<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Tendencias | PUBLICADO EL 20 julio 2022

El centro de cáncer más grande de América Latina está en el país

Con un área de 100.000mt2 construidos para tratamiento y un edificio de 10.000mt2 dedicado a la investigación sobre el cáncer se integra este edificio.

  • Este Centro de Tratamiento e Investigación sobre el Cáncer costó más de un billón de pesos. Fue el sueño del empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo. FOTO: CTIC
    Este Centro de Tratamiento e Investigación sobre el Cáncer costó más de un billón de pesos. Fue el sueño del empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo. FOTO: CTIC
  • Este Centro de Tratamiento e Investigación sobre el Cáncer costó más de un billón de pesos. Fue el sueño del empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo. FOTO: CTIC
    Este Centro de Tratamiento e Investigación sobre el Cáncer costó más de un billón de pesos. Fue el sueño del empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo. FOTO: CTIC
El centro de cáncer más grande de América Latina está en el país
Daniela R. Gómez Isaza

El Centro de Tratamiento e Investigación sobre el Cáncer Luis Carlos Sarmiento Angulo, CTIC, es el más grande del país y de Latinoamérica: está construido en un lote de 30.000 mt2, ocupa unas seis manzanas del barrio Villas de Aranjuez, en el norte de Bogotá. El área de construcción total es de 100.000 mt2, tiene una torre de hospitalización de 11 pisos conectados a unas instalaciones de 5 pisos de servicios ambulatorios y un tercer edificio de 10.000 mt2 solo para la investigación.

Las cifras son más: 46 consultorios, 56 sillas de infusión de quimioterapia, 9 quirófanos, 11 salas para imágenes diagnósticas con tecnología avanzada y 12 unidades enfocadas en las áreas de tórax, mama, gastrointestinal y neuroendocrinos; urología oncológica, ginecología oncológica, melanoma y otras de piel, sarcoma y tejidos blandos, leucemia, linfoma y mieloma; trasplante y terapia celular; pediatría oncológica, cabeza y cuello y neurooncología.

El CTIC se integra al sistema general de Seguridad Social en Salud y ya están en acercamientos con EPS para hacer convenios. Inicialmente se atenderán entre 5.000 y 7.000 personas al año, y empezará sus servicios con alrededor de 400 personas vinculadas entre médicos oncólogos, pediatras, especialistas en cáncer de cabeza y cuello, seno, colón y recto, vías biliares y demás.

Cuando esté en su capacidad total se espera que sean alrededor de 1.200 a 1.300 personas las que trabajen en este centro. Ofrecerá servicios de hospitalización, cuidados intensivos e intermedios, radioterapia, medicina nuclear, imágenes diagnósticas, quirófanos, consultorios, cubículos de infusión, un laboratorio clínico y patología.

Le puede interesar: Tres de cada diez niños en Colombia pueden tener parásitos, ¿cómo protegerlos?

Rafael Sánchez París, director corporativo del CTIC, explica que la urgencia de un lugar para el tratamiento y la investigación del cáncer en Colombia—con todas las innovaciones que ofrece este centro—era alta porque esta enfermedad es una de las que más afecta a la población colombiana.

“Para 2024, según investigaciones que he leído, las personas mayores de 60 años serán más propensas al cáncer. En este momento dos o tres de cinco personas serán diagnosticadas con un tipo de cáncer en algún momento de su vida”.

Tecnología de punta

Entre las áreas del CTIC está la Unidad Funcional de Radioterapia con tres servicios: el primero es radiocirugía, en el que se encuentra el Cyberknife —un sistema robótico para tratar el cáncer— que ofrece cirugías no invasivas de tumores. Según el doctor Sánchez París, el Cyberknife del CTIC es de última generación y el primero en ensamblarse en América Latina. Es un equipo de precisión submilimétrica, que no se desvía ni un milímetro del lugar al que está destinado para su intervención.

El segundo servicio es la radioterapia convencional, conformado por dos equipos: uno marca Varian y otro Elekta, ambos de última generación que aseguran tratamientos con menos efectos secundarios para el paciente. El tercer servicio es la braquiterapia —radioterapia interna en la que se ponen semillas o cápsulas que contienen fuentes de radiación dentro del cuerpo y cerca del tumor—. Este suma un avance en el campo de la radioterapia y la medicina nuclear.

“Muchos de los equipos del centro son únicos en América Latina en esta generación, la última gama. La exactitud, precisión y seguridad es la mejor disponible hoy, al igual que el tiempo que ofrecemos para impartir los tratamientos”, informa el director.

