Ciencia | Publicado el

Romeo, la rana solitaria que por fin encontró su Julieta

1/1

A un paso de la extinción, Romeo encontró a Julieta. A diferencia de la tragedia de Shakespeare, el final de esta historia parece apuntar hacia un resultado más optimista.

Romeo es una rana acuática de Sehuencas (Telmatobius yuracare), proviene de Bolivia y recientemente fue el protagonista de una gran campaña internacional para buscar una pareja. Dicha pesquisa también esperaba encontrar los recursos económicos necesarios para realizar expediciones y evitar que él fuera el último ejemplar de su especie en la tierra.

Un equipo especializado del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny y de la organización Global Wildlife Conservation (GWC) pudo encontrar una Julieta y a cuatro ejemplares más, tres machos y una segunda hembra joven, de la misma especie de Romeo en una reserva en el centro del suramericano.

Los científicos nombraron a una de las hembras como Julieta, por supuesto, y “fue encontrada en una expedición en bosques nublados de Bolivia, zona que se encuentra entre los municipios de Pojo y Comarapa”, comentó Teresa Camacho, jefa del departamento de Herpetología del museo a la AFP.

Allí mismo encontraron a Romeo hace una década, pero no se esperaban que fuera el único ejemplar en ser encontrado durante ese lapso de tiempo. Su expectativa de vida es de apenas 15 años y eso lo pondría en peligro de extinción.

La nueva novia para Romeo y las demás ranas se encuentran aisladas en cuarentena en el Centro K’ayra del museo, esto con el propósito de que puedan aclimatarse a un entorno que replique las condiciones de la naturaleza. Además, los animales están recibiendo un tratamiento especial contra la “quitridiomicosis”, una infección causada por un hongo, que suele diezmar a las ranas.

El macho tiene una longitud de 62 milímetros y es de color marrón con manchas oscuras, mientras que la hembra tiene 55 mm y es un poco más oscura.

Desde ya, los especialistas del Museo Alcide d’Orbigny, están preparando las condiciones óptimas para lograr el encuentro entre ambas ranas y se logre posteriormente la reproducción de la especie. La fecha en la que los presentarán está agendada para el 14 de febrero, el Día de San Valentín.

Sin embargo, en caso de que el encuentro no sea fructífero, se están evaluando posibilidades alternas para ayudar a prolongar la vida de la especie que involucrarían la tecnología. Se harían una recolección y congelación del esperma de Romeo y de los gametos de otras ranas para intentar una fertilización in vitro.

Además, falta todavía continuar las investigaciones para encontrar más ranas de la especie, pues con la campaña para encontrarle pareja a Romeo se alcanzó a recaudar más de 25.000 dólares. Desde noviembre del año pasado se han hecho cuatro salidas de campo para explorar el terreno, pero el trabajo de búsqueda no va a parar.

Global Wildfire Conservation recordó que esta especie (Sehuencas) es totalmente acuática y que fue abundante en el fondo de pequeños arroyos o ríos, y en pozas en el bosque montano de Bolivia alguna vez.

Se cree que la combinación del cambio climático, la destrucción del hábitat, la contaminación, el patógeno quitridio, que es mortal en estas especies, y la introducción de truchas invasoras han provocado una disminución abrupta de especies de ranas acuáticas en Bolivia, Ecuador y Perú.

 Romeo, la rana solitaria que por fin encontró su Julieta
Foto: Teresa Camacho Badani, Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny
Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.

  Otras Noticias

 Continúa Leyendo


Powered by Sindyk Content
Arriba