<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 29 julio 2021

La imaginación

Por Diego Aristizábaldesdeelcuarto@gmail.com

Hay palabrejas bonitas y esta: imaginación. ¿Qué haríamos sin ella? Seríamos una humanidad plana, sin expectativas, sin sueños, y sin sueños el hombre es nada. Hasta el mismo Sísifo, supongo yo, sueña con cambiar su destino, así lo afronte. Sin imaginación, ni siquiera sabríamos del mito aquel de la caverna, sin ella no existiría el cine, la literatura, la cocina, la pintura, nada, seríamos tan planos que moriríamos de tedio. De hecho, hasta en el tedio hay imaginación, porque en él siempre hay algo que nos hace pensar: ¿y si de pronto...? La imaginación es indomable, libre, natural. Debe ir de un sitio a otro, tejer hilos con nuevos pensamientos, moverse para regresar lanzando fuego como un milenario dragón.

Y así nace la imaginación, así vamos suponiendo que con conversaciones tranquilas las cosas en esta humanidad pueden ser distintas. Soñamos con un chigüiro inspirador, con historietas y palabras que nos hacen pensar que a través de la literatura es posible hablar del duelo y del miedo a la muerte con los niños. Podemos saber que, incluso, para comprender al otro es necesario la imaginación.

Sin imaginación no habría relatos que se escriben de esquina a esquina, no tendríamos las ilusiones puestas en el campo ni libros para mantener viva la memoria, no existiría la ventana como una metáfora de viaje. Sin imaginación todos estaríamos condenados a repetirnos. La imaginación es un pellizco, es algo que nos hace saltar y nos sugiere múltiples formas de ver la vida.

En Envigado inicia hoy un evento que poco a poco ha ido tomando vuelo en esta región y en otras. El Festival de Lectores y Escritores es un acto de imaginación que reúne todo tipo de creadores para que soñemos despiertos cada que podamos: dos, cuatro o diez veces al día. Viajar a otras épocas y lugares. Encontrarnos en un libro con el escritor favorito, construir juntos una historia interminable y divertirnos, especialmente esto, imaginar es divertirnos y eso es posible en este evento de ciudad o mejor, de región, que de manera virtual y presencial se desarrollará durante tres días en la Biblioteca Pública y Parque Cultural Débora Arango.

Por eso hoy, agradezcamos a la imaginación por las hipótesis, las preguntas, las incertidumbres que llevan a nuevos caminos y aventuras, reales o de ficción. Permitámonos soñar otros finales. La imaginación es un sutil inicio de esta aventura, pasen por allá, por el Festival de Lectores y Escritores, déjense impresionar, y mientras llegan, no está de más que se pregunten: cuando imaginan ¿a dónde van?

.