases baja y media, mientras son pocos los adinerados que entran en un rango alto. Los números del departamento de estadística van así: apenas el 0,3% de los colombianos son clase alta, otro escaso 8,8% se ubican en la media, mientras el 48% son vulnerables y, 42,9%, pobres.

No obstante, la concentración de quienes acuden más a los mecanismos de participación ciudadana es inversamente proporcional a la cantidad de ciudadanos que se ubican en cada una de esas clasificaciones, debido a que son las clases altas y medias las que tienen más cultura de voto.

Menos de un tercio de las personas pobres sufragó en los últimos comicios presidenciales de 2018 (29,11%) y esa participación subió levemente para la segunda vuelta (31,92%), según un artículo de la Revista de la Facultad De Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana.

En otros términos: los connacionales de menores ingresos se abstienen de votar, mientras los de mayor solidez económica tienen más cultura de participación.

Estudios como el del CNC muestran que el del Pacto Histórico tiene mayor favorabilidad entre los de ingresos bajos, al tiempo que el de Creemos Colombia alcanza mayor aceptación en los estratos altos.

Entonces, si bien las encuestas muestran a Gustavo Petro como el primero de las elecciones y principal favorito para una eventual segunda vuelta, que se confirme esa tendencia dependerá de qué tanto las clases bajas se movilicen a las urnas. En el pasado ya ha quedado demostrado que son los grupos con mayor nivel socioeconómico los que han sufragado para poner presidente.

Incluso, la misma encuesta Invamer deja ver que el 70,1% de quienes habitan en estratos 4, 5 y 6 ya determinaron que definitivamente sí votarán en los comicios, una fotografía contraria al 46,75% de los del 1 y 2 que están seguros de que acudirán. En el 3 esa proporción es del 61%.

Preliminarmente, las encuestas muestran a Petro como ganador, pero bajo un universo estadístico de un muestreo protagonizado por quienes no siempre salen a sufragar.

¿Giro o validación del centro?

Por primera vez Colombia está ante una alta probabilidad de que llegue un mandatario de izquierda que pretende cambiar el modelo del país. Empero, la encuesta de cultura política del Dane dejó ver que la mayoría de los connacionales no siguen la tendencia ideológica de ese candidato.

Esa pesquisa mostró que el 44,3% de los habitantes del país se identifican dentro del centro político, 17,9% en la derecha y apenas 14% en la izquierda, mientras el restante 23,8% no está en ningún sector. Así las cosas, Gutiérrez y Hernández, dos candidatos de centro derecha, tienen una posición ideológica más cercana al sentir de la ciudadanía.

Antioquia y Bogotá son dos centros urbanos determinantes para definir el nombre de los presidentes. En el primero Gutiérrez está a la cabeza en la intención de voto, mientras Petro conquista Bogotá. Esos dos territorios, en todo caso, tienen números positivos de participación del electorado.

En cuestión de 7 días, cuando sea 29 de mayo y se estén cerrando las urnas, es probable que esa fotografía haya cambiado porque su comportamiento depende de las noticias, los golpes de opinión y hasta las emociones que despierten entre su público.

Gustavo Petro hace cuatro años decía que las encuestas no mostraban nada porque trazaban a su contricante de entonces, el presidente Iván Duque, a la cabeza; pero ahora las celebra porque es él quién va en la primera posición de esta carrera por la Casa de Nariño que entra en su recta final con un escenario abierto

Infográfico
Juliana Gil Gutiérrez

Periodista egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

.