Para saber más: Salud, un sector en crecimiento

Otra de sus unidades es la Unidad Funcional de Cirugía, que se integra por cuatro equipos: el primero es una sala quirúrgica híbrida que tiene un angiógrafo robotizado de última gama que permite con alta precisión tratamientos como embolizaciones de tumores de manera más exacta y segura. El segundo, un microscopio digital 4K y 3D para procedimientos neuroquirúrgicos y de microcirugía que logran mejores tratamientos en resección tumoral y reconstrucciones. El tercero son las salas quirúrgicas inteligentes que se integrarán con el resto del hospital, y hay torres de laparoscopia 4K.

Otros equipos que se destacan son el Tomógrafo con Emisión de Positrones —PET Digital, de última generación en el servicio de medicina nuclear —, que muestra cómo están funcionando los órganos y tejidos. Con esta máquina el centro asegura estudios más rápidos que cubren una mayor variedad de necesidades. Y se encuentra el SPECT, una técnica de tomografía en la que se usan los rayos gamma.

¿Y la investigación?

Inicialmente será para comprender mejor el cáncer y averiguar cuáles son los tipos más mortales. Estudiar los motivos por los que da y cómo se comporta la enfermedad en la población colombiana es fundamental porque, explica el director Sánchez París, la mayor parte de la literatura científica está basada en personas de otros países distintos a la región de América Latina. Solo aproximadamente el 3 % de las investigaciones se enfocan en esta parte del mundo.

La epidemiología molecular es una de las líneas de investigación en las que se espera ahondar desde el CTIC: identificar las características del genoma de los tumores de las personas colombianas. Sarmiento Angulo, según el director, siempre trae un ejemplo: el cáncer de estómago es uno de los tipos que más causa muertes en Colombia, y la investigación y descubrimientos sobre esta enfermedad no es suficiente para el tratamiento de los locales.

Los estudios van a estar enfocados tanto en adultos como en niños. El centro tiene un servicio de pediatría para atender a los pequeños que atraviesan por esta enfermedad. Sin embargo, el servicio de atención en adultos es más grande, porque de acuerdo con el doctor Sánchez usualmente el 90 % de los tumores son en adultos y el 10 % en niños.

El lugar espera generar conocimiento significativo para educar a la comunidad en programas de prevención de cáncer mediante asesorías.

Los inicios

Todo comenzó en la imaginación del empresario más rico de Colombia, según Forbes, Luis Carlos Sarmiento Angulo, quien compró el lote hace 30 años. En ese entonces solo había potreros, recordó el empresario en una entrevista en el programa Los Informantes del canal Caracol.

Tenía la intención de hacerles un regalo a los colombianos y en su búsqueda encontró que muchas de las familias en el país tenían miembros que padecían o habían padecido cáncer, y ahí tomó la decisión de construir el CTIC. Incluso en su familia hay un caso: una de sus hijas tiene cáncer y actualmente se encuentra en tratamiento.

La construcción

Tras tomar la decisión, el empresario visitó los hospitales de cáncer más importantes del mundo y desde 2016 la idea se consolidó. La obra inició en septiembre de 2017 con la empresa Construcciones Planificadas con un 99 % de los contratistas colombianos y se buscó a la firma de arquitectos española Rafael de La-Hoz con la que se trabajó por su experticia en el diseño de grandes hospitales del mundo. “El 89 % de los materiales eran colombianos y el 11 % restantes fueron traídos del exterior”, informa Mauricio Patiño, gerente general de Construcciones Planificadas.

La obra se ejecutó bajo el modelo BIM (Building Information Modeling), muy útil para los maestros de obra ya que funciona como un catálogo en tiempo real que permite gestionar la información con tabletas inteligentes y automatizar procesos de programación, diseño conceptual, diseño detallado a través de datos que permiten conocer el tiempo y costos de la construcción. “En definitiva este es un centro que no tiene precedentes en Latinoamérica”, asegura Mauricio.

Leer más: Pulso a la innovación en el sector de la salud

El gerente describe las instalaciones como un diseño acogedor y hogareño para que las personas no se sientan lejos de sus casas. No querían un hospital convencional.

Sus habitaciones y consultorios tienen una iluminación natural que entra por ventanales construidos en un vidrio incoloro que permite ver hacia afuera pero no hacia adentro, asegurando la privacidad y a la vez baja la sensación de encierro. “Se ha comprobado que la luz natural es un factor importante para la recuperación de un tratamiento”.

Un hospital sostenible

Con griferías, baños eficientes, iluminarias y equipos médicos de bajo consumo tiene un ahorro energético del 20 % al 25 % y un 33 % de ahorro en el uso de agua potable comparado con un hospital convencional.

Actualmente está en revisión del Green Building Certification Institute para obtener la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), como herramienta que orienta en la inclusión de buenas prácticas y estrategias para desarrollar construcciones sanas y eficientes.

Este centro pensó en todo, porque la intención es ser un lugar para el tratamiento y la investigación del cáncer con última tecnología. Este jueves empieza la historia.

Aquí vídeos sobre el centro:

Infográfico

Si quiere más información:

.