<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Editoriales | PUBLICADO EL 17 julio 2021

Las afectaciones del paro y los bloqueos

Infográfico
Las afectaciones del paro y los bloqueos

Aunque hubo signos de reactivación, no se pudo consolidar ni expandir por los estragos de los largos paros y por los bloqueos, que afectaron a muchos sectores, como la industria y al comercio.

El Dane publicó esta semana los resultados de Industria y Comercio para mayo; estos son importantes, pues permiten conocer qué tanto se consolida la reactivación económica de 2021 y, además, dan indicios de los efectos del paro nacional y los bloqueos.

En cuanto a industria, varios resultados saltan a la vista, los tres indicadores claves: Producción (8.6 %), Ventas reales (5,6 %) y Personal ocupado (3,9 %), crecen de manera positiva en mayo versus el mismo mes del 2020. Esto muestra una recuperación favorable, aun teniendo en cuenta que esta es una comparación con un período de muy baja actividad económica por la pandemia.

Cuando se compara mayo 2021 con el mismo mes del 2019, las mencionadas variables muestran una insuficiente recuperación en los niveles de actividad industrial previos a la pandemia; sin embargo, los resultados de la industria en conjunto para año corrido (enero a mayo de 2021) indican que la producción y ventas serían apenas equivalentes al comparar con el año anterior a la pandemia (2019). Además, las series que permiten cotejar con los resultados del mes inmediatamente anterior (desestacionalizadas) indican que 21 de los 22 subgrupos de actividad industrial tienen un comportamiento negativo con respecto al mes de abril, lo cual muestra que el paro tuvo efectos perjudiciales importantes y que la reactivación de la industria no se ha consolidado.

Esto último se observa mejor al encontrar que seis de los subgrupos más importantes de actividad industrial siguen mostrando comportamiento adverso cuando se toma el año corrido y se compara con el 2020, año de pandemia. Se destaca el comportamiento positivo, en año corrido, de elaboración de bebidas, productos minerales no metálicos y confecciones. Con comportamiento negativo, están los subsectores de elaboración de azúcar y de jabones y detergentes.

El comercio minorista y vehículos, por su parte, presenta un comportamiento similar a la industria en cuanto crece mucho más (22,8 %) con respecto a mayo de 2020, y la serie desestacionalizada muestra una reducción con respecto a abril 2021. Llama la atención que mientras en industria la ocupación crece, en el comercio presenta una reducción en mayo de 2021 versus ese mismo mes del 2020. La comparación de ventas reales de mayo 2021 con 2019 indica una caída cercana al 10 %, lo cual, sin duda, está asociado a los efectos del paro. Algunas de las líneas de mercancías que más jalonan el comercio en este último mes son vehículos y motocicletas para el hogar, prendas de vestir y textiles y productos de cuero. Resultados menos positivos se encuentran en los subsectores de víveres en general.

En términos regionales, la industria tiene un comportamiento destacable en Antioquia, mientras que Risaralda, Valle del Cauca y Cauca presentan un comportamiento negativo, tanto para mayo como para el año corrido. Por su parte, en términos de comercio, Bogotá y Antioquia son los que más contribuyen a la recuperación del comercio en mayo, mientras que Valle del Cauca tiene comportamiento negativo. Este resultado también negativo para el Valle indica, entre otros, el efecto conjunto de la pandemia, paro y bloqueos.

De acuerdo con esta síntesis de resultados puede decirse que la actividad económica, representada en industria y comercio, muestra signos claros de recuperación; sin embargo, esa recuperación no se ha consolidado ni expandido por igual en los diferentes subsectores.

Es evidente que el paro y los bloqueos tuvieron efectos negativos tanto para la industria como para el comercio y afectaron, especialmente, al Valle del Cauca. Frente a este panorama, es fundamental que la política económica, industrial y comercial estén orientadas, en el corto plazo, a consolidar definitivamente la reactivación económica

.