<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 10 julio 2021

200.000 usuarios movilizados: balance del Metrocable Picacho tras un mes de operación

Habitantes de las comunas 5 y 6 han sido los más beneficiados en las 900 horas de operación que ajusta esa línea de transporte.

  • La línea de Picacho puede beneficiar a 420.000 personas y aportar 30.000 metros cuadrados de espacio público. FOTO EDWIM BUSTAMANTE
    La línea de Picacho puede beneficiar a 420.000 personas y aportar 30.000 metros cuadrados de espacio público. FOTO EDWIM BUSTAMANTE
  • La línea de Picacho puede beneficiar a 420.000 personas y aportar 30.000 metros cuadrados de espacio público. FOTO EDWIM BUSTAMANTE
    La línea de Picacho puede beneficiar a 420.000 personas y aportar 30.000 metros cuadrados de espacio público. FOTO EDWIM BUSTAMANTE
Edison Ferney Henao H.

Esa fue la cifra entregada por el Metro de Medellín en la mañana de hoy. El Metrocable Picacho, que comprende la línea P del sistema de trasnporte masivo del Aburrá, ha permitido que los habitantes del Nororiente de la ciudad se movilicen con mayor facilidad, y que los turistas se decidan por trepar hacia las montañas que se imponen en esa zona.

La línea de metrocable comenzó su construcción en enero de 2018. Costó $364.000 millones y es la sexta de su tipo en integrarse al sistema metro. Beneficiará a 420.000 personas, aportará 30.000 metros cuadrados de espacio público y podrá transportar a 4.000 pasajeros hora/sentido, la máxima capacidad para este tipo de tecnología denominada Góndola Monocable Desenganchable.

Aunque las obras correspondientes al urbanismo y paisajismo en algunas de las estaciones d la línea no se han concluido, los usuarios ya emiten sus percepciones respecto a la operación de esta nueva ruta. Es el caso de Martha Cecilia Pérez, mujer de 40 años y habitante del Doce de Octubre. Esta confiesa que sentía temor de usar el sistema de Metrocable. De hecho, solo se había atrevido a usar una vez la línea K, conocida como Santo Domingo. Solo hasta el día de la inauguración de línea P, se atrevió a hacer el segundo recorrido en Metrocable. De ahí en adelante perdió la cuenta de las veces que lo ha usado: “Me dijeron que por ser el más nuevo era muy suave y no vibraba, entonces me monté y ya no me bajo. Es espectacular”.

Similar ha sido la experiencia de Hugo de Jesús Gil Ramírez, también habitante del Doce de Octubre, quien usó por segunda vez el sistema esta semana. Según dijo, este seguirá siendo su medio de transporte habitual, ya que vive a tres cuadras del Doce de Octubre. Uno de sus destinos acostumbrados es el barrio Cabañitas, en Bello, lugar al cual puede llegar en pocos minutos haciendo transferencia del Metrocable línea P a la línea A del Metro. Así ahorra tiempo y dinero, sostuvo: “Me ha parecido muy bueno, muy cómodo y una excelente opción de transporte. Estamos muy contentos con este Metrocable”.

Los cinco metrocables que operan en Medellín oscilan entre los 1.200 (Arví) y los 3.000 (Santo Domingo y San Javier) pasajeros hora/sentido, con telecabinas para ocho personas sentadas y dos de pie.

Las góndolas de Picacho son más grandes y pueden llevar 10 usuarios sentados y dos de pie. El Transmicable de Ciudad Bolívar en Bogotá, por ejemplo, moviliza 3.600 usuarios hora/sentido, con cabinas para 10 personas. Las diez líneas de La Paz (Bolivia) transportan 3.000 pasajeros hora/sentido, al igual que el Complejo Favelas do Alemão, en Río de Janeiro (Brasil).

Si bien Picacho tiene los mismos principios de los cables con las cabinas desenganchables, su tecnología es de punta. Ya no se siente el ruido de los motores en la plataforma electromecánica porque no hay cadena motriz transfiriendo movimiento a un reductor, además, tiene mejoras en el control y en las condiciones de seguridad.

Edison Ferney Henao Hernández

Periodista y politólogo en formación. Aprendo a escribir y, a veces, hablo sobre política.

.