<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 05 febrero 2021

Se pausa licencia de proyecto minero en El Carmen de Viboral

  • El proyecto minero pretendía obtener licencia ambiental para explotar una montaña que abarca las veredas de La Chapa, La Florida y La Madera; ubicadas en El Carmen de Viboral. FOTO: Juan Antonio Sánchez Ocampo
    El proyecto minero pretendía obtener licencia ambiental para explotar una montaña que abarca las veredas de La Chapa, La Florida y La Madera; ubicadas en El Carmen de Viboral. FOTO: Juan Antonio Sánchez Ocampo
  • El proyecto minero pretendía obtener licencia ambiental para explotar una montaña que abarca las veredas de La Chapa, La Florida y La Madera; ubicadas en El Carmen de Viboral. FOTO: Juan Antonio Sánchez Ocampo
    El proyecto minero pretendía obtener licencia ambiental para explotar una montaña que abarca las veredas de La Chapa, La Florida y La Madera; ubicadas en El Carmen de Viboral. FOTO: Juan Antonio Sánchez Ocampo
Daniela Osorio Zuluaga

En el municipio de El Carmen de Viboral, en el Oriente de Antioquia, celebran el anuncio de la Corporación Autónoma Regional (Cornare) de que el proceso para aprobar la licencia ambiental se pausa hasta nuevo aviso.

El proyecto en cuestión solicitó licencia para explotar 1.5 hectáreas de una montaña que abarca tres veredas del municipio: La Chapa, La Florida y La Madera.

Según explicó Oladier Ramírez, secretario general de la entidad, la pausa en el proceso se dio luego de que el solicitante, Jorge Humberto Restrepo, se retirara del proceso.

“En mi calidad de titular minero y solicitante de la licencia ambiental para el proyecto de Explotación de yacimiento minero a cielo abierto en el municipio de El Carmen de Viboral, veredas La Chapa y La Florida, me permito desistir de este trámite”, dice el documento donde se manifiesta la intención de retirarse del proceso de licenciamiento ambiental.

En ese mismo documento, firmado por Restrepo, se justifica que la decisión se tomó tras haber “identificado la necesidad y pertinencia técnica, social y ambiental de hacer ajustes en el proyecto”. Así mismo, Jorge Humberto Restrepo solicitó la devolución de la documentación e información que reposa en el expediente.

Ramírez dijo que, por ende, Cornare procede a archivar el proceso de la licencia ambiental y a devolver toda la documentación que se ha requerido hasta el momento para ese trámite.

Sin embargo, el secretario de Agricultura y Medio Ambiente del municipio, Camilo Urrego, recordó que el hecho de que desistieran del proceso de licenciamiento no significa que no vaya a haber minería en esa montaña. “Ellos ya tienen la licencia minera, les falta la licencia ambiental que otorga Cornare y en cualquier momento pueden volver a solicitar la autorización”, explicó.

Pese a esa posibilidad, Urrego dijo que tanto la Administración Municipal como la comunidad en general se sienten alegres con la noticia de que, por ahora, ese proyecto de explotación minera desiste del proceso. “Estamos muy contentos, pero esta no es la única licencia que tenemos. En este momento hay 15 solicitudes y 8 procesos en tramite con Cornare”, dijo el secretario.

A esa alegría se unen los líderes y lideresas sociales que estuvieron pendientes de la licitación y que han defendido la montaña en que se pretende realizar la extracción minera de material de construcción como arenas, gravas y arcillas.

“Estamos muy felices, ahora lo que sigue es ver qué procesos se deben realizar para que esa montaña se regrese a las áreas protegidas”, dijo Leidy Castaño, habitante de la vereda La Chapa y lideresa ambiental.

Sobre la montaña en cuestión

EL COLOMBIANO le había hecho seguimiento a este tema en un informe titulado “El Carmen de Viboral se opone a proyecto minero” el pasado 19 de noviembre de 2020.

En él, se describió las características del terreno y de la licencia que se estaba solicitando. La actual administración municipal y la comunidad de las veredas que se verían afectadas concordaban en que esa montaña, ubicada a unos 25 minutos del casco urbano, no es la indicada para desarrollar dicho proyecto por una razón simple pero vital: el agua.

A la variedad de fauna y flora que enriquecen el territorio, donde coexisten árboles de más de 200 años y especies como osos perezosos, simios y zarigüeyas; se le suma el nacimiento de, por lo menos, diez fuentes hídricas.

Para ese entonces, Guillermo Gómez, gerente general de Alfa y Omega que era la empresa que acompañaba a el solicitante del título minero, aseguró que en las 1,5 hectáreas para las que se solicitó la licencia ambiental no había ningún nacimiento de agua o bocatoma y había agregado que el proyecto “realizó estudios juiciosos para identificar las especies que allí habitan” y que tanto la comunidad como la Alcaldía podrían hacerle seguimiento a todos los procesos tras declararse como partes interesadas.

Por ahora, el municipio celebra la pausa en el proceso. “Esto, sin duda, es un triunfo de la comunidad, que luchó para que la mirada se pusiera sobre el proyecto”, concluyó Urrego.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.

.