<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 02 junio 2020

¿Cómo se reactivará el turismo en Medellín y cuáles serán sus apuestas?

Conversamos con la exviceministra de Turismo, Sandra Howard Taylor, nueva directora ejecutiva de El Bureau de Medellín. Destinos regionales y rurales, primeras apuestas.

  • Howard es especialista en Gerencia y Gestión Cultural y fue viceministra de Turismo de Colombia. FOTO Sergio Acero
    Howard es especialista en Gerencia y Gestión Cultural y fue viceministra de Turismo de Colombia. FOTO Sergio Acero
  • Howard es especialista en Gerencia y Gestión Cultural y fue viceministra de Turismo de Colombia. FOTO Sergio Acero
    Howard es especialista en Gerencia y Gestión Cultural y fue viceministra de Turismo de Colombia. FOTO Sergio Acero
Por MARIA PAULA HERNÁNDEZ B.

Medellín venía navegando viento en popa en términos de turismo. Durante los últimos cinco años el número de viajeros se incrementó en 50 %: a la ciudad ingresaron 2,9 millones visitantes entre 2016 y 2019, según el Medellín Convention and Visitors Bureau, oficina encargada de la promoción como destino turístico.

Y aunque la emergencia ha planteado desafíos para el sector, Sandra Howards Taylor, nueva directora del Bureau, asegura que lo que el turismo tiene en fragilidad también lo tiene en resiliencia. En diálogo con EL COLOMBIANO explicó cuál sería su hoja de ruta.

¿Cómo se venía perfilando el turismo en la región?

“La región ha construido una gran vocación turística en torno de un producto muy especializado y de alto valor que, además, involucra una cadena productiva y de logística: el turismo de reuniones, eventos y convenciones. Y más que eso, Medellín presenta la combinación perfecta entre negocios y placer, que en el mundo se conoce como “bleisure” (mezcla de “business” y “leisure”).

Es una gran especialidad de Medellín, no solo por las diferentes infraestructuras, sino porque además presta servicios asociados de muy alta calidad y reconocimiento, y servicios complementarios asociados a la cultura y la naturaleza. Esto le ha permitido escalar rápidamente en esa dirección y atraer viajeros del mundo de negocios que también la disfrutan como destino vacacional. Si hablamos de negocios, por ejemplo, es la tercera ciudad que más eventos capta después de Bogotá y Cartagena. El sector turístico venía aportando 8 % del PIB de la ciudad, cifra superior a lo que le aporta el turismo a Colombia”.

¿Se han medido las afectaciones por la pandemia?

“Incluso en febrero la ciudad tuvo un crecimiento de viajeros del 15,9 % comparado con el mismo mes de 2019. En marzo empezamos a ver una caída drástica del 36 %, y en abril ya la caída es del 99 %. La Organización Mundial del Turismo ha dicho que estamos volviendo a cifras de hace cinco o siete años, y el Consejo Global de Viajes y Turismo habla de que se están perdiendo más de 400 millones de viajeros, pero esa cifra puede variar dependiendo de las políticas y protocolos de cierre y reapertura de cada país.

Esta es una industria frágil, porque depende de muchos miembros en el ecosistema del que hace parte: conectividad, transporte, situaciones naturales, la seguridad o la salud. Pero al mismo tiempo es una industria resiliente que tiene la capacidad de recuperarse casi de manera inmediata, y a lo largo de la historia lo ha probado”.

¿Cómo saldremos de esta?

“Son necesarias una serie de condiciones puntuales para que el turismo pueda reactivarse casi de manera inmediata. Hoy en día está claro que se puede hacer turismo sin depender de grandes inversiones. Este puede comenzar a generarse en unos entornos muy naturales, muy rústicos, muy auténticos, y eso incluso se potencia como un valor de ese destino turístico.

Entonces sabemos que la industria se va a recuperar. Al igual que en otras partes del mundo, el entorno inicial para reactivarnos es con nuestros destinos inmediatos. Esa es la primera opción: generar dinámica de viajeros dentro del departamento e, incluso, dentro de las regiones más cercanas.

En un segundo momento empezaremos a recibir viajeros nacionales que vengan de otras regiones, atraídos por esa campaña que se ha estado manejando y recordándoles que nos hemos cuidado para poder cuidar de ellos también cuando vengan a visitarnos. Por último, después de septiembre cuando se dé apertura de vuelos internacionales (esperando que ese panorama no cambie), volveremos a poner la lupa sobre los viajeros internacionales que tanto nos costó captar y que siguen pensando en Medellín gracias a las estrategias de promoción digital que se han mantenido. Los destinos rurales tendrán gran oportunidad. Muchas personas van a querer espacios al aire libre lejos de las aglomeraciones, y esto es una puerta abierta para el ecoturismo .

Contexto de la Noticia

en un minuto Medellín, destino turístico inteligente

¿Qué es un destino turístico inteligente?

“Consiste en implementar plataformas tecnológicas al servicio de la gestión del turismo y la experiencia viajera. Uno de los usos, por ejemplo, es evitar congestiones en los servicios y reducir los problemas que tienen destinos muy consolidados en el mundo cuando hay demasiada demanda al mismo tiempo. También se utiliza la big data para mantener un feedback constante con los visitantes. Ese perfil se conecta muy bien con el Valle del Software y la vocación natural de la ciudad”.

¿Viene la era del turismo aséptico?

“Juega la importancia del ser humano, de la conciencia y, sobre todo, de construir cultura. La actividad turística está sujeta a la integridad y entendemos que el cumplimiento de protocolos está antes que cualquier cosa”.

Maria Paula Hernández Bergsneider

Periodista del Área Metro. Interesada en pensar y narrar la ciudad desde un enfoque investigativo y humano.

.