<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El proceso del CNE que enreda al secretario de Agricultura de Antioquia

Rodolfo Correa es acusado por el Partido ASI de violar el Estatuto de la Oposición.

  • Desde enero de 2020, Rodolfo Correa Vargas se desempeña como secretario de Agricultura - FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ
    Desde enero de 2020, Rodolfo Correa Vargas se desempeña como secretario de Agricultura - FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ
10 de marzo de 2021
bookmark

El Consejo Nacional Electoral (CNE) decidirá este miércoles la suerte del secretario de agricultura de Antioquia, Rodolfo Correa Vargas. Luego de recibir una denuncia de las directivas del Partido Alianza Social Independiente (ASI), los nueve magistrados de ese órgano administrativo determinarán si el funcionario habría vulnerado el Estatuto de la Oposición, cuando el primero de enero de 2020 fue incluido en el gabinete departamental.

Mientras Correa se defiende argumentando que ya no forma parte de esa colectividad, que le otorgó el aval para competir por la Gobernación en octubre de 2019, la presidenta de la ASI lo señala de nunca haber renunciado formalmente y transgredir la ley.

Para entender en qué consiste el lío hay que remontarse al miércoles 24 de febrero, cuando la presidenta de la ASI, Berenice Bedoya Pérez, radicó ante el CNE un escrito acusando a Correa de vulnerar el Estatuto de la Oposición.

Esa vulneración, según sostenía Bedoya, consistía en que Correa había decidido adherirse al gobierno departamental, a pesar de haber competido por la gobernación con el aval de esa colectividad.

“El artículo 29 del Estatuto de Oposición establece un mecanismo de protección a las organizaciones políticas declaradas en oposición a los gobiernos departamentales, (...) el cual consiste en que mientras se mantenga la declaratoria de oposición, quienes hayan sido candidatos a cargo de elección popular, avalados por los partidos declarados en oposición, (...) no podrán ser designados en cargos de autoridad política o administrativa en el Gobierno, ni dentro de los doce (12) meses siguientes a su retiro de la organización política”, argumentaba Bedoya en su escrito.

Cabe recordar, tal como consta en los documentos del proceso, que Correa Vargas se había inscrito como candidato a la Gobernación luego de recibir el aval de la ASI el 6 de julio de 2019. Durante la jornada del 27 de octubre de ese año, de acuerdo con el consolidado final de la Registraduría, el funcionario obtuvo 72.795 votos.

Aunque hasta ese punto la historia no reviste mayor complejidad, la diferencia sustancial entre ambas partes aparece en la forma en cómo la ASI declaró su oposición al gobierno de Aníbal Gaviria.

La versión de Correa

El secretario Correa aseveró que un día después de las elecciones regionales, es decir, el 28 de octubre de 2019, presentó su renuncia a ese partido. Dos meses después, cuando tuvo la oportunidad de adherirse al gabinete departamental, el funcionario explica que lo hizo cuando aún no se había formalizado la declaratoria de oposición.

“Yo no represento a ningún partido político en el gobierno. La ASI presenta una declaratoria de oposición extemporánea, porque fue radicada y aceptada por el CNE seis meses después del plazo máximo permitido por la ley, lo que significa que no se puede aplicar de forma retroactiva”, argumentó Correa Vargas.

Según explicó el secretario, unos días antes de que la ASI radicara ante el CNE el escrito en donde fue acusado, él elevó una consulta ante el mismo organismo preguntando qué tan legal era su incorporación al gabinete departamental, considerando que la declaratoria de oposición no se había formalizado hasta de agosto de 2020.

Cabe recordar que según estipula esa norma, el plazo máximo que tienen las organizaciones políticas para sentar una posición de independencia, gobierno u oposición es máximo un mes siguiente al inicio del periodo de gobierno.

En respuesta a su requerimiento, los nueve magistrados del órgano plantearon que “las inhabilidades” contenidas en la norma solo tendrían efectos “hacia futuro y no en relación a situaciones y hechos jurídicos previamente establecidos”. Es decir, que Correa no estaría inhabilitado para ejercer el cargo, dado que la declaratoria fue realizada luego de su posesión.

“Yo tuve un distanciamiento ideológico con el partido desde las elecciones. Ellos, en varias oportunidades, intentaron quitarme el aval. Yo había expresado a la dirección nacional que desde el 28 de octubre de 2019 no iba a pertenecer más al partido”, sostuvo Correa, agregando que esa renuncia la habría hecho de forma verbal y luego a través de un chat a la directora de la ASI.

La versión de la ASI

Aunque Bedoya Pérez admitió que la declaratoria de oposición solo se concretó hasta agosto de 2020, atribuyó esa demora a un error de las directivas departamentales.

Según puede leerse en los documentos del proceso, Bedoya aseguró que desde el 31 de enero de 2020 se habían declarado un partido de oposición, pero el presidente de esa colectividad en Antioquia, José Joaquín Villalba Nadad, había radicado ese documento “por error” ante la Asamblea de Antioquia, que, a su vez, habría omitido “dar traslado por competencia” al CNE.

Tras ese impasse, agregó Bedoya, el partido solicitó el 12 de agosto al CNE su inscripción como movimiento de oposición, siendo esta admitida el 2 de septiembre de 2020.

No obstante, más allá de que la declaración se formalizara en septiembre, para Bedoya la interpretación de Correa no sería válida.

“El estatuto de oposición no tiene extemporaneidad. Es decir, se es o no se es. Él tuvo que haber renunciado un año antes o no haber sido candidato para haber asumido ese cargo”, argumentó Bedoya Pérez.

Frente al tema de la renuncia de Correa, Bedoya confirmó que durante la campaña ya había fricciones entre ambos, pero aseguró que su dimisión nunca fue formalizada.

“Eso es mentira. Él lo que manifestó en campaña fue que lo dejáramos terminar, que él iba a presentar la carta de renuncia, pero nunca renunció al partido”, aseguró Bedoya.

Los escenarios

Aunque la decisión que adopte el CNE será de carácter administrativo, y eventualmente podría ser demandada ante el Consejo de Estado por alguna de las partes, los escenarios son varios.

Mientras Correa Vargas espera que el organismo se ratifique en lo planteado en su primer pronunciamiento, en donde los magistrados consideraron que la declaratoria del partido no podría tener un efecto retroactivo, Bedoya Pérez considera que la violación es clara.

En caso de encontrar una vulneración al Estatuto, según explicó un abogado especialista en derecho administrativo que pidió no ser citado, el CNE podría solicitar a la Gobernación de Antioquia remover a Correa del gabinete.

Sin embargo, tras los argumentos de lado y lado, aún no es claro qué posición adoptará el órgano administrativo para zanjar la discusión. La decisión, según explicó esa entidad, podría conocerse este miércoles tras una sesión en la que participarán todos los magistrados.

Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter