<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Mr. Beast, el influencer que vende hamburguesas y abre pozos en África

A Colombia llegaron las hamburguesas del famoso youtuber gringo; en las dos primeras semanas se vendieron 30.000. ¿Dónde pedirlas?

  • Mr. Beast ganó este año el premio al Creador masculino favorito en los premios Nickelodeon Kids’ Choice Awards 2023. FOTO GETTY
    Mr. Beast ganó este año el premio al Creador masculino favorito en los premios Nickelodeon Kids’ Choice Awards 2023. FOTO GETTY
23 de noviembre de 2023
bookmark

No tenía idea de la existencia de un influenciador gringo que se hace llamar Mr. Beast hasta que mi hijo de nueve años me dijo que quería probar sus hamburguesas. ¿Hamburguesas? ¿Desde cuándo los que hacen morisquetas en Youtube tienen negocios? Desde hace mucho, según veo. Probamos las hamburguesas y son sabrosas, de carne jugosa y sin mucho misterio: queso, quizá tocineta, salsas. Alguna de ellas deja en la boca un rastro de hierbas que refresca y que me trajo el recuerdo del adobo que usaba mi madre. Mi hijo fue simple: “Están muy buenas, pa”.

Le puede interesar: Las famosas reclaman su derecho a envejecer

Después de que comimos, mi hijo me contó que Mr. Beast era toda una celebridad porque regalaba plata y antes de darle un calvazo a mi pequeño por creer que todo lo que sale en internet es verdad busqué en Google y es verdad. Encontré en CNN que la última gran hazaña del gringo de pelo y barba casi roja, que en realidad se llama Jimmy Donaldson, fue construir cien pozos en toda África. Decía la nota de CNN: “Los nuevos pozos proporcionarán agua potable limpia a 500.000 personas en Camerún, Kenia, Somalia, Uganda y Zimbabue”.

La apertura de los pozos fue publicitada por el influencer con un video de diez minutos en Youtube, donde también aparecía donando bicicletas, útiles escolares, pupitres, balones, computadores, tableros; también se lo ve ayudando a construir un puente para unir un pueblo con un hospital. En ese momento ya las hamburguesas no solo me parecían sabrosas, ya eran una obra de arte, un aliciente a esta conciencia puerca de clasemediero acomodado.

Encontré decenas de videos de otros influenciadores reaccionando a la bondad de Mr. Beast —resulta que un negocio de los youtuberes es reaccionar a los videos de otros youtuberes para de esa manera pegarse a la cola de la fama y recibir visitas y dinero; no recomiendo ver reacciones, nuestras almas solitarias se vuelven adictas a esa compañía, por favor alejarse— y lo que más decían era que las naciones habían quedado en ridículo, porque ni siquiera la ONU había hecho tal trabajo, no encontré argumentos en contra de esa lógica.

Bueno, las hamburguesas solo se pueden comprar por Rappi, las preparan en cocinas ocultas y llegan calentitas en unas cajas con el logo de Mr. Beast que es una especie de pantera azul con dientes de sable —ah, porque todos son muy eclécticos—. Hasta la fecha se han vendido treinta mil hamburguesas en Colombia, y esperan que sean unas sesenta mil en lo que llaman la primera etapa del lanzamiento.

La empresa que trajo el negocio al país se llama Foodology, una startup de cocinas ocultas que está en Colombia, México y Perú. Les pregunté por Mr. Beast y esto me dijeron: “Es un creador de contenido originario de Estados Unidos que tiene varios canales en YouTube, uno de ellos conocido como Beast Philanthropy con el que apoya a ciertas causas sociales. Es cofundador de Team Trees, una recaudación de fondos para la Fundación Arbor Day, al igual que Team Seas, que ha recaudado más de 75 millones de dólares estadounidenses, y 80 millones de euros”.

Busqué videos de Mr. Beast, lo vi contando hasta un número inverosímil, haciendo bromas inefables, cometiendo estupideces con tanta contumacia. Mi hijo se divertía, yo rabiaba. Luego busqué más obras de beneficencia: pagó cirugías para curar a mil ciegos, a cien sordos, entregó dinero a refugiados. Mejor me quedé callado.

Un amigo, que tiene un hijo igual de adicto a Youtube que el mío, me dijo: “Parce, es que Mr. Beast se va a morir”. Y se va morir porque sufre una extraña enfermedad que le afecta el intestino delgado, enfermedad de Crohn se llama, debe ser que tiene más de 30 años y ya le cae mal hasta una hamburguesa. Pero no se va a morir, al menos no de eso, porque hay tratamiento. Su filantropía no se sabe de donde viene: solo existe, así que veamos como nos hace quedar en ridículo y pidamos un domicilio.

Infográfico
El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*