<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Telescopio Hubble registró un raro estallido en un lugar inesperado del cosmos

El fenómeno se llama Transitorio Óptico Azul Rápido Luminoso y apareció en un lugar inesperado. Científicos intentan descifrarlo.

  • Imagen del Telescopio Espacial Hubble de la Nasa de un Transitorio Óptico Azul Rápido Luminoso (LFBOT) designado AT 2023fhn. FOTO: Europa Press
    Imagen del Telescopio Espacial Hubble de la Nasa de un Transitorio Óptico Azul Rápido Luminoso (LFBOT) designado AT 2023fhn. FOTO: Europa Press
06 de octubre de 2023
bookmark

Un muy raro y extraño estallido de luz extraordinariamente brillante en el universo se volvió aún más extraño tras las observaciones del Telescopio Espacial Hubble.

El fenómeno, llamado Transitorio Óptico Azul Rápido Luminoso (LFBOT por sus siglas en inglés), apareció en la escena donde no se esperaba encontrarlo, lejos de cualquier galaxia anfitriona. Solo el Hubble pudo determinar su ubicación. Y los resultados están dejando a los astrónomos aún más confundidos. Para empezar, no saben qué son los LFBOT. Los resultados del Hubble sugieren que saben aún menos al descartar algunas teorías posibles.

Los LFBOT se encuentran entre los eventos de luz visible más brillantes que se conocen en el universo y se disparan inesperadamente como los flashes de las cámaras. Solo se han encontrado unos pocos desde el primer descubrimiento en 2018, un evento ubicado a unos 200 millones de años luz de distancia que fue apodado “La Vaca”. Actualmente, los LFBOT se detectan una vez al año.

Después de su detección inicial, el último LFBOT fue observado por múltiples telescopios en todo el espectro electromagnético, desde rayos X hasta ondas de radio. Designado AT2023fhn y apodado “El Pinzón”, el evento transitorio mostró todas las características reveladoras de un LFBOT.

Brillaba intensamente en luz azul y evolucionó rápidamente, alcanzando su brillo máximo y desvaneciéndose nuevamente en cuestión de días, a diferencia de las supernovas, que tardan semanas o meses en atenuarse.

Pero a diferencia de cualquier otro LFBOT visto antes, Hubble descubrió que “El Pinzón” está ubicado entre dos galaxias vecinas: a unos 50.000 años luz de una galaxia espiral cercana y a unos 15.000 años luz de una galaxia más pequeña.

“Las observaciones del Hubble fueron realmente cruciales. Nos hicieron darnos cuenta de que esto era inusual en comparación con otras observaciones similares, porque sin los datos del Hubble no lo habríamos sabido”, dijo en un comunicado Ashley Chrimes, autora principal del hallazgo que informa sobre el descubrimiento en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS).

Para saber más: Simulaciones revelan origen a los agujeros negros de masa intermedia

La imagen de arriba tomada por el Hubble muestra tres galaxias contra el fondo negro aterciopelado del espacio. La más grande es la galaxia blanca y azul en forma de espiral en el centro de la imagen. Dos galaxias más pequeñas son manchas blanquecinas hacia la izquierda. Una curiosa mancha blanca cerca de la parte superior de la imagen es el brillo brillante de algún objeto desconocido que explotó, pero que no está asociado con ninguna de las galaxias.

Los LFBOT podrían ser el resultado de estrellas destrozadas por un agujero negro de masa intermedia (entre 100 y 1.000 masas solares). La alta resolución y la sensibilidad infrarroja del telescopio espacial James Webb de la Nasa podrían eventualmente usarse para descubrir que “El Pinzón” explotó dentro de un cúmulo globular de estrellas en el halo exterior de una de las dos galaxias vecinas. Un cúmulo de estrellas globulares es el lugar más probable para encontrar un agujero negro de masa intermedia.

Para explicar su ubicación inusual, los investigadores están considerando la posibilidad de que sea el resultado de una colisión de dos estrellas de neutrones, que viajan muy lejos de su galaxia anfitriona, y que han estado girando en espiral una hacia la otra durante miles de millones de años.

Estas colisiones producen una kilonova, una explosión 1.000 veces más potente que una supernova estándar. Sin embargo, una teoría muy especulativa es que si una de las estrellas de neutrones está altamente magnetizada (un magnetar), podría amplificar enormemente el poder de la explosión, incluso hasta 100 veces el brillo de una supernova normal.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*