<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 07 septiembre 2022

Siete veredas de Ituango y Peque ajustan una semana incomunicadas por un deslizamiento

En la zona comienzan a escasear productos básicos de la canasta familiar. Piden apoyo de las autoridades departamentales.

  • En Ituango, por ejemplo, ajustan un mes sin bomberos. FOTO Cortesía
    En Ituango, por ejemplo, ajustan un mes sin bomberos. FOTO Cortesía
  • En Ituango, por ejemplo, ajustan un mes sin bomberos. FOTO Cortesía
    En Ituango, por ejemplo, ajustan un mes sin bomberos. FOTO Cortesía
Por EL COLOMBIANO

Nueve días ajustan en siete veredas, entre Ituango y Peque, en el norte de Antioquia, con afugias de abastecimiento y problemas de acceso por cuenta de un deslizamiento registrado en la última semana de agosto, que taponó una vía.

La novedad se registró en la vereda La Georgia, de Ituango, sector que permite ingresar a otras veredas de la localidad: La Miranda, San Isidro, El Cedral, El Amparo y Santa Ana. La Vega del Inglés, vereda de Peque, también se encuentra afectada.

El episodio, ocasionado en medio de la segunda temporada invernal que afronta el departamento, removió piedras y material de tierra que hoy tiene en riesgo, además de la movilidad, una casa comunal donde se brinda formación a menores de edad.

Líderes de la zona afirman que debido a las demoras en la atención, que implican labores como remoción y otras, ya se siente la falta de productos básicos de la canasta familiar, como arroz y sal. En este punto del departamento también producen café y se está ad portas de la cosecha, cuestión que también inquieta.

La situación que aqueja a estas veredas se da en medio de un episodio paradójico: desde hace más de un mes, y cuando el departamento se encuentra en calamidad pública por el invierno, las máquinas de bomberos de Ituango están apagadas.

Jairo Calle, el comandante de bomberos del municipio, le dijo a este diario que, como son voluntarios, no tienen recursos para operar. Lo grave es que en el tiempo que llevan quietos se han presentado varias emergencias.

Esto, dicen en la zona, los tiene pidiendo ayuda a nivel departamental. Las afectaciones en la operación de las vías terciarias que comunican a estas veredas y la prevención de una tragedia, mediante una atención oportuna de las autoridades, es lo único que piden.

Si quiere más información:

.