<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Tendencias | PUBLICADO EL 16 marzo 2022

¿Qué son los frailejones y por qué están de moda?

Estas plantas, populares ahora por Frailejón Ernesto Pérez, son vitales para el equilibrio hídrico del país.

  • El turismo en los páramos debe ser guiado y responsable, no masivo, para proteger los colchones de agua y no contaminar las fuentes hídricas. Foto: Archivo EL COLOMBIANO
    El turismo en los páramos debe ser guiado y responsable, no masivo, para proteger los colchones de agua y no contaminar las fuentes hídricas. Foto: Archivo EL COLOMBIANO
  • Foto: Archivo EL COLOMBIANO
    Foto: Archivo EL COLOMBIANO
  • Foto: Archivo EL COLOMBIANO
    Foto: Archivo EL COLOMBIANO
  • El turismo en los páramos debe ser guiado y responsable, no masivo, para proteger los colchones de agua y no contaminar las fuentes hídricas. Foto: Archivo EL COLOMBIANO
    El turismo en los páramos debe ser guiado y responsable, no masivo, para proteger los colchones de agua y no contaminar las fuentes hídricas. Foto: Archivo EL COLOMBIANO
  • Foto: Archivo EL COLOMBIANO
    Foto: Archivo EL COLOMBIANO
  • Foto: Archivo EL COLOMBIANO
    Foto: Archivo EL COLOMBIANO
Vanesa de la Cruz Pavas

¿Y si existiera una tecnología capaz de tomar la niebla y la humedad del aire y convertirla, en su interior, en agua pura, lista para el consumo humano? ¡Ya existe! La naturaleza creó hace 2,5 millones de años a los frailejones, plantas que fueron evolucionando hasta convertirse en fábricas de agua.

Como si fueran mágicas, con pelitos absorbentes, estas plantas llamadas espeletias o frailejones recogen esa humedad y la transforman en líquido que nutre quebradas, ríos y demás fuentes hídricas y, si son bien cuidadas, pueden vivir hasta 100 años. Y aunque estén desde 2012 en la moneda de 100 pesos, muchas veces pasan desapercibidas, hasta que este mes se popularizó en redes Frailejón Ernesto Pérez, un personaje animado con forma de frailejón que enseña a proteger los páramos, su ecosistema y a cuidar el agua.

Desde lo local

Colombia tiene el 60 % de los páramos a nivel mundial (con 29.000 kilómetros cuadrados aproximadamente de extensión) y el 80 % de las especies de frailejones, 91 de 139, muchas de ellas endémicas.

Al ser tan importantes para el país, están protegidos desde 1993 por la ley y, de hecho, el páramo más grande del mundo está aquí: el de Sumapaz, cerca a Bogotá, en el departamento de Cundinamarca. Además tienen 4.700 especies de otras plantas, lo que equivale a 17 % de la diversidad florística de Colombia, según el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt

Tanto la planta como el ecosistema enfrentan varios peligros debido a los inadecuados usos del suelo, al desarrollo de actividades productivas locales como la minería, la agricultura y la ganadería y a fenómenos como el cambio climático. De ahí la importancia de entender por qué son fundamentales. Le explicamos.

¿Qué son los frailejones?

<b>Foto: Archivo EL COLOMBIANO</b>
Foto: Archivo EL COLOMBIANO

Tienen hojas peludas que se ven como esponjas de algodón y que son, precisamente, las que absorben la humedad y las protegen del frío. Su principal función es captar y almacenar el agua y crecen un promedio de 2,5 centímetros por año, lo que las hace de muy lento crecimiento, aunque pueden vivir hasta 100 años.

Para convertirse en plantas de hasta 15 metros de alto deben vivir varias décadas, son capaces de almacenar 25 veces su peso en agua y están entre las cinco plantas que más rápido evolucionan de todo el mundo.

Tienen tronco grueso, hojas esponjosas o abultadas, con pelos pero pequeñas y alargadas, vellosidades o pelitos para conservar el calor y dispersar los rayos ultravioleta, sus hojas tienen forma de espiral o roseta para captar mejor el sol y canalizar los nutrientes, y crecen lento porque en los páramos hay poco oxígeno.

Páramos: su ecosistema

Los frailejones son una de las especies de flora que habitan los páramos. Estos ecosistemas están ubicados en zonas montañosas, siempre entre los 2.900 y los 5.000 metros de altura y Colombia es el país con más superficie, con algunos reconocidos como Sumapaz, Chingaza, Iguaque, Puracé, El Cocuy, Siscunsí y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Los otros países que también tienen son Venezuela, Ecuador, Panamá y Costa Rica. Son zonas húmedas, nubladas casi todo el tiempo y frías y son hogar y nacimiento de lagunas, ríos y demás fuentes hídricas.

Caminar sobre ellos es como dar pasos encima de un colchón de agua o sobre esponjas, que son los musgos. Son estratégicos en la generación y regulación del agua y su abastecimiento en todo el país.

<b>Foto: Archivo EL COLOMBIANO</b>
Foto: Archivo EL COLOMBIANO

Importancia y amenazas

Además de ser fundamentales para la regulación y producción de agua, son hogar, refugios, de mucha biodiversidad. Allí habitan especies vegetales y gran cantidad de animales como aves como los colibríes, las águilas y los cóndores; mamíferos como conejos, comadrejas, venados y osos; insectos; y reptiles como iguanas y salamandras.

Pero son ecosistemas amenazados, sobre todo en Colombia, donde además de las amenazas causadas por la actividad humana y por el cambio climático, hay polillas, hongos, escarabajos y demás especies de plagas que los afectan.

Vanesa de la Cruz Pavas

Periodista de la UPB. Amante de las historias y de las culturas. Estoy aprendiendo a escuchar y a escribir.

Si quiere más información:

.