<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 24 enero 2022

Acoso sexual en espacio público: ¿un nuevo delito por crear?

En el Congreso se busca castigar a quien incurra en estos actos, pero hay algunos reparos a la idea.

  • El Proyecto 483 de 2020 en la Cámara busca crear un nuevo delito llamado “acoso sexual en espacio público”. Para eso se adicionaría el Artículo 210-B al Código Penal. FOTO Colprensa
    El Proyecto 483 de 2020 en la Cámara busca crear un nuevo delito llamado “acoso sexual en espacio público”. Para eso se adicionaría el Artículo 210-B al Código Penal. FOTO Colprensa
  • El Proyecto 483 de 2020 en la Cámara busca crear un nuevo delito llamado “acoso sexual en espacio público”. Para eso se adicionaría el Artículo 210-B al Código Penal. FOTO Colprensa
    El Proyecto 483 de 2020 en la Cámara busca crear un nuevo delito llamado “acoso sexual en espacio público”. Para eso se adicionaría el Artículo 210-B al Código Penal. FOTO Colprensa

En la Cámara de Representantes cursa un proyecto de ley que si sus autoras quieren que prospere, tendrán que revertir un concepto que aunque no es vinculante, no les juega a favor, y eso podría quitarles apoyos.

La iniciativa tiene como fin sancionar el acoso sexual en espacio público, lugares abiertos al público, o que siendo privados trasciendan a lo público, y para castigarlo pretenden crear en el Código Penal un delito denominado “acoso sexual en espacio público”.

Este va enfocado a quienes ejerzan violencia sexual contra de las mujeres, actos que también quieren erradicar con un segundo objetivo: ordenarle al Gobierno crear programas para concientizar a la población de este flagelo.

Sus autoras, entre las que están la congresista Katherine Miranda, defienden el proyecto basadas en que esta es una forma de violencia que cotidianamente afecta a las mujeres, la cual tiene un efecto negativo, entre otras cosas, en la seguridad de ellas en la calle.

No obstante, entorno a la idea hay una fuerte controversia, ya que el Consejo Superior de Política Criminal emitió un concepto desfavorable al considerar varias razones que expuso en cinco páginas. En él se dice que el proyecto es inconveniente por su mala redacción, por el hacinamiento carcelario y porque parte del nuevo delito –a día de hoy– ya se castiga.

El debate

En el proyecto se explican los motivos por los que esto debe ser ley. Y en ellos hay una serie de consideraciones que han subrayado organizaciones como Naciones Unidas. Todas llevan a concluir que es evidente que las mujeres no pueden caminar tranquilas en la calle por cuenta de las agresiones de carácter sexual.

El Consejo en ningún momento dice que eso es mentira, sino que tiene reparos en la redacción del proyecto. De hecho, María Camila Correa, profesora de la Facultad de Jurisprudencia del Rosario, también cree que su presentación es desordenada.

Esta empieza, según ella, por el significado de acoso sexual callejero. Para las congresistas, este comprende “insinuaciones, proposiciones, comentarios, persecuciones, tocamientos, mensajes corporales, masturbación y acercamientos físicos”. Pero para Correa, esto es una “mezcla extraña” porque allí hay distintas formas de agresiones.

Según la profesora, el acoso callejero es ese verbal, “el de las cochinadas que le dicen a una mujer”; en cambio, un tocamiento no consentido es un acto sexual violento que ya está tipificado como delito. El Consejo, de hecho, dice que ese acto da una pena más alta (de hasta 54 meses) de la que se pretende crear.

Otro de los argumentos de este órgano asesor del Gobierno es que el nuevo delito llevaría a un hacinamiento carcelario, y ello se aleja de la idea de que la “privación de la libertad se reserve para los ataques más graves”.

Según la profesora Correa, esa conclusión a la que llega el Consejo es apresurada, pues se obvia que en la justicia colombiana los casos de violencia sexual en contra de la mujer o quedan impunes o suelen demorarse mucho en aclararse.

No obstante, sí considera que el acoso sexual callejero (el de palabras obscenas, no el del tocamiento o masturbación) no es un tema del derecho penal, sino de educación, por lo que se puede pensar en “comparendos educativos” que lleven a explicar que hacer eso no está bien.

En ese orden de ideas, Correa rescata que a pesar de estas observaciones, la idea de ordenarle al Gobierno a que diseñe campañas de prevención es una buena forma de combatir este tipo de actos que atentan contra la integridad de las mujeres.

Contexto de la Noticia

INFORME Más razones que se suman al debate

·En el proyecto de ley, las autoras dicen que la ONU desarrolla el concepto de violencia sexual, la cual “incluye acoso verbal hasta la penetración forzada”. Sin embargo, la profesora María C. Correa separa los comentarios verbales de otro tipo de actos como los tocamientos. Para ella estos últimos no son acoso, sino actos sexuales violentos.

·El Consejo de Política Criminal no ve viable la iniciativa porque parte de ella ya se sanciona bajo el delito de injuria por vía de hecho. Para Correa, esa aplicación es errónea, pues el delito debería ser acto sexual violento, que aparece en al Artículo 206 del Código Penal.

Carlos López

Soy comunidador social y periodista. Me interesan, entre muchas cosas, temas de conflicto armado, medio ambiente y derechos humanos.

